CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Normativa

5 MIN

La Euro 7 seguirá siendo estricta con las emisiones del escape, pero se pone seria con las de los frenos y los neumáticos

Elena Sanz Bartolomé | 12 Nov 2022
Radar Emisiones Dgt 03
Radar Emisiones Dgt 03

La Comisión Europea tenía previsto adoptar este nuevo estándar en el cuarto trimestre de 2021, pero lo aplazaron al 20 de julio de 2022. Hemos tenido que esperar un poco más, hasta otoño, para conocer la propuesta de la Euro 7: la normativa que deberán cumplir los nuevos modelos a partir de 2025. Llega con novedades en todos los frentes: sigue siendo estricta con los coches de gasolina y diésel y se pone (muy) seria con los eléctricos. Y no sólo con ellos: también con las emisiones de los frenos y los neumáticos.

¿Cuándo entrará en vigor la Euro 7?

La Euro 7 será la norma que deban cumplir los vehículos de nueva homologación desde 2025 hasta 2035: por lo tanto, deberá entrar en vigor antes de esa fecha. Por ahora, la propuesta ha sido publicada por la Comisión Europea y el siguiente paso será la negociación con el Consejo (formado por todos los Estados miembro) y con el Parlamento Europeo.

Las previsiones calculan que estará lista a mediados de 2024: de ser así, entraría en vigor el 1 de julio de 2025 para coches y furgonetas y el 1 de julio de 2027 para autobuses y camiones.

¿A qué vehículos afecta?

No sólo los coches deberán cumplir la Euro 7: también los vehículos comerciales, los camiones y los autobuses. Cada uno, además, contará con sus propias especificaciones.

¿Cuál es el objetivo de la Euro 7?

Con esta normativa se pretenden reducir las emisiones contaminantes en Europa. En el caso de los coches y furgonetas aspiran a que sean un 35% más bajas en 2035 mientras que el objetivo para autobuses y camiones es más ambicioso: un 56%. Las partículas, por su parte, deberán reducirse en un 13 y un 39%, respectivamente.

¿Cuánto costará la Euro 7?

Aunque se trata de un coste estimado, ayuda a saber cuánto costará adaptar los vehículos a la nueva norma para que obtengan la homologación. Si hablamos de coches y furgonetas será de unos 120 euros, una cantidad que supone entre el 0,3 y 0,6% del total. Para autobuses y camiones se habla de 2.700 euros, una cifra que representa entre el 1,8 y el 3,1% del total.

Novedades de la Euro 7: límites para las emisiones

Hasta ahora no se sabía con precisión como iba a ser la Euro 7, sólo que sería mucho más dura que la Euro 6d (el actual estándar Euro 6d) con las emisiones. Ahora hemos confirmado que los valores propuestos son más exigentes, aunque continúa siendo estricta con los niveles de los coches de gasolina y diésel, el cambio no es tan radical como se presuponía.

Como es habitual, el foco se centra en las emisiones de óxido de nitrógeno (NOx) porque son las más dañinas para el sistema respiratorio del ser humano. Así las cosas, estos serán los nuevos límites:

  • Coches de gasolina: 60 mg/km (no cambian respecto a la Euro 6)
  • Coches diésel: 60 mg/km (antes: 80 mg/km)

Los niveles para los propulsores de gasolina son iguales y sólo son más estrictos para los diésel, aunque en Bruselas creen que cumplir con ellos será sencillo. Esa es su teoría, queda por ver si, en la práctica, las marcas podrán cumplir todas las condiciones necesarias para que estos motores obtengan la pertinente homologación sin tener que hacer enormes inversiones que no valdrían la pena teniendo en cuenta la prohibición de 2035 y el declive que viven estos vehículos.

Novedades de la Euro 7: las emisiones de frenos y neumáticos

La Comisión Europea se ha puesto seria con las emisiones de partículas de los frenos y con los microplásticos de los neumáticos: afirman que acabarán siendo mayores que las de los motores. Para intentar impedirlo, hay que establecer límites adicionales que afectarán a todos los vehículos.

Por otro lado, a diferencia de lo que ocurrirá con las emisiones contaminantes de los escapes, la Euro 7 seguirá revisando los máximos de los frenos y los neumáticos después de 2035. ¿La razón? En 2050 creen que los vehículos de combustión interna representarán el 20% del parque automovilístico europeo porque van a prohibir su venta, pero no su circulación.

Con esta novedad, la Euro 7 quiere hacer hincapié en los coches eléctricos porque, de media, son un 40% más pesados que los de combustión y los contaminantes que desprenden tanto sus frenos como sus ruedas son más elevados. Así las cosas, no podrán superar los 7 mg/km de partículas finas.

Novedades de la Euro 7: vida útil de los coches

Seguimos con las novedades de la Euro 7. La norma propone que los sistemas de los coches y las furgonetas deberán cumplir con los estándares iniciales de durabilidad hasta que tengan 200.000 kilómetros o diez años de antigüedad: el doble de lo que planteaba la Euro 6 (100.000 kilómetros y 5 años de antigüedad). Las cifras propuestas son, según Europa, más acordes con la realidad de los vehículos.

Las comprobaciones se llevarán a cabo a través de los sensores de diagnóstico a bordo (OBD) y los de monitorización de a bordo (OBM). Un equipamiento que, al mismo tiempo, permitirán monitorizar las emisiones durante todo el ciclo de vida del vehículo.

Novedades de la Euro 7: la batería de los eléctricos

Por último, la Euro 7 pone el acento en uno de los componentes que suele minar la confianza del conductor en los coches eléctricos: la batería, que, al mismo tiempo, es uno de los componentes más caros.

La norma establece que los fabricantes tienen que garantizar que el funcionamiento de estos componentes será, como mínimo, del 80% durante sus primeros cinco años de vida o durante los primeros 100.000 kilómetros desde su compra (lo que antes ocurra). Transcurridos ocho años o 160.000 kilómetros, la capacidad de la batería tendrá que ser de, al menos, el 70%. Estas comprobaciones seguirán efectuándose hasta que el coche cumpla diez años o tenga 200.000 kilómetros y, también, se limitará su cambio durante la vida útil del vehículo en cuestión.