CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Normativa

4 MIN

Adiós a la ciudad donde los radares sólo multaban de lunes a viernes

Elena Sanz Bartolomé | 1 Ago 2022
Nueva York Radares  01
Nueva York Radares  01

No es ciencia ficción. Hasta hoy existía una ciudad en la que los radares únicamente multaban de lunes a viernes y sólo vigilaban el correcto cumplimiento de los límites de velocidad de 6:00 a 22:00 horas. Por la noche y durante los fines de semana las calles de Nueva York eran, en cierta manera, las de una ciudad sin ley. La creciente cifra de vidas perdidas ha puesto fin a esta particular forma de controlar las infracciones.

Nueva York limitó la velocidad máxima de sus calles a 40 km/h (25 millas por hora) y sus 2.000 radares se encargaban del correcto cumplimiento de este margen. El problema es que estos dispositivos no estaban siempre operativos: sólo funcionaban de lunes a viernes de 6 de la mañana a diez de la noche. Así lo establecía la ley estatal que los regulaba.

Radares 24/7

Hablamos en pasado porque, tal y como informa la Dirección General de Tráfico y El País, las altas tasas de siniestralidad registradas en los últimos años han obligado a las autoridades neoyorkinas a encender los radares de forma permanente. Desde el 1 de agosto, la vigilancia de se llevará a cabo de forma continuada los siete días de la semana.

Los conductores tendrán que acostumbrarse, además, al sistema de sanciones. Las dos primeras infracciones conllevarán una multa de 50 dólares (48,74 euros), una cantidad que se incrementará hasta los 500 dólares (487,41 euros) si llegan a la sexta falta. Si se reciben quince o más castigos al año, tendrán que llevar a cabo, de forma obligatoria, un curso de seguridad al volante.

Tres fallecidos cada día

En 2014, Bill de Blasio (alcalde de Nueva York en aquel momento) lanzó el plan municipal Vision Zero con el objetivo de reducir el número de vidas perdidas en la ciudad norteamericana: las muertes habían aumentado un 29% con respecto a 2018, el año más seguro. Una cifra extrapolable a todo el estado, donde, desde la pandemia, los fallecidos han crecido un 20%.

La estrategia no logró su meta: de media, tres neoyorquinos fallecen cada día víctimas de un accidente de tráfico. Los heridos se cuentan por cientos. No en vano, según el Departamento de Transporte, en el área metropolitana de Nueva York hay mil cruces peligrosos o puntos negros… a los que hay que sumar las vías rápidas de varios carriles y la libre circulación de camiones de gran tonelaje.

El Bronx y Brooklyn

Transportation Alternatives (TA), una organización neoyorquina centrada en el ámbito de la movilidad, pone el acento en los barrios más afectados por esta problemática. Durante los seis primeros meses de 2022, el número de muertes registradas en accidentes que han tenido lugar en el Bronx ha duplicado el de 2014. En Brooklyn han perdido la vida más del triple de personas que en el mismo periodo de 2021: las principales víctimas son ciclistas y usuarios de vehículos de movilidad personal.

Buscando una solución

Eric Adams, actual alcalde de Nueva York, ha creado el Plan de Calles de la Ciudad de Nueva York y le ha destinado un presupuesto de 900 millones de dólares para mejorar la seguridad vial de la ciudad en los próximos cinco años.

El objetivo es dar forma a una mejor infraestructura de transporte público, rediseñar esas intersecciones particularmente conflictivas, aumentar la capacidad municipal para establecer límites de velocidad y ejecutar el control vial de la ciudad, incrementar el número de calles peatonales así como de carriles específicos para VMP y autobuses además de reformar el aparcamiento.