CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Deportivos

3 MIN

El Piëch Mark Zero es el coche eléctrico del futuro según el hijo de "Herr Volkswagen"

Sergio Álvarez | @sergioalvarez88 | 6 Mar 2019
Piech Mark Zero P
Piech Mark Zero P

En el Salón de Ginebra conoceremos un coche muy interesante, en parte por sus soluciones técnicas, y en gran parte por la ascendencia familiar de su artífico. El Piëch Mark Zero es el primer coche de Piëch Automotive, una startup del sector del automóvil fundada por Toni Piëch y Rea Stark Rajcic. El primero es el hijo de Ferdinand Piëch, CEO del Grupo Volkswagen durante su mayor fase de expansión y crecimiento. ¿Habíamos mencionado que Ferdinand Piëch es el nieto de Ferdinand Porsche? Hay sangre azul automovilística en el Piëch Mark Zero, y estas son las cartas que pone sobre la mesa.

En primer lugar, estamos hablando de un GT de altos vuelos y corte deportivo. Está construido sobre una plataforma modular en la que se podrían instalar grupos motopropulsores térmicos, híbridos enchufables o 100% eléctricos. Aunque el coche presentado es un GT eléctrico, sobre esta misma base común podría construirse un SUV de combustión interna - los SUV, como no podía ser de otra manera, están contemplados en el futuro de Piëch Automotive. En su actual forma, es un GT de aspecto neoclásico, con un diseño bonito y proporciones armónicas: un largo capó y un habitáculo retrasado.

6
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Toni Piëch es bisnieto de Ferdinand Porsche e hijo de Ferdinand Piëch. No le faltan padrinos en el mundo del automóvil.

No es una casualidad, Toni Piëch ha querido mantener una posición de conducción baja y un habitáculo retrasado, imitando a los deportivos clásicos de antaño. Esto es posible gracias a su batería, situada en el túnel central del coche y en torno al eje trasero. De esta manera, consiguen un reparto de pesos similar al de un coche convencional y un comportamiento natural y preciso. La batería ha sido desarrollada por el especialista chino Desten Group, y no ha sido anunciada su capacidad ni su tecnología. Con todo, promete ser uno de los componentes más revolucionarios del coche.

La batería es de nueva factura y Piëch afirma que apenas se caliente durante su carga y descarga. Gracias a esto, es compatible con un nuevo protocolo de recarga ultra-rápida que la recarga al 80% en sólo 4 minutos y 40 segundos. Está refrigerada por aire y tiene un peso hasta 200 kilos inferior con respecto a baterías de capacidad similar. El resultado de todo esto es que el coche pesa menos de 1.800 kilos, un peso más que correcto para un coche que promete una autonomía WLTP de 500 km. Ahora bien, ¿promete prestaciones o se queda en un "mucho ruido y pocas nueces"?

Los componentes de su sistema de recarga rápida han sido desarrollados por la empresa china Qingdao TGOOD Electric.

Este prototipo está animado por tres motores eléctricos de 150 kW, uno en el eje delantero y dos en el eje trasero. Sobre el papel, el coche desarrolla en torno a 600 CV y es capaz de hacer el 0 a 100 km/h en sólo 3,2 segundos, con una velocidad punta de 250 km/h. El siguiente coche de Piech Automotive será un coupé de cuatro plazas y un crossover de corte deportivo. Por el momento, en Ginebra deberían enseñarnos el coche completo. El futuro está por escribir.