CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Superdeportivos

4 MIN

El Pininfarina Battista tiene 1.900 CV y es el coche de producción más potente del mundo

Sergio Álvarez | @sergioalvarez88 | 7 Mar 2019
Pininfarina Battista 13
Pininfarina Battista 13

Automobili Pininfarina está presente en el Salón de Ginebra con un coche muy especial. El Pininfarina Battista es un hiperdeportivo eléctrico del que se producirán 150 unidades a nivel mundial, de las cuales unas 75 ya tienen dueño en estos momentos. Un coche de cero emisiones con nada menos que 1.900 CV de potencia, cuyas prestaciones son aún mejores que las del Bugatti Chiron. Este superdeportivo de dos plazas está basado en el Pininfarina PFO Concept presentado hace unos meses y ha sido desarrollado con la inestimable ayuda de Rimac Automobili, la puntera empresa croata especializada en sistemas de propulsión eléctricos.

El Pininfarina Battista es un coche diseñado con gusto, con un diseño que si bien no es excesivamente personal u ornamentado, podríamos definir como bonito. Y es un triunfo en un coche cuya forma está supeditada a la función - aunque no lo parezca. En este coche destacan sus soluciones aerodinámicas, como un canal frontal para el aire, un fondo plano o cuidadas soluciones para la refrigeración de sus cuatro motores eléctricos. La parte trasera es quizá la más lograda, con ópticas suspendidas bajo el alerón trasero, que hace las veces de aerofreno en fuertes frenadas. Sus llantas son de 21 pulgadas de diámetro.

21
FOTOS
VER TODASVER TODAS

En su frontal tenemos una tira transversal de LED diurnos, perfectamente integrada en el diseño del frontal. El coche no trata de imitar a otros fabricantes.

Es un coche de diseño maduro y muy cuidado. El interior podría perfectamente haber sido creado por Ferrari o McLaren. No es un coche artesanal o un proyecto amateur: tres pantallas ofrecen al conductor todo lo que tiene que saber en todo momento, sin distraerle de la conducción. Me gusta la posición del selector de modos de conducción y la ruleta del cambio, que sumergen al conductor en una especie de cockpit aeronáutico. Esta sensación también está apoyada en las diferentes tapicerías usadas para el asiento del conductor y el copiloto, que parecen viajar en dos módulos diferentes.

La verdadera revolución de este coche está en su esquema de propulsión. Es un coche eléctrico cuyo grupo motorpropulsor ha sido desarrollado por Rimac, y como tal, es prácticamente idéntico al de los increíbles C_Two de la marca croata. El alma de este grupo motopropulsor es una batería de 120 kWh de capacidad y polímeros de litio. Esta batería está conectada a cuatro motores eléctricos, uno por rueda, que desarrollan una potencia combinada de 1.900 CV. Su par motor es de 2.300 Nm - lo estás leyendo bien - y es capaz de hacer el 0 a 100 km/h en menos de dos segundos.

No han facilitado el dato del peso, pero sabemos que su batería es muy pesada y que el coche emplea un chasis monocasco de fibra de carbono.

El 0 a 300 km/h cae en menos de 12 segundos. Su velocidad punta es de 350 km/h. Y aún así, tiene una autonomía de 450 kilómetros según el ciclo WLTP. Su equipo de frenado está compuesto por frenos carbonocerámicos, abrazados por pinzas de freno con seis pistones. Está por ver si es capaz de personalizarse al máximo su esquema de propulsión - algo posible en los Rimac, alterando el reparto de par en tiempo real - y su precio definitivo, que rondará los dos millones de euros.