CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Equipamiento

4 MIN

Pirelli BS3, la historia del neumático con bandas de rodadura independientes que podías cambiar tú mismo

Elena Sanz Bartolomé | 4 Sept 2022
Pirelli Bs3  01
Pirelli Bs3  01

Cuando la banda de rodadura se separa de la goma es mala señal, muy mala. Sólo hay un caso en el que esa imagen no encendería todas las alarmas: si tuviésemos entre manos un Pirelli BS3, aquel compuesto con bandas de rodadura extraíbles que podías cambiar tú mismo y que te permitía tener neumáticos de verano y de invierno.

Esta es la historia de una idea disruptiva. Pirelli llegó al Salón del Automóvil de Turín de 1959 con un neumático nuevo: BS3, que en italiano significaba “Battistrada Separata” (banda separada) mientras que el tres representaba al número de bandas que tenía.

El propio nombre era una pista sobre la última creación de la marca. Un compuesto que constaba de una carcasa y del dibujo de la banda de rodadura, como es habitual. La clave estaba en que no estaban vulcanizados juntos: esto significaba que las bandas podían cambiarse fácilmente sin quitar la rueda del coche.

Giuseppe Lugli y Carlo Barassi

Los creadores fueron Giuseppe Lugli y Carlo Barassi. El primero era jefe del laboratorio de Física en el departamento de llantas de Pirelli y un amante de la montaña, donde solía esquiar: sí, estaba familiarizado con la dificultad que supone conducir en invierno cuando el coche no está correctamente equipado. En aquel momento, la mejor manera de circular durante los meses más fríos era con cadenas… así que ideó un neumático con bandas intercambiables.

Carlo Barassi, jefe de Tecnología en la oficina técnica de Pirelli, perfeccionó este concepto creando una carcasa especial y dividiendo la banda de rodadura en tres: cada una de estas secciones estaba separada del resto por los canales de evacuación de la rueda, que mantenían las bandas en su sitio y permitían la instalación de clavos de tungsteno en invierno.

¿Cómo funcionaba el BS3?

Como explicábamos hace un momento, la banda de rodadura se dividía en tres secciones que tenían el mismo diámetro que la carcasa del neumático. La presión de la rueda y los canales las mantenían en su sitio: cuando llegaba un cambio de estación, bastaba con quitar las bandas y sustituirlas por unas más adecuadas a las condiciones climáticas de ese momento. El dibujo de las de verano, por cierto, se tomó prestado del Cinturato.

Para mostrar su funcionamiento, Pirelli colocó un juego de BS3 en un Alfa Romeo Giulietta y llevó el vehículo hasta una pista de patinaje sobre hielo para dejar patente su eficacia.

Por otro lado, firmó un acuerdo con Autogrill (la red de estaciones de servicio de Italia) para crear talleres especializados en la ‘Autostrada del Sole’ que va de Milán a Nápoles. Allí, los técnicos de Pirelli cambiaban las bandas de rodadura del BS3 y atendían cualquier otra necesidad relacionada con los neumáticos que tuvieran los conductores mientras hacían una pausa en sus viajes.

El Pirelli BS3 estuvo, también, presente en los deportes de motor: en el Rally de Montecarlo de 1961, 28 equipos comenzaron la competición con este neumático y 23 de ellos terminaron con el mismo compuesto. Supuso el punto de partida para desarrollar el MS35, el primer neumático de invierno que lanzó Pirelli.

Cinco años

A pesar del innovador planteamiento, en la práctica, el funcionamiento de los neumáticos BS3 podía hacer algún extraño y existía la posibilidad (remota, según la marca) de que alguna de las tres bandas de rodadura se desprendiera. Factores que llevaron a una producción relativamente corta: fueron presentados en 1959 y estuvieron vigentes hasta 1964.

El BS3 se convirtió, posteriormente, en el BS… antes de que los avances dejasen obsoleto el concepto de un neumático con una banda de rodadura independiente. Su paso por el mundo del motor sirvió para dejar patente la importancia de tener unos neumáticos adecuados para verano y otros para invierno.