Alemania y EEUU mano a mano: la Harley Davidson V-Rod tiene algo de Porsche y quizá no lo sabías

 |  @HerraizM  | 

A comienzos del milenio, como MY 2002, Harley Davidson nos presentó a la Harley Davidson V-Rod, un modelo muy diferente al resto de la gama de los de Milwaukee que, introduciendo una nueva familia, la VRSC, nos proponía una muscle-bike de gran porte que en estos 15 años de vida se ha tenido que enfrentar a modelos como la Ducati Diavel (de la que recientemente os hablábamos por su idilio con AMG) o la Yamaha V-Max, pero… ¿sabías que su motor había sido desarrollado con la ayuda de una célebre marca alemana de coches?

Aunque Porsche se encargó del desarrollo final del propulsor de la V-Rod su historia comienza a mediados de los 90 con la VR1000 de superbikes

Bautizado como Revolution el motor de la Harley Davidson V-Rod (modelo que sigue hoy en día a la venta) estaba desarrollado de la mano de Porsche, dándole a esta custom de largo cuerpo y escueta carrocería, donde el avance de las suspensiones y sus escapes acaparan el protagonismo, una mecánica de dos cilindros en V un tanto polémico.

Este propulsor es un bloque refrigerado por agua (no te dejes engañar por los aletines de los cilindros) lo que en su momento, como le ocurrió a Porsche con el 996, supuso la crítica de los aficionados más conservadores a la marca que además veían como desaparecían los carburadores en favor de una inyección electrónica. Estamos hablando de uno de los sectores más clásicos del motociclismo, no de aficionados a las motos japonesas que puedan entender cambios de este tipo, de ahí que pronto se empezara a denominar a este modelo como “la bastarda”.

Que la V-Rod contara con este motor le valió el sobrenombre de “la bastarda”

Este motor V2, con los dos cilindros a 60º, cuenta con una cilindrada de 1.131cc y nos propone una potencia de 120 caballos para una moto baja, alargada y musculosa pero aún hay más en la historia de la gama VRSC y es que este propulsor deriva de un experimento previo…

Originalmente el bloque estaba derivado del proyecto VR1000, la primera moto de carreras (aunque tuvo una pequeña producción de motos de calle para su homologación), desarrollada específicamente con tal fin (obviamente han existido muchas motos de carreras Harley Davidson, pero todas ellas derivaban de un modelo de calle), de la firma norteamericana, que participó desde mediados de los 90 hasta el 2000 en el campeonato AMA Superbike, sin demasiado éxito.

Hoy en día se comercializa con 1.250cc y ha pasado de los 120 a los 125 cv:

Este motor es el más potente hasta la fecha de la firma y ahora con 1.250cc, con 125 caballos y 111 Nm de par, está disponible de la mano de la Harley Davidson V-Rod Special por 20.150 euros o de la mano de la mano de la Harley Davidson V-Rod Muscle por 20.650 euros, duplicando así el precio de una Sportster..

Lee a continuación: Código marrón en Nürburgring: cuando tu Porsche 911 GT3 se salva por los pelos de un accidente aparatoso