¿Cuál es el origen de la actual distribución de los pedales en un coche?

 |  @sergioalvarez88  | 

¿Por qué frenamos con el pie derecho? ¿Por qué el embrague siempre está a la izquierda y el acelerador a la derecha del todo? Durante décadas y décadas todos los coches han compartido el mismo sistema de manejo, sean americanos, alemanes o coreanos. La forma en la que controlamos un coche está tan estandarizada que somos incapaces de concebir otra forma de conducir un coche. ¿Te imaginas subirte a un coche que girase mediante pedales? Este artículo busca arrojar algo de luz sobre el origen de los controles más básicos de un coche, y los motivos por los que están distribuidos así. ¡Acompáñanos!

La historia del automóvil se remonta a finales del siglo XIX, cuando el Patent-Wagen de Karl Benz circuló por primera vez en la historia, propulsado por un motor de combustión interna. Aquél coche era más parecido a un carruaje que a un coche moderno. Se controlaba mediante palancas y ni siquiera tenía un volante, era más bien un incómodo manillar el que accionaba la única rueda que giraba. Por aquellos tiempos cada coche era una obra de artesanía, y la estandarización brillaba por su ausencia. Eran productos de lujo e incluso dos coches de la misma compañía podían ser radicalmente diferentes.

Ninguna normativa explicita que el pedal del embrague deba estar a la izquierda de freno y acelerador. A nadie se le ocurriría lanzar un coche con otra configuración.

Aquella industria tan incipiente y variada comenzó a crecer cuando Ford lanzó el Model T. El Model T fue uno de los coches más vendidos de la historia y fue el primero en ser producido en cadena. Pero siquiera el Model T se conducía como se conduce cualquier coche moderno. Aunque tenía un volante y un pedal de freno, el acelerador era una palanca situada a la izquierda del volante. Por aquél entonces muchos coches tenían mandos en el volante para regular el avance de encendido y la mezcla de aire y gasolina. Eran coches que muchos siquiera sabríamos arrancar, ni mucho menos conducir.

No sería hasta el año 1916 – hace 102 años – cuando se lanza al mercado el Cadillac Type 53. Un lujoso descapotable – en las imágenes, en su carrocería pick-up – fue el primer coche en combinar un volante con la actual distribución de pedales. Una distribución que tiene en verdad mucha lógica: nunca se frena cuando se está acelerando – fuera del mundo de la conducción deportiva – y se dedica una pierna al embrague. Un embrague que en aquellos coches era muy duro, y que exigía la aplicación al mismo tiempo del acelerador a la hora de iniciar la marcha. Con todo, la industria no asumió esta distribución como estándar hasta muchos años más tarde.

Tanto la palanca de cambios como el freno de mano del Cadillac Type 53 estaban situados entre los dos asientos delanteros.

De hecho, el Ford Model T se estuvo fabricando hasta 1927 y fue su sucesor el que ya equipó tres pedales en la misma disposición en la que los usamos hoy día. No hay un motivo claro por el que la industria pasó a emplear en masa esta disposición de controles, pero posiblemente fue un óptimo alcanzado mediante una evolución gradual. También hemos de tener en cuenta que a finales de los años 20 la industria del automóvil estaba mucho más concentrada: las innovaciones y aciertos de un fabricante no pasaban desapercibidas por el resto de competidores, que tomaba nota atentamente.

Lee a continuación: Nuevas etiquetas para combustibles: cómo afectan al motor de tu viejo coche

Ver todos los comentarios 2