Etanol y coches “viejos”: cómo afecta al motor repostar gasolina E5 o E10

 |  @ClaveroD  | 

El etanol es el combustible de moda, por lo menos ahora que el nuevo etiquetado de combustibles exige su identificación tanto en gasolina de 95 como de 98 octanos. Por ello, ante las muchas dudas sobre el etanol y sus consecuencias en el motor, hoy vamos a analizar qué es el etanol y si realmente el uso de combustibles E5 y E10 en nuestro coche entrado años podría acarrear problemas o incluso averías. Veamos qué hay de cierto sobre las consecuencias de añadir etanol a la gasolina que usan nuestros motores.

El etanol lleva años presente en la gasolina que repostamos, no es novedad su uso, sí su identificación

¿Qué es el etanol y por qué está presente en la gasolina?

El etanol que repostamos es un biocombustible, un alcohol, que lleva años en el mercado como parte de una apuesta de diferentes países para reducir el uso y dependencia de los combustibles derivados del petróleo como es la gasolina. En España es común la presencia de etanol en las gasolineras mediante los combustibles E5 y E10, entendiéndose estos como gasolina con un contenido de etanol al 5% (E5) y 10% (E10). También se comercializa el E85 con una combinación de etanol al 85% y gasolina al 15% restante. La generación de etanol se realiza mediante la fermentación de azúcares de origen vegetal.

La UE pretende elevar progresivamente la presencia de biocombustibles para reducir el impacto medioambiental del transporte

Con la llegada del nuevo etiquetado de combustibles se ha obligado a la identificación de la composición de los mismos en surtidores y vehículos. De este modo la gasolina de 95 octanos se comercializa como E5, mientras que la gasolina de 98 o 100 octanos se comercializa tanto en E5 como E10. Gracias a las propiedades del etanol, su mayor protagonismo en la mezcla permite alcanzar un mayor octanaje, de ahí que algunos fabricantes de coches detallen la potencia máxima de sus coches con dos valores, uno usando gasolina convencional y otro usando E85.

Cómo saber si mi coche puede usar etanol

Tal y como ya hemos adelantado, la presencia de etanol en las gasolineras españolas viene de lejos, por ello pese al revuelo que está generando su identificación no existe ningún problema para los coches modernos. Sin embargo, dado que la edad media del parque automovilístico en España supera los 12 años, sí que conviene tener muy en cuenta la compatibilidad del motor gasolina de nuestro coche “viejo”.

Lo primero que deberíamos hacer es cerciorarnos de la compatibilidad de nuestro motor con el uso de combustibles E5 y E10. Por regla general no suele haber ningún problema con todos los vehículos matriculados después del año 2000 que fue cuando comenzó a expandirse el uso de etanol en la zona euro. En el manual de nuestro coche aparecerá claramente especificado tanto el grado de compatibilidad con combustibles alternativos como el mínimo octanaje a usar. También es común que estas indicaciones aparezcan junto a la boca de llenado del depósito para avisarnos. El grueso de los motores que circulan en España son compatibles con gasolina E5 y E10, lo que significa con hasta un 10% de etanol en la composición.

Qué averías puede ocasionar el uso de etanol en un motor no compatible

Si tu coche es anterior al año 2000 lo más seguro es que sea compatible con E5 y E10, sin embargo también existen probabilidades de que no lo sea, hecho que comienza a preocupar a algunos conductores ante la posible retirada de la gasolina de protección de 95 octanos en 2020. Para ello tendremos que informarnos muy bien de nuevo, conociendo las características de nuestro motor.

El uso de combustibles E5 o E10 en un motor que no ha sido convenientemente adaptado puede producir averías de cierta relevancia. Las más habituales son las que tienen que ver con las gomas, plásticos y siliconas dado que el etanol ataca estos materiales si no han sido diseñados para ello. No hablamos de averías inmediatas, pero sí de una degradación progresiva que puede tener consecuencias más graves como la obstrucción de carburadores, bombas de alimentación o inyectores. También es importante tener en cuenta que las propiedades de lubrificación del etanol son inferiores a las de la gasolina, un aspecto importante para motores muy antiguos donde el uso de combustibles de bajo contenido en azufre ya es un problema.

Por último, es muy importante subrayar que un motor compatible con E5 o E10 no significa que lo sea con E85. El uso de E85 está totalmente desaconsejado en un motor que no haya sido diseñado específicamente para ello pues el riesgo de avería es muy alto dada la mayor presencia de etanol en la mezcla.

Lee a continuación: ¿Qué es el alternador del coche? ¿Para qué sirve?

Ver todos los comentarios 2
  • SLE96

    En resumen, todo hecho para tener que pagar mas por la gasolina, tener que cambiar de coche, etc

  • manuel

    en ese caso que alternativas tenemos los poseedores de vehículos entre los años 60 y los 80, para no tener estas averías, estoy por comprar y mandar llenar un bidón de 3000 litros de gasolina compatible