comscore
CERRAR
MENÚ
Diariomotor
Economía

4 MIN

¿Qué significan los nombres del nuevo etiquetado de combustibles para nuestros coches?

La Unión Europea ha puesto en marcha un nuevo modelo de etiquetado de combustible de coches cuyo objetivo final es facilitar la información que, nosotros, los consumidores, tenemos del combustible que repostamos, y evitar que repostemos un combustible que no sea el adecuado para nuestro coche. Ahora bien, ¿qué significan los distintivos que veremos en el nuevo etiquetado de combustible? Aunque el objetivo de este etiquetado es hacernos la vida más fácil, son comprensibles las dudas al respecto. De ahí que sea importante explicar cómo funcionará el nuevo etiquetado de combustibles.

El etiquetado se centra en la composición del combustible

La Unión Europea centra su atención en la composición del combustible, y no tanto en aspectos como el octanaje, que utilizábamos como referencia hasta ahora en la gasolina. Detrás de esta medida se esconde también un segundo objetivo, el de reducir la dependencia de los combustibles fósiles, haciendo más transparente a los conductores la presencia de biodiésel o etanol - que también se puede obtener procesando materia vegetal - para promover su uso. Estos componentes ya están presentes en las gasolinas y el gasóleo que se suministra en las estaciones de servicio europeas. Por ejemplo, los surtidores de gasolina de 95 octanos españoles ya suelen ofrecer un combustible en el que hasta un 10% puede ser etanol.

La diferencia está en que ahora, tanto los surtidores, como la información en nuestro coche (en la etiqueta junto a la boca de carga del depósito de combustible, o sus manuales), deben informar de ello con más claridad al usuario.

La Unión Europea quiere informar mejor al cliente, evitar errores de repostaje, pero sobre todo que nos acostumbremos a ser cada vez menos dependientes de los combustibles fósiles

Así son las nuevas etiquetas de los combustibles

Lo primero en lo que hemos de fijarnos es en la figura geométrica de la etiqueta. Si la figura es circular, se tratará de un tipo de gasolina; si la figura es cuadrada, es un tipo de diésel; si la figura es un rombo, es un combustible alternativo de origen gaseoso. Para la gasolina, nos encontraremos una E seguida de un número que nos indicará el porcentaje de etanol. Ese número es importante, puesto que si nuestro coche admite combustibles que acepten hasta un 10% de etanol podríamos utilizar gasolina E5 y E10 - que insistimos en que es la que ya podemos repostar en el grueso de los surtidores españoles - pero no gasolina E85.

Con los diésel sucede algo parecido, junto a la letra B nos encontraremos un número que indicará el porcentaje de biodiésel del combustible. Los combustibles que se comercializan como diésel en España ya suelen contar con un porcentaje pequeño de biodiésel, aunque también existen otros combustibles que se comercializaban propiamente como biodiésel que suelen estar compuestos por un 20% o un 30% de biodiésel. Su compatibilidad con el grueso de los motores diésel es mayor, pero de nuevo es importante que sigamos las recomendaciones del fabricante. También será posible encontrarnos con un cuadrado con las siglas XTL, que indicará que se trata de un diésel sintético, no derivado del crudo del petróleo.

A continuación os dejamos una tabla de los combustibles que podremos encontrarnos en los surtidores a partir de ahora:

Nuevo etiquetadoCombustibleComposiciónEquivalencia
E5Gasolina5% de etanolGasolinas de 95 y 98 octanos convencionales
E10Gasolina10% de etanolGasolinas de 95 y 98 octanos convencionales
E85Gasolina85% de etanolBioetanol
B7Diésel7% de biodiéselDiésel convencional
B30Diésel30% de biodiéselSe comercializan como Biodiésel en algunas estaciones de servicio
XTLDiéselDiésel sintético
H2Hidrógeno
CNGGas natural comprimido
GLPGas licuado del petróleo

Por último, es importante recordar que este etiquetado es independiente de otras siglas y denominaciones que podemos encontrar en los surtidores. Cada proveedor de combustibles ofrece en sus estaciones de servicio combustibles que, con una composición esencial muy parecida, y por lo tanto la misma denominación según el nuevo etiquetado, tienen pequeñas diferencias, que tienen que ver con aditivos con los que el proveedor asegura que existen pequeñas mejoras de rendimiento o durabilidad.