Audi e-tron 55 quattro, a prueba: el coche eléctrico 100% Audi... en casi todo

Hemos viajado a Bilbao para probar el primer eléctrico de Audi, el Audi e-tron. Promete 408 CV y 400 kilómetros de autonomía. Te contamos qué nos ha parecido
Daniel Valdivielso  |  @valdi92  | 
Prueba Audi E Tron 55 Quattro 04

El coche eléctrico se está convirtiendo, casi sin darnos cuenta, en algo más que una nueva forma de movilidad, sino en una muestra de capacidad y poder por parte de los fabricantes de automóviles. Uno de los más innovadores y tecnológicos de la industria, Audi, no podía faltar, y su primer coche eléctrico producido en serie, el Audi e-tron, ya está entre nosotros. Ya lo hemos probado: ¿100% Audi, o "coche eléctrico con cuatro aros"?

La movilidad sostenible se ha convertido, sin que nos demos prácticamente cuenta, en uno de los asuntos más importantes a tratar dentro de la industria del automóvil, azuzada por un cambio en el paradigma de movilidad en la sociedad. Poco a poco la mayoría de fabricantes se lanzan a la aventura de crear un coche eléctrico, un movimiento al que Audi se ha unido sin dudarlo un segundo.

Un diseño 100% Audi

Audi ha trabajado en el Audi e-tron bajo el firme propósito de conseguir un producto plenamente reconocible como un Audi. A nivel estético, sin ninguna duda, lo han conseguido: lo mires por dónde lo mires, el Audi e-tron es todo un Audi, pese a contar con detalles únicos propios del modelo eléctrico.

Su frontal es prominente, con una gran parrilla delantera marca de la casa que, en el modelo que he estado probando en los alrededores de Bilbao, está pintada en color gris para enfatizar el carácter tecnológico del conjunto y, además, está mucho más cerrada debido a la menor necesidad de refrigeración de los motores eléctricos. La tecnología LED está plenamente presente: todas las versiones equipan sistema de iluminación 100% LED, ampliable previo pago.

Con una presencia muy robusta y compacta, el lateral del Audi e-tron es muy similar al de los SUV grandes de la marca de los cuatro aros, aunque su naturaleza eléctrica queda patente con el detalle en color plateado de la parte inferior, que simboliza la presencia de la batería en el suelo del vehículo. La parte posterior también me resulta muy llamativa gracias, de nuevo, a la iluminación LED, que recorre todo el ancho del vehículo uniendo ambos pilotos.

El Audi e-tron pretende colocarse, por dimensiones, entre el Audi Q5 y el Audi Q7. Mide 4,90 metros de longitud, 1,94 m de anchura y 1,63 m de altura, es decir, es unos 25 centímetros más largo que un Audi Q5 pero es a la vez 15 centímetros más corto que un Audi Q7. Sus proporciones, sin embargo, me recuerdan también a las del Audi Q8, sobre todo en la parte posterior gracias a un portón muy tendido.

El interior del Audi e-tron: un lugar donde siempre desearás estar

El habitáculo del Audi e-tron es para mi, sin ningún género de dudas, uno de los puntos fuertes de este gran SUV: de forma similar al de las últimas creaciones de alta gama de Audi, el interior del SUV eléctrico me resulta un lugar cálido y agradable, en el que la calidad es la tónica general allá donde fijo la mirada. Los trazos básicos del salpicadero son marcados y musculosos.

Las pantallas, una vez más, son la nota dominante: si optamos por el equipamiento opcional podremos contar hasta 5 pantallas diferentes repartidas en el habitáculo: una para la instrumentación, dos para el control del sistema multimedia y el sistema de climatización y otras dos para el sistema de retrovisión.

Estas dos sustituyen a los espejos retrovisores exteriores, denominados Audi Virtual Mirrors y que, bajo mi apreciación personal, no merecen la pena: es un extra que ronda los 2.000€ y que no aporta grandes ventajas a excepción de una imagen más futurista y, en todo caso, una mejor visibilidad en casos de lluvia extrema. Todo está diseñado con mimo y cuidado, algo que se hace patente en elementos como el futurista selector de velocidades, que, al menos a mi, me ha supuesto un periodo de adaptación para su correcto manejo.

Los acabados son intachables: el cuero, la tela, los metales y los plásticos acolchados se encuentran allá donde posemos la mirada, y más allá de ello, nos encontramos una combinación acertadísima de todos estos elementos. La iluminación ambiental me resulta especialmente llamativa, sobre todo cuando lo conduje en ambientes oscuros, marcando las líneas del interior y creando un ambiente futurista que llamó poderosamente la atención, mucho más del que encontraríamos en modelos como el Jaguar I-Pace o el Tesla Model X.

Interior Audi E Tron 55 Quattro 030

El espacio a bordo es bueno: en la parte delantera los asientos son muy cómodos, contando con numerosas regulaciones. En la parte trasera el espacio es también notable gracias a una anchura más que suficiente y un suelo casi plano que permite que tres personas se puedan acomodar de forma relativamente cómoda sin problemas, por ejemplo, de altura a la cabeza.

En cuanto al espacio de carga el Audi e-tron ofrece dos maleteros: el clásico de la parte posterior, con una capacidad de 600 litros y formas perfectamente regulares, a lo que hay que añadir un pequeño compartimento en la parte delantera (donde se colocaría el motor en el resto de SUV de la marca) con 60 litros de capacidad, siendo el lugar idóneo según Audi para colocar los cables de carga.

El agrado de un eléctrico con la seguridad de un quattro

Existen dos versiones del Audi e-tron: el 50 quattro y el 55 quattro. Nosotros hemos puesto a prueba la versión tope de gama, el Audi e-tron 55 quattro, que cuenta con una batería de 95 kWh de capacidad (84 kWh útiles) que alimenta a dos motores eléctricos, uno en cada eje, que pueden ofrecer una potencia máxima conjunta de 408 CV durante 8 segundos en modo S. En modo D la potencia máxima es de 360 CV durante 60 segundos.

El Audi e-tron 55 quattro utiliza motores asíncronos, capaces de regenerar en la frenada hasta un máximo de 220 kW, y capaces también de impulsar al Audi e-tron 55 quattro hasta 100 km/h desde parado en 5.7 segundos alcanzando una velocidad punta de 200 km/h, limitada electrónicamente. Por otro lado, el peso de este gran SUV es de 2565 kg, siendo uno de los vehículos más pesados a la venta en la actualidad.

Una vez en marcha, el Audi e-tron 55 quattro me da pistas, su carácter es 100% Audi: su pisada es firme y su empuje muy agradable de sentir en toda situación. Los 408 CV se notan, aunque en toda circunstancia veo presente el peso del coche. Es, por tanto, un coche rápido pero no deportivo, ni por supuesto de prestaciones fulgurantes.

La suspensión independiente en las cuatro ruedas utiliza muelles neumáticos y amortiguadores de dureza variable, ofreciendo un tacto para mi demasiado rígido subiendo los puertos que rodean Bilbao, algo lógico si pensamos en la inmensa cantidad de kilos que tiene que contener en cada viraje.

El aislamiento acústico, por su parte, me pareció excepcional: no se escucha ni un solo ruido ni siquiera cuando rodamos a alta velocidad, lo que unido a la suavidad inherente del funcionamiento de un coche eléctrico lo convierte en uno de los coches más refinados que ahora mismo se puede adquirir.

El punto negativo de toda esta potencia y de todo este peso lo encontramos en el consumo eléctrico: es, a todas luces, demasiado alto y netamente superior al de rivales como el Tesla Model X. La batería del Audi e-tron 55 quattro, que cuenta con climatización líquida, ofrece una autonomía máxima homologada bajo ciclo WLTP de 417 km, lo que equivale a un consumo medio que oscila entre los 22.5 y los 26.2 kWh.

Esto implica que, en la vida real, la autonomía apenas supera los 300 kilómetros debido a un consumo demasiado alto en casi cualquier circunstancia, resultándome prácticamente imposible bajar de los 25 kWh/100 km durante mi toma de contacto. Es posible, incluso, superar holgadamente los 30 kWh/100 km en cuanto nos demos un par de alegrías con el acelerador en una carretera de curvas.

Recarga del Audi e-tron 55 quattro

Para contrarrestar este elevado consumo, el Audi e-tron 55 quattro equipa un sistema de carga capaz de asumir potencias de hasta 150 kW de forma continua, permitiéndole recargar su batería del 0% al 100% en menos de una hora. Se puede por tanto recuperar autonomía para recorrer 150 kilómetros en aproximadamente 20 minutos, lejos aún de las cifras por ejemplo los Supercharger de Tesla, que en sus últimas evoluciones permiten recuperar más de 200 kilómetros en esos 20 minutos.

A día de hoy la red de carga está cada vez más extendida, pero es a todas luces insuficiente para realizar un viaje largo (de más de 400 kilómetros) si se pretende llegar a destino en un tiempo similar al que emplearíamos con un vehículo con motor de combustión. El Audi e-tron 55 quattro puede cargar en cualquier punto de carga habitual gracias a su conexión CCS Combo, el estándar entre los fabricantes europeos.

Evidentemente, es posible cargar el Audi e-tron 55 quattro en otro tipo de puntos de carga, aceptando cargas de 22, 11 y 7.5 kW al instalar un Wallbox en casa. La carga con estas potencias se demora sustancialmente, aunque en el domicilio, y con un Wallbox de 7.5 kW, es posible recuperar 75 kW en 10 horas con un coste aproximado de 5€ en horario nocturno. 

Todo tipo de equipamiento... que tendrás que pagar

El equipamiento es muy completo ya de serie, aunque se puede ampliar a base de "chequera" hasta alcanzar el estado del arte de los modelos más caros y complejos de Audi. Así, es posible optar por elementos como el sistema de sonido Bang&Olufsen, el sistema Head-Up display de proyección de imágenes en el parabrisas, los asientos con regulación eléctrica, memoria y calefacción, todo tipo de asistentes a la conducción o el sistema de iluminación activa matricial.

El precio del Audi e-tron 55 quattro arranca en 82.500€, aunque es posible optar por diferentes niveles de acabado que aumentan el precio pero también el equipamiento de serie. Así, la línea de acabados del Audi e-tron 55 quattro continúa con los Advanced, Sport, Black Line y Edition One, con precios de 88.800€, 95.510€, 97.010€ y 115.040€ respectivamente.

¿Merece ya la pena dar el salto a un Audi e-tron 55 quattro?

El Audi e-tron 55 quattro está dirigido a un público muy concreto, y desde la marca lo saben perfectamente. Buena parte de la clientela que se gasta mucho dinero en un Audi lo hace buscando la máxima tecnología, y es ahí donde el Audi e-tron 55 quattro entra en juego. En otras palabras: el Audi e-tron 55 quattro no es para todo el mundo (todavía). 

Y no lo es porque, a mi juicio, existen a día de hoy alternativas mejores dentro incluso de la propia marca: un Audi Q7 50 TDI ofrece 286 CV y una aceleración ligeramente más lenta por un precio 7.000€ inferior (74.910€) con un planteamiento mucho más lógico teniendo en cuenta el tipo de vehículo. Tanto el Audi e-tron 55 quattro como el Audi Q7 se encuentran particularmente cómodos en vías rápidas, y es ahí donde un Audi Q7, con su autonomía de casi 1.000 kilómetros y su capacidad para "recargar" en 5 minutos su depósito toma la delantera. 

Lee a continuación: Audi sigue mostrándonos por qué su nuevo coche eléctrico prescindirá de espejos retrovisores tradicionales (vídeo)

El Audi e-tron es el primer coche 100% eléctrico de Audi, un SUV grande (entre el Q5 y el Q7) que compite con el Jaguar i-Pace y con el Tesla Model X en la gama de grandes eléctricos premium

Ver todos los comentarios 0

El Audi e-tron es el primer coche 100% eléctrico de Audi, un SUV grande (entre el Q5 y el Q7) que compite con el Jaguar i-Pace y con el Tesla Model X en la gama de grandes eléctricos premium