Ponemos a prueba al Hyundai i30 N y al i30 N Fastback, ¿qué tal se porta el último coche en llegar al segmento?

Mario Herraiz  |  @HerraizM  | 
Hyundai I30 N Prueba 27

Hyundai ha entrado en el segmento de los compactos deportivos por la puerta grande, poniendo en el mercado una alternativa al Renault Mégane RS, al SEAT León Cupra, con una muy muy agradable dinámica. Hyundai N, la nueva división deportiva de Hyundai, le ha sacado brillo al Hyundai i30 para ofrecernos un Hyundai i30 N y un Hyundai i30 N Fastback que ya hemos tenido la oportunidad de probar a fondo, ¿lo mejor del Hyundai i30 N? ¿Alguna sombra en su desempeño? Hora de contarte todos los detalles.

En la últimas semanas hemos tenido la oportunidad de poner a prueba tanto al Hyundai i30 N "normal" como al Fastback

Hyundai I30 N Prueba 20

El Hyundai i30 N se había convertido en uno de esos coches que se me quedan pendientes. Llevaba muchísimo tiempo con unas ganas terribles de ponerlo a prueba, como me está pasando con el Alpine A110 y semanas atrás pude quitarme la espinita. No me bajé del Hyundai i30 N en los tres días que me acompañó y para colmo poco después, Hyundai me invitó a ponerme tras el volante del Hyundai i30 N Fastback.

Con esta incertidumbre de cómo habrá abordado la marca coreana el segmento de los compactos deportivos, con las ganas de conducirlo, bajo a la segunda planta del garaje de Hyundai para toparme con una unidad roja y aunque reconozco que soy más fan del Performance Blue no puede pintar mejor el día tras presionar el botón de arranque y escuchar el grave gorgoteo que sale de su sistema de escape.

Hyundai I30 N Prueba 36

Fijo la posición del asiento, inserto la primera, abandono el garaje de Hyundai y con la cámara a cuestas pongo rumbo a la sierra, aún nevada...

El Hyundai i30 N nos permite una gran dualidad en la puesta a punto de su chasis y en la respuesta del motor gracia a los diferentes modos de conducción

Hyundai I30 N Prueba 37

He leído en las últimas semanas muy buenos comentarios sobre este Hyundai i30 N y todos los compañeros con los que he hablado en viajes, en cenas, que lo habían probado me habían dado muy buena razones para tener mis esperanzas puestas en este compacto.

Apuro el trayecto por autopista a un ritmo alegre con la intención de llegar lo antes posible al tramo de carretera secundaria elegido para la ocasión y el coche circula en silencio y con una configuración relativamente confortable de las suspensiones, sintiéndose algo duro pero sin excesos, encontrándome a mi alrededor, en su mayoría, mandos conocidos de otros i30 “normales”, de otros modelos de la marca, siendo aún evidentemente muy pronto para hablar de cualquier tipo de impresión, de consumos...

Hyundai I30 N Prueba 39

Prácticamente a los pies ya de una de las montañas donde se encuentra uno de mis tramos habituales paro para comer algo rápido antes de empezar a disparar las fotos de esta prueba, antes de empezar a comprobar de qué es capaz este compacto, un momento perfecto para repasar algunas de sus especificaciones en el móvil y darle un vistazo más profundo a su diseño.

Sobre el papel las dimensiones del Hyundai i30 N pasan por una longitud de 4.335 mm, con una anchura de 1.795 mm y una altura de 1.447 mm, siendo su batalla de 2.650 mm. Pero quiero saber su peso, sigo haciendo scroll en la web de la marca y me encuentro con que sobre la báscula el Hyundai i30 N arroja un peso de 1.49 kg. Además su maletero es de 381 litros.

Hyundai I30 N Prueba 35

La unidad que estoy conduciendo es la versión Performance, con 275 CV, la opción más potente y que además pone a nuestra disposición una serie de elementos encargados de hacer de este i30 N un compacto más eficaz en conducción deportiva y es que esta versión llega con un diferencial autoblocante actuado electrónicamente, también con unos frenos más capaces, con discos de mayor diámetro y unas llantas de 19 pulgadas que vienen debidamente acompañadas por unos neumáticos Pirelli P Zero.

Bajo el capó ambas versiones, tanto la de 250 CV como la probada, el Hyundai i30 N de 275 CV, cuentan con un motor de 4 cilindros turboalimentado, de 2 litro de cubicaje y asociados a una transmisión manual de 6 velocidades, aunque en el futuro, Hyundai nos lo dice abiertamente, se podría incorporar una transmisión automática de doble embrague. Entre ambas versiones, entre el Hyundai i30 N de 275 CV y el de 250 CV hay, simplemente, una reprogramación de distancia aunque como hemos mencionado el de 275 CV incorpora además frenos mejores, el diferencial...

Hyundai I30 N Prueba 33

Estéticamente los nuevos paragolpes, las taloneras laterales, el difusor posterior, el alerón, el nuevo sistema de escape y las llantas definen su diseño, un diseño que hace que este Hyundai i30 N se vea más deportivo sí, pero sin excesos, sin extravagancias estéticas, muy en la línea de lo que ocurre con el Peugeot 308 GTI, con el SEAT León Cupra o con el Volkswagen Golf GTI. La pintura Performance Blue ayuda mucho a dejar claror que el Hyundai i30 N que conducimos es un i30 N, pero nuestra unidad no lo equipa. El rojo le sienta bien sí pero si estuviera pensando en comprar un Hyundai i30 N me lo llevaría en el azul específico de esta versión.

En su interior el volante con los dos botones destinados a seleccionar los diferentes modos de conducción, el pomo del cambio y sus asientos se convierten en los principales cambios aunque también nos encontramos con unos pedales con acabado metálico, con una nueva instrumentación y con una pantalla específica en su sistema multimedia. No hay florituras en su acabado pero sus ajustes son buenos y en ningún momento tienes la sensación de estar en un interior pobre. Los asientos contribuyen notablemente a mejorar la sensación de calidad percibida.

Hyundai I30 N Prueba 23

Me dirijo a su maletero, que como hemos visto antes es de 381 litros y me topo con la particularidad de que a espaldas del habitáculo, justo detrás de los asientos traseros, hay ahora una barra de refuerzo de un extremo a otro dándole más rigidez al conjunto. Me gustan estas concesiones a la deportividad que superan las barreras de lo habitual.

Arranco y el grave sonido del escape vuelve a hacerse con la situación. El sonido de los escapes no podía estar mejor logrado y a pesar de que ese petardeo tenga algo de exagerado, a medida que vas buscándole el límite al coche, se torna adictivo y te pide a gritos, nunca mejor dicho, que fuerces retenciones para escuchar más y más el gorgoteo del motor de 2 litros. Hyundai ha hecho un trabajazo con el sonido de su escape, es una auténtica gozada, suena muy muy bien y ojo, no sólo suena bien su escape, en aceleración merece la pena también que mencionemos el ruido de la admisión.

Hyundai I30 N Prueba 22

Pero más allá de su sonido... ¿cómo va el Hyundai i30 N?

Hyundai i30 N a prueba, impresiones de su comportamiento

Hyundai I30 N Prueba 34

Selecciono el modo más deportivo del Hyundai i30 N y comienzo el ascenso. Una sucesión de curvas desiertas que el Hyundai i30 N disecciona con un paso por curva en el que destaca enormemente la firmeza de las suspensiones y es que si en el modo normal se sentía ya duro, que no incómodo, en este modo N, en el modo más deportivo, pasa a otro nivel y se convierte en uno de los compactos deportivos más duros del mercado, de hecho en las zonas en las que el asfalto está algo roto se torna un tanto rebotón y por extensión un poco impreciso, pero cuando el asfalto está en buenas condiciones... ¡qué delicia!

He reconocer que en una zona del tramo con el asfalto muy roto me terminó pareciendo más efectiva la suspensión en modo normal. Es cierto que la experiencia deportiva es superior con el modo más firme pero esta sensación no quiere decir que seamos más rápidos o que estemos abordando mejor las curvas sino que nos está haciendo trabajar y que evidentemente asociamos un coche seco y duro con un coche deportivo.

Hyundai I30 N Prueba 38

Junto a este conjunto de suspensiones adaptativas firme nos encontramos con una dirección que resulta muy comunicativa, con un buen tacto, directa y un ingrediente fundamental a la hora de percibir a este coche como el compacto deportivo divertido que es.

El diferencial autoblocante actuado electrónicamente se hace notar también en los virajes más cerrados, ayudándote a meter el coche por la trazada deseada con una gran efectividad pero he de reconocer que no me termina de gustar del todo el violento golpeteo que recibe el coche desde el tren delantero intentando llevar los 275 CV del motor al asfalto. ¿Su dotación de frenos? Sin pega alguna, responden bien, con una buena contundencia y sin aparente fatiga en este frío tramo de montaña.

Hyundai I30 N Prueba 14

Esta versión de 275 CV cuenta con un par de 353 Nm, un par que está disponible desde las 1.450 rpm hasta las 6.000 vueltas y que en la práctica nos deja con un motor muy lleno en todo el régimen, con una gran sensación de empuje en todas las circunstancia, sobre todo en los primeros compases. Me gusta más la respuesta del bloque de 2 litros del SEAT León Cupra pero no es, ni mucho menos, un mal motor, de hecho es un bloque muy enérgico y se ha convertido en uno de los elementos que más me han gustado de este Hyundai i30 N y que para la ocasión llega además asociado a un cambio que goza de un buen tacto y unos recorridos correctos y un sistema de punta tacón automático.

El conjunto se siente menos ligero en curva que el Peugeot 308 GTI o que el SEAT León Cupra, aunque esto no significa que me haya parecido demasiado pesado o torpe. Dinámicamente el conjunto me ha gustado mucho por lo divertido que resulta y lo que te involucra en una conducción deportiva, quedando en un punto muy equilibrado respecto a otras opciones del segmento. Me parece más divertido que un Volkswagen Golf GTI o que un Peugeot 308 GTI, ambos más aptos para el día a día, más civilizados y en otra liga, en lo que a deportividad se refiere, tenemos que situar al Ford Focus RS, por lo que que Hyundai i30 N logra posicionarse en un buen punto medio donde destaca por divertido, por hacernos trabajar buscándole las cosquillas y por el toque macarra de su escape.

Hyundai I30 N Prueba 5

A estas alturas del tramo me encuentro con un consumo medio en el ordenador de a bordo de 11.7 l/100 km, un consumo que pasa a ser cercano a los 10 l/100 km en conducción más normal. Hace unos años me hubiera parecido un consumo correcto para un coche de casi 300 CV pero recuerdo con el SEAT León Cupra consumos inferiores a los 9 l /100 km y evidentemente esto no deja en buen lugar, en lo que consumo se refiere, al Hyundai i30 N, que por otro lado emplea gasolina de 95 octanos, algo a tener muy en cuenta, por el bien de nuestra cartera, si pensamos en el i30 N como un coche para todo.

Sobre todo me ha gustado del Hyundai i30 N lo diferente que se siente al resto de propuestas deportivas que habíamos conocido antes en el segmento, es un coche con personalidad que brilla en aspectos como la dualidad de su suspensión, su sonido, la entrega del motor o el desempeño del diferencial y que me parece mejorable en aspectos como el consumo de su motor o en la capacidad que tiene el eje delantero para asumir la potencia del motor.

Hyundai I30 N Prueba 7

Tras esta primeras idas y venidas exprimiendo al Hyundai i30 N en el puerto de la Morcuera llega la hora de las fotos, de bajar el ritmo y de dedicarnos a dispara las instantáneas que acompañan a estas líneas. A medida que paso tiempo con este Hyundai i30 N le voy cogiendo el gusto al acabado rojo de su carrocería...

Poniendo a prueba al Hyundai i30 N Fastback

Hyundai I30 N Fastback Prueba Dm 7

Semanas después de probar el compacto Hyundai nos llamó para asistir al desembarco comercial del Hyundai i30 N Fastback, una carrocería que añade cierta practicidad adicional al Hyundai i30 N gracias a su mayor maletero, llegando a ofrecer una capacidad de carga de 450 litros, aunque realmente no comprarás esta versión por los litros adicionales de su maletero sino por su diseño, bien diferenciado del compacto con una nueva caída del techo, culminada por un alerón tipo lip antes de llegar a un difusor bien acompañado por una doble salida de escape.

Esta versión sólo se encuentra disponible con la mecánica de 275 CV y en Hyundai esperan que goce de una gran demanda, con una proporción mayor que en la gama “normal” del Hyundai i30 N, pero, ¿cómo va realmente esta versión del Hyundai i30 N?

Hyundai I30 N Fastback Prueba Dm 5

El Hyundai i30 N Fastback va exactamente igual que el compacto, de nuevo encontrándonos con un motor muy lleno aunque algo sediento, de nuevo encontrándonos con la buena puesta a punto del chasis que adolece de unas suspensiones algo duras de más cuando el asfalto se torna un tanto roto y mejorando, más allá de en la capacidad de carga de su maletero, en un coeficiente aerodinámico que pasa del 0.32 del compacto al 0.297 de este Fatback pero que en la práctica es una mejora imperceptible. De hecho para hacer lo más parejo posible el análisis de uno y otro hemos recorrido el mismo tramo, pasando de la Morcuera a Navacerrada.

Esta versión del Hyundai i30 N es 12 kg más pesada que el compacto. Su altura se reduce en 21mm y su longitud crece hasta los 4.455 mm pero, tal y como mencionábamos, los cambios son en la práctica, en su dinámica, imperceptibles por lo que, como mencionaba, terminarás eligiendo entre el Fastback o el compacto en función de su diseño.

¿Cuánto cuesta el Hyundai i30 N? ¿Qué precio tiene el Hyundai i30 N Fastback?

Hyundai I30 N Fastback Prueba Dm 3

El Hyundai i30 N de 250 CV tiene un precio de partida de 35.100 euros y la versión de 275 CV parte desde 39.250 euros, pero, ¿qué pasa con el Hyundai i30 N Fastback?

Como hemos mencionado antes esta versión sólo está disponible con el motor de 275 CV y tiene un precio de partida de 39.250 euros. Sí, el Hyundai i30 N Fastback tiene el mismo precio que el compacto por lo que, de nuevo, nuestra decisión sobre la carrocería compacta o la carrocería Fasstback se limitará a una cuestión estética.

Estos son por lo que a este importe le podremos descontar hasta 6.000 euros si nos acogemos a todas las campañas disponibles, financiando la compra, entregando un coche usado...

Conclusiones sobre el Hyundai i30 N

Hyundai I30 N Prueba 12

No me cabe la menor duda de que Hyundai ha hecho un gran trabajo desarrollando este Hyundai i30 N, confiriéndole a su compacto el suficiente derroche de actitud para, a pesar de ser el “nuevo”, pelear con las opciones que llevan años y años de liderazgo en el segmento, como el SEAT León Cupra o el Renault Mégane RS.

A pesar de contar con una estética algo conservadora, con los cambios justos, sin pasos de rueda ensanchados, sin paragolpes excesivamente agresivos, sin un alerón desmesurado, su dinámica se torna cargada de personalidad, cargada de deportividad, cargada de “mala leche”, en cuanto presionamos el botón “N”.

Hyundai I30 N Prueba 15

Y es que tras presionar este botón no encontramos con una suspensión quizá un tanto dura de más (y lo dice un auténtico quemado) pero que a pesar de hacernos perder algunas décimas de segundo si el asfalto no está perfecto adereza la experiencia de conducción deportiva haciéndola mucho más inmersiva, insuflándole más carácter a un rodar muy divertido.

Un buen tacto de la dirección, unos frenos eficaces y un diferencial autoblocante muy efectivo completan una experiencia en la que el motor, hace mucho, lleno constantemente, con una buena sensación de potencia en un régimen muy amplio, con una gran sensación de empuje... Pero que como contrapunto se siente un tanto gastón y te dejará, incluso en condiciones normales, circulando con normalidad, con un consumo ligeramente superior al deseable para un coche de este tipo.

Hyundai I30 N Fastback Prueba Dm 11

Por lo tanto lo que más me ha gustado del Hyundai i30 N es lo divertido que se siente en conducción deportiva, algo a lo que colabora enormemente su motor, su suspensión, el diferencial autoblocante y el sonido de su escape y lo que menos me ha gustado es el consumo de su motor y que en el modo más deportivo su suspensión se torna algo, un poco, ineficaz por su exceso de dureza, una lista en la que podríamos apuntar también la violencia con la que tracciona el coche saliendo desde parado a fondo o acelerando con fuerza a baja velocidad al salir de una curva.

Pero sí, Hyundai ha hecho un gran trabajo con el Hyundai i30 N, ha entrado en el segmento de los compactos deportivos por la puerta grande, con un coche divertido, con un coche con personalidad y carácter y un servidor no puede tener más ganas de ver ya el próximo lanzamiento de Hyundai N, el que será, según dicen las malas lenguas, un Hyundai Tucson N listo para enfrentarse al Cupra Ateca.

Hyundai I30 N Prueba 31

Vídeo destacado del Hyundai i30

Lee a continuación: Si bebes y conduces un Volvo tu coche lo sabrá

Ver todos los comentarios 1
  • ch460

    Se agradece cuando os mojáis y decís qué modelo preferís (comparado con sus rivales más directos)...