CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Seguridad Vial

5 MIN

¿Qué sistemas controla la ITV mediante el puerto OBD de tu coche?

Daniel Valdivielso | @valdi92 | 26 Dic 2021
Itv  01
Itv  01

El paso del tiempo también afecta a las inspecciones técnicas que todos los vehículos deben superar de manera periódica en nuestro país. Hablamos de las ITV, que en los últimos años hemos visto como modificaban sus procedimientos de inspección para adaptarse a la realidad de unos vehículos más modernos, avanzados y con una mayor carga electrónica. La llegada de las pruebas electrónicas mediante el puerto OBD aún sigue suscitando dudas: ¿qué elementos y cuáles no se controlan mediante este sistema?

La llegada de las inspecciones electrónicas a las ITV no es nueva: data de finales de 2018, recogiéndose y especificándose en el Real Decreto 920/2017 en el que se habilitaba -y obligaba- a las estaciones de ITV a efectuar análisis electrónicos a ciertos vehículos mediante pruebas a través del puerto de diagnosis estandarizado conocido como OBD (On-Board Diagnostics). Sin embargo, la llegada de la pandemia de COVID-19 modificó buena parte de nuestros planes, también los de las ITV.

De esta manera, aún muchos conductores a día de hoy no tienen nada claro cuáles son los requisitos para efectuar pruebas OBD en las ITV, qué vehículos son susceptibles de enfrentarse a estas pruebas o qué tipo de elementos son los que se analizan electrónicamente a través de este sistema de diagnosis.

¿Qué vehículos se tienen que enfrentar a las pruebas OBD en la ITV?

En primer lugar debemos tener claro qué tipo de vehículos son los que se tienen que enfrentar a estas pruebas. El puerto de diagnosis OBD se popularizó a finales de los años 90, de manera que, como es lógico, los vehículos más antiguos no tienen que pasar por estos test, básicamente porque o bien no cuentan con ningún sistema de diagnosis electrónica o bien éste es específico del fabricante y funciona con un protocolo diferente.

Pese a que a principios de los 2000 todos los vehículos contaban ya con este sistema de diagnosis, los manuales de inspección de ITV lo dejan bien claro y especifican qué clase de vehículos son los que deben enfrentarse a las pruebas OBD:

  • Vehículos M1 y N1 (turismos de hasta 9 plazas y vehículos destinados a carga de no más de 3.5 tn) homologados bajo normativa de emisiones Euro V
  • Vehículos M1 y N1 homologados bajo normativa de emisiones Euro VI 

¿Qué elementos se analizan en las pruebas OBD?

Según el manual de procedimiento de ITV Versión 7.5.0 COVID-19, en el caso de los vehículos que cumplan estas premisas y cuenten con un motor de gasolina (encendido por chispa) sólo deberán enfrentarse a esta prueba si no es posible realizar mediciones físicas. Por otro lado, los vehículos con motor diésel (encendido por compresión) pueden no tener que realizar la prueba de manera excepcional si así lo considera el inspector.

En caso de realizar la prueba OBD, será el conductor el que deba conectar y desconectar el sistema de diagnosis siguiendo las instrucciones del inspector. Pasando a la clave de todo, son varios los elementos que este sistema puede controlar: 

  • Funcionamiento de sistemas anticontaminación tales como filtros de partículas, EGR o catalizadores de urea (Adblue).
  • Funcionamiento del testigo de avería genérica de motor, más conocido como MIL.
  • Historial de averías previas, así como tiempo transcurrido y distancia recorrida desde el último borrado de los errores.

En caso de los dos primeros puntos, en caso de que alguno de estos sistemas anticontaminación esté anulado o alterado supondrá un defecto grave y, por tanto, una inspección desfavorable. Ocurre algo similar con el funcionamiento del testigo: en caso de que éste se mantenga encendido o no se encienda en ningún momento (ni siquiera realizando un chequeo del motor al dar el contacto) supondrá también un defecto grave. 

Si hablamos del historial de las averías, haberlas borrado en un periodo de tiempo inferior a una hora antes de la inspección o haber recorrido menos de 1 km (lo que en la práctica supone haber borrado los fallos justo antes de entrar a la estación para realizar la inspección) supondrá también un defecto grave y, por tanto, la automática obtención de una inspección desfavorable. 

¿Se van a analizar más elementos mediante OBD en las ITV?

Sí: la capacidad de obtención de datos técnicos a través del puerto OBD es muy grande, y en las ITV lo saben. Por eso, ya está previsto que en un futuro no muy lejano comiencen a analizarse otro tipo de elementos: 

  • Sistemas airbag y retención programada: se analizará la anulación o funcionamiento de los airbag y pretensores de los cinturones
  • Sistemas de seguridad activa: se analizará también el funcionamiento de elementos ya conocidos como el sistema antibloqueo de frenos ABS o el sistema de control de estabilidad ESP.
  • Sistemas de seguridad preventiva ADAS: este último punto es el más lejano en el tiempo. Aún faltan unos años, pero se analizará también el funcionamiento de sistemas como la frenada autónoma de emergencia.