CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Mazda

4 MIN

¿Por qué el renting de un coche pasional, como el Mazda MX-5, puede ser una buena idea?

Mario Herraiz | @HerraizM | 16 Feb 2019
Mazda Mx 5 2019 Prueba 13
Mazda Mx 5 2019 Prueba 13

En los últimos meses hemos hecho hincapié en varias ofertas de renting, todas ellas enfocadas a modelos de corte práctico, coches relativamente económicos y pensados para ser tu fiel compañero en la batalla diaria, pero, ¿qué pasa con los coches más pasionales? ¿Interesa el renting de un descapotable, de un deportivo? Hemos tomado como ejemplo al Mazda MX-5, por ser el roadster más vendido y por ser uno de los deportivos más interesantes por su relación precio / producto, para comprobarlo.

El renting del Mazda MX-5 pasa por un desembolso en tres años de 17.750 euros

Mazda nos ofrece actualmente el Mazda MX-5 en una fórmula renting que pasa por un desembolso mensual de 350 euros aunque cuenta con una importante pega y es que para acogernos a esta fórmula tenemos que hacer un desembolso previo de 5.150 euros a modo de entrada, por lo que perdemos una de las ventajas de otros muchos renting de no tener que preocuparnos por un desembolso inicial.

Este renting pasa por un contrato de 36 meses, 3 años, por lo que, teniendo en cuenta esa cuota mensual de 350 euros al mes, estaríamos hablando de un desembolso de 12.600 euros a sumar a esos 5.150 euros de entrada, un total de 17.750 euros por disfrutar durante 3 años de este Mazda MX-5.

El Mazda MX-5 ofertado bajo esta fórmula tiene 132 CV y un equipamiento correcto

Por supuesto debemos tener en cuenta que no sólo se incluye el coche en el renting sino que Mazda también asume el mantenimiento integral del coche, el seguro, la asistencia en carretera y la gestión de multas por lo que simplemente tendremos que preocuparnos de llenar el depósito, bajar la capota y disfrutar, aunque también debemos tener en cuenta que el kilometraje de este renting está limitado a 10.000 km al año.

Si decidiéramos comprar este coche en lugar de adquirirlo a través de renting, deberíamos tener en cuenta que el modelo ofertado es un Mazda MX-5 en su versión de techo de lona, con el motor de 1.5 litros de cubicaje, con 132 CV y el acabado Origin, que incluye entre su equipamiento de serie el aire acondicionado, el control de crucero, el arranque por botón, los faros Full LED, el sistema multimedia con pantalla de 7 pulgadas, bluetooth, Android Auto y Apple CarPlay y llantas de aleación de 16 pulgadas. Con este motor y este equipamiento el Mazda MX-5 tiene un precio de partida de 25.320 euros.

Si quisiéramos comprar un Mazda MX-5 como el de este renting tendríamos que pagar más de 25.000 euros

Entonces, ¿es una buena disfrutar de un coche pasional bajo el formato de renting?

Por supuesto con este tipo de coches sigue teniendo mucho sentido la principal ventaja del renting, el saber el gasto más o menos fijo que vas a tener mes a mes con tu coche, sin imprevistos y por otro lado también tienes la comodidad de poder cambiar de coche a los 3 años sin tener que preocuparte de su depreciación y de tener que venderlo, pero claro, también estás asumiendo un gasto en estos 3 años cercano al gasto de comprar un Mazda MX-5, aunque en su compra no se incluya el mantenimiento ni el seguro.

Adquirir un coche pasional en forma de renting es una buena idea por eliminar en la ecuación la incertidumbre

Por lo tanto, sí, es una buena idea, es una buena forma de disfrutar durante una temporada de un descapotable biplaza sin tener que preocuparte de más gastos que la cuota mensual al mismo tiempo que puedes acabar con la posible incertidumbre sobre si encajará o no un coche biplaza en tus necesidades de futuro.

Aunque también entendemos que muchos aficionados vean en la compra de un coche así un proceso más pasional y quieran conservarlo durante mucho más tiempo de lo que dura un renting, que hace más fría y lógica la adquisición de un deportivo, cuando quizá no debería ser algo ni lógico ni mucho menos frío.

Vídeo destacado del Mazda MX-5