CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor

4 MIN

Revertir las restricciones a diésel y gasolina y el riesgo del que advierte Europa

Mercedes Benz Cars Technology And Emission Strategy Mercedes Benz Cars Technology And Emission Strategy

Madrid Central se ha convertido en el eje de los debates acerca de las restricciones a diésel y gasolina, ya no solo por su importancia para los conductores de la capital, sino también por ser un ejemplo aplicable, del que deberían tomar nota, muchas otras ciudades españolas. En las últimas semanas os venimos hablando del futuro de Madrid Central, de cómo el nuevo ayuntamiento salido de las urnas pretendía revertir estas restricciones y, estos días, anunciaba que el 1 de julio cesarían las multas para replantear el proyecto. Ahora bien, Europa comienza a advertirnos del riesgo de revertir estas restricciones a diésel y gasolina.

El riesgo de revertir las restricciones a diésel y gasolina

Estas semanas ya habíamos hablado acerca del asunto, y de las consecuencias que podía tener revertir Madrid Central. Independientemente de su efectividad, defendida por sus promotores, y por el equipo de la anterior alcaldesa, Manuela Carmena, o su falta de efectividad, que aseguró la oposición, ahora unida en coalición para gobernar en el Ayuntamiento de Madrid, el proyecto de Madrid Central fue uno de los argumentos de la capital española para evitar cuantiosas sanciones por exceder sistemáticamente los límites de emisiones estipulados en los compromisos adquiridos con la Unión Europea.

Ya en 2018, Karmenu Vella, Comisario Europeo de Medio Ambiente, reprendió al Gobierno de España - por aquel entonces presidido por Mariano Rajoy - y demandó soluciones para atajar el problema de contaminación atmosférica, especialmente en dos ciudades, Madrid y Barcelona.

Miguel Arias Cañete, Comisario Europeo de Energía y Clima, ha advertido de las consecuencias que puede tener revertir planes de restricciones a diésel y gasolina como Madrid Central, y el riesgo de que España pueda enfrentarse a procedimientos de infracción y multas millonarias

Madrid Central es un ejemplo de cómo la autonomía de los ayuntamientos para restringir el tráfico, o no, en sus calles, empequeñece ante las capacidades del Gobierno Central y, lo que es aún más importante, las atribuciones que se han otorgado a la Unión Europea.

Europa avisa del riesgo de revertir las restricciones

Estos días era el propio Miguel Arias Cañete, Comisario Europeo de Energía y Clima, y diputado europeo en el Partido Popular, en las mismas filas que José Luis Martínez-Almeida, nuevo alcalde de la ciudad de Madrid, el que advertía al Ayuntamiento de Madrid de los riesgos de revertir las restricciones al tráfico a diésel y gasolina. Recordemos que Madrid Central tiene prevista la restricción al tráfico en el centro de la ciudad de Madrid y, salvo excepciones, como servicios públicos y residentes, prohibe so pena de sanción el paso de coches diésel y gasolina, permitiendo únicamente la circulación a híbridos, eléctricos y alternativas a gas.

Según Miguel Arias Cañete, "todo contribuye a la reducción de emisiones en la que estamos inmersos en el merco del Acuerdo de París" y cómo el incumplimiento de los límites de calidad del aire y, en este caso, la introducción de medidas para corregir el problema, han evitado las sanciones. Revertir Madrid Central podría tener consecuencias, y esas podrían ser que la Unión Europea lleve adelante sus procedimientos de infracción. De hecho, Arias Cañete apunta más allá, también a la necesidad de que "los estados alineen sus planes nacionales", de manera que se establezcan medidas a nivel nacional, que muy probablemente llegarán en el marco de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética que no llegó a aprobarse en la anterior legislatura.

En cualquier caso, la situación en Madrid revela que el margen de las administraciones locales para regular, o no, el tráfico en las calles de su ciudad es cada vez menor. Nos dirigimos hacia un escenario en el que las instituciones nacionales tendrán que imponer marcos regulatorios que necesariamente afectarán a muchas ciudades. Y estos marcos regulatorios, que sin duda conllevaran restricciones al tráfico, son a su vez una imposición de una institución mayor, de la Unión Europea.