ESPACIOS
Cerrar CERRAR

Scootility: el patinete que ayudará a repartir paquetes de manera sostenible en la última milla

Hoy en día casi todo el mundo compra online, y es que es muy fácil darle a un botón y que te traigan los pedidos a casa. Ha aumentando tanto esta forma de comprar que es cada vez más común ver diferentes vehículos repartiendo por toda la ciudad, desde furgonetas hasta bicicletas e incluso patinetes. Para ayudar a hacer mejor estos repartos, se ha creado el patinete eléctrico «scootility».

Scootility, el patinete diseñado para repartir

Repartir cosas en un patinete automáticamente obliga a que los paquetes que lleve el repartidor sean pequeños y pocos, lo que hará que tenga que dar muchos viajes. El patinete scootility ha llegado para cambiar eso.

El diseño es igual que el de un patinete eléctrico normal, pero cuenta con una caja extraíble en la parte delantera que permite llevar los paquetes. Gracias a que las ruedas del patinete son pequeñas y no quitan tanto espacio de carga como las de una bicicleta, la caja tiene una capacidad de 140 litros. Esto permite llevar muchos más paquetes y de forma segura, es decir, sin comprometer la seguridad del piloto.

Las ventajas a la hora de repartir son muchas

Como hemos comentado antes, la caja que lleva el patinete es extraíble. Esto agiliza mucho las cosas para los repartidores ya que pueden llevarse una caja llena, repartir todo, volver a la sede y cambiar la caja vacía por una llena sin perder tiempo en cargarla con nuevos paquetes. 

Alguien podría pensar que después de hacer esa ruta de reparto, lo normal es que el patinete se quede sin batería y que igualmente tenga que parar un rato para cargarlo. Sin embargo, otra ventaja que tiene este patinete es que sus baterías también son extraíbles. Es decir, al llegar a la sede, lo único que tendremos que hacer es cambiar la batería descargada por una cargada y a seguir repartiendo. Con las batería cargada, el patinete tiene unos 100 kilómetros de autonomía.

Además, es un patinete que esta diseñado también para la comodidad del repartidor. Cuenta con suspensión total y con ruedas grandes, en comparación con un patinete normal, así tanto el conductor como la carga irán seguros. También tiene un compartimento que puede servir para apoyar las rodillas o para guardar un tablet o móvil si se desplega. Cuenta con iluminación LED para que los demás usuarios de la vía lo vean bien y así evitar accidentes.

Scootility y la última milla

Este tipo de transportes son útiles sobre todo en la llamada «última milla«. La última milla es el último trayecto que se hace en la entrega final del paquete, es decir, el trayecto desde el almacén de mensajería hasta tu casa. 

Como comprenderás, la última milla es la parte más compleja ya que es cuando todos los paquetes se distribuyen por toda la ciudad. Es aquí cuando la cosa se complica porque para eso se necesitan varios vehículos y generalmente son furgonetas que contaminan, pues emiten gases de efecto invernadero. De hecho, gran parte de los gases que se emiten son por estos vehículos ya que cada vez hay más.

Un patinete eléctrico que permita repartir de forma eficiente es una gran solución para hacer que se contamine menos en la última milla. Es cierto que las empresas de mensajería necesitarán hacer una gran inversión, pues necesitarán muchos patinetes para poder igualar la carga diaria entregada de las furgonetas, pero así estarán contribuyendo a reducir las emisiones de gases.

Foto de Nuria Aguilar

Nuria Aguilar

Especialista creativa. Convierte conocimientos profundos y conceptos complejos en explicaciones fáciles de entender para cualquiera. Hay quien asegura haberla avistado en un coche en alguna ocasión, pero las pruebas no acaban siendo concluyentes.

Cargando...