comscore
MENÚ
Diariomotor

6 MIN

La subida de impuestos al diésel ya está aquí, ¿pero cómo va a producirse?

Diferencia Diesel Normal Premiumr Boquerel Surtidor

Actualizado: finalmente, y tal y como anticipábamos en este artículo, el Gobierno ha anunciado subida de los impuestos al gasóleo. De aprobarse, los nuevos Presupuestos Generales del Estado incluirán una subida de los impuestos al gasóleo de 3,8 céntimos de euro por litro repostado, acercándose a la tasa impositiva, mayor, de la gasolina.

La posible subida de impuestos al diésel ha estado en el aire desde hace años. Recordemos que, ya en 2018, se anunciaba una subida de impuestos al gasóleo desde el Ministerio de Industria. Para entender por qué en estos momentos, encarando la recta final de 2020, no se ha producido aún tal subida impositiva, no queda otra que mirar atrás y observar la situación política vivida en España en los últimos años. Y he aquí también la razón por la cual una subida de impuestos al diésel está más cerca que nunca.

La subida de impuestos al diésel, al gasóleo, en el contexto político

En 2018 se conformaba un nuevo Gobierno presidido por Pedro Sánchez, tras la moción de censura presentada como alternativa al Gobierno de Mariano Rajoy. Meses más tarde, el nuevo ejecutivo expresaba sus intenciones de elevar progresivamente los impuestos al gasóleo hasta equipararlos a los de la gasolina, una medida que, por otro lado, venía solicitando la Unión Europea desde hace tiempo. El objetivo pasaba por introducir una pequeña subida en el Impuesto Especial de Hidrocarburos, en el entorno de los 2,4 céntimos de euro por litro repostado, y mantener una subida anual hasta alcanzar la equiparación entre el diésel y la gasolina.

La falta de consenso para aprobar unos presupuestos ha tenido como consecuencia que la subida de impuestos al gasóleo, prevista ya en 2018, aún no se haya producido

Pero esta medida, que debía introducirse en los Presupuestos Generales del Estado de 2019, jamás llegó a aplicarse. De hecho, los presupuestos actuales, diseñados por el Gobierno de Mariano Rajoy, fueron aprobados en 2018, durante los trámites parlamentarios que acompañaron a la moción de censura.

De manera que, hasta 2020, se han ido prorrogando aquellos presupuestos y, por lo tanto, quedando aparcadas medidas que se esperaba fueran introducidas ya en 2019. Medidas como la subida de impuestos al diésel. ¿Pero en qué ha cambiado la situación?

A pesar de que la pandemia ha cambiado, por completo, el contexto político, social, y económico, como venimos advirtiendo, la subida de impuestos al diésel es un plan que ya había sido diseñado hace años. La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal había cuantificado que una equiparación de impuestos entre el diésel y la gasolina supondría nada más y nada menos que un aumento de la recaudación de 2.400 millones de euros. Y, llegados a este punto, aquel plan que pretendía reducir las bonificaciones que durante años ha beneficiado al gasóleo, confluye con una necesidad imperiosa de financiación en las arcas públicas, para sufragar el elevado coste que ya ha tenido, y aún tendrá, la pandemia.

Se espera una revisión profunda de la recaudación tributaria en los Presupuestos Generales del Estado que, salvo sorpresa, implicaría una subida de impuestos al gasóleo

La subida de impuestos al diésel ya está aquí

Hoy se debate en el Consejo de Ministros la aprobación del proyecto de Presupuestos Generales del Estado. Y a pesar de que aún no se ha desvelado borrador alguno, ni las medidas concretas que quedarán presupuestadas, si se espera que implique una revisión profunda, en la mayoría de los casos al alza, de la recaudación tributaria. Pensemos que los Presupuestos Generales del Estado, por ser los que habilitan la efectividad de muchas leyes, y el reparto económico, determinan la acción legislativa de un Gobierno.

Y en ese contexto, la subida de impuestos al diésel parece más próxima que nunca. Ahora bien, ¿cómo se producirá esa subida?

Para que se produzca tal subida, lo primero que debería suceder es la aprobación de unos nuevos Presupuestos Generales del Estado. Recordemos que esa ha sido la razón por la cual los impuestos al gasóleo se han mantenido - al menos en lo que respecta al Impuesto Especial de Hidrocarburos - en los últimos años. Unos presupuestos que, por otro lado, han de pasar por el control presupuestario de la Unión Europea.

La mayor incógnita en estos momentos se cierne sobre la cuantía del incremento del Impuesto Especial de Hidrocarburos aplicado al gasóleo

Dadas las circunstancias, parece estar bastante claro que los impuestos al gasóleo van a incrementarse. La duda ahora está, sobre todo, en la cuantía del incremento. Si bien es cierto, los planes anteriores habían previsto varias subidas progresivas en el Impuesto Especial de Hidrocarburos aplicado al gasóleo, para llegar a la equiparación con el aplicado a la gasolina la subida necesaria sería de hasta 9,55 céntimos de euro por litro repostado.

En los próximos días, y en las próximas semanas, debería aclararse la situación y, por supuesto, os mantendremos informados al respecto.

¿Ha dejado de tener sentido el diésel

Tal y como venimos advirtiendo desde hace tiempo, el diésel sigue teniendo sentido, y no va a desaparecer, ni prohibirse, ni en el corto, ni en el medio plazo. El futuro pasa, necesariamente, por el coche eléctrico. Pero el diésel es una opción rentable, especialmente para aquellos que recorren varias decenas de miles de kilómetros al año, y lo seguirá siendo por muchos años, a pesar de las subidas de impuestos que puedan producirse. No obstante, la complejidad adquirida por los motores de gasóleo más modernos, la necesidad de incorporar sistemas anticontaminación más complejos, y costosos, en su fabricación y reparación, así como las revisiones impositivas, obligan, más que nunca, a utilizar la calculadora para determinar si nos conviene comprar un diésel.

Os recomendamos la lectura de las siguientes guías en las que ya hemos abordado, con profundidad, todos estos aspectos:

- Lo que debes saber si tienes un diésel o estás pensando comprar uno - Por qué comprar un diésel sigue siendo una decisión inteligente - Necesito un coche nuevo y diésel, pero tengo miedo de restricciones y prohibiciones, ¿qué opciones tengo? - 5 argumentos para defender al diésel y pensar que aún está muy vivo