CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Curiosidades

3 MIN

Lo último de Michelin no es un neumático, es una revolución para el transporte marítimo

Sergio Álvarez | @sergioalvarez88 | 14 Jun 2021
Vela Inflable Barcos Portada
Vela Inflable Barcos Portada

El grueso de transporte pesado a nivel mundial se lleva a cabo por vía marítima. Enormes barcos portacontenedores traen de Asia todas esas cosas que pedimos por AliExpress y no necesitamos, enormes petroleros transportan oro negro desde Oriente Medio y gigantescos graneleros mueven por mar commodities como granos, áridos o carbones. Es una industria completamente dependiente de los combustibles fósiles y de grandes barreras tecnológicas para la descarbonización. Por ello la innovación de Michelin es tan importante y necesaria en estos tiempos.

En verdad, Michelin no está inventando la pólvora. Ni mucho menos. Está aplicando al transporte marítimo moderno la tecnología que lo permitió en primera instancia hace miles del año: velas que aprovechan la fuerza del viento. El viento es una fuerza poderosa y completamente natural, y Michelin quiere aprovecharla para contribuir a reducir la huella ambiental del transporte marítimo pesado. No es un capricho, es una necesidad normativa: esta industria debe reducir sus emisiones en un 40% para el año 2030 y en un 70% para el año 2050.

Al ser plegables, no suponen un problema para entrar en puerto o pasar bajo puentes.

De lo contrario, incumpliría el Acuerdo de París de lucha contra el cambio climático. El sistema de Michelin se llama WISAMO (Wing Sail Mobility) y ha sido desarrollado por el departamento de investigación y desarrollo de Michelin y un grupo de inventores de origen suizo. El sistema se podría instalar en la práctica totalidad de navíos de transporte pesado, y consiste en unas gigantescas velas inflables, retráctiles y automatizadas. Están diseñadas como complemento a los motores térmicos de los barcos. Técnicamente, es hibridación mediante energía eólica.

Estas velas son hinchadas a baja presión mediante compresores eléctricos, y a tenor de las imágenes publicadas por Michelin, tienen un tamaño gigantesco. Estarían construidas en un compuesto sintético, algo en lo que Michelin tiene experiencia de sobra. La fuerza del viento, bien aprovechada, tiene la capacidad de incrementar de forma muy considerable la eficiencia de estos barcos. Michelin afirma que el consumo de combustible de este tipo de navíos podría reducirse hasta un 20% usando el sistema de velas WISAMO. Ese puede ser su principal argumento a favor.

El diseño de las velas es similar al ala de un avión.

Porque ninguna naviera abrazará la reducción de emisiones si supone un impacto negativo en su cuenta de resultados. Un aumento de la rentabilidad de los barcos y una reducción de emisiones - con su impacto positivo en responsabilidad social corporativa - será bienvenido por cualquier naviera. A día de hoy, pese a los esfuerzos de algunas navieras, los grandes navíos de transporte marítimo siguen quemando fuel-oil pesado sin refinar y cuentan con unas emisiones contaminantes absolutamente fuera de control, al navegar en aguas internacionales.

Fuente: Yanko Design