comscore
CERRAR
MENÚ
Diariomotor

11 MIN

Viajar en coche eléctrico por España: ¿hay vida más allá de Tesla?

Porsche Taycan 4s Prueba 1120 051

Viajar en coche eléctrico por España es para muchos una odisea, sin embargo en nuestra prueba de larga distancia con el Tesla Model S ya demostramos que era posible. Pero claro, hacerlo en Tesla puede tener "truco", por lo que hoy vamos a viajar en un Porsche Taycan 4S descubriendo si es posible realizar largos trayectos en eléctrico. Y lo haremos además con una condición muy importante, pues solo haremos uso de puntos de recarga rápida y acceso público, pues no hay que olvidar que la inmensa mayoría de los conductores españoles no tienen la posibilidad de tener una plaza de garaje propia donde recargar sus coches eléctricos.

El objetivo de esta prueba es descubrir hasta qué punto es posible viajar en coche eléctrico si no es un Tesla

63
FOTOS
VER TODASVER TODAS

El coche: Porsche Taycan 4S

Como montura para realizar este viaje escogimos el Porsche Taycan 4S, y más concretamente un 4S en su configuración de "Batería de altas prestaciones Plus". Esto significa que frente a un 4S normal, nuestro Taycan alcanza una potencia máxima de 571 CV (+41 CV), un par máximo de 650 Nm (+10 Nm) y ofrece una capacidad de batería neta de 83,7 kWh (+12,7 kWh). La autonomía combinada homologada bajo ciclo WLTP es de 389 Km en el peor de los casos y 464 Km en las condiciones más favorables. Y dado que una gran parte de nuestro viaje ha sido por autovía - el peor escenario - con un consumo medio de 22,6 kWh, ya os podemos confirmar que este Taycan es capaz de alcanzar los 370 Km con cada carga completa. A poco que circulemos por ciudad y a velocidades más bajas hemos podido comprobar que alcanzar los 430 Km es posible.

En materia de consumo hemos obtenido dos conclusiones. En primer lugar que el consumo del Taycan es ligeramente superior al de un Tesla Model S equivalente, una desviación que puede rondar los 2-3 kWh en condiciones generales. Pero también hemos descubierto que su consumo es también más sensible al estilo de conducción y nuestra pericia para extraer su mayor eficiencia, para bien y para mal. Conociendo cómo trabaja el sistema de propulsión del Taycan y sabiendo gestionar su función de avance por inercia, podemos conseguir consumos realmente buenos por debajo de los 20 kWh/100 Km. Pero por contra, si no realizamos esa mejor gestión que permite el coche, el consumo se verá penalizado. Desde luego, para los amantes del hypermiling es un coche muy interesante.

Pero lo realmente sorprendete de este coche eléctrico no está en su sistema de propulsión. Me explico. Si Porsche ha hecho algo bien con el Taycan es demostrar que un eléctrico de semejante concepto y peso (2.295 Kg) puede sentirse realmente deportivo. El confort es muy alto, es de hecho de los coches en los que mejor he viajado en mi ruta recurrente Madrid-Málaga-Madrid, y lo es por su aislamiento y por el comportamiento de sus suspensiones. Pero cuando llegan las curvas es donde este Taycan demuestra su verdadera valía con un comportamiento intachable. No estamos ante el todavía más rápido y ágil Taycan Turbo, pero no tengo el menor reparo en afirmar que este es el coche eléctrico mejor puesto a punto que he probado hasta la fecha, siendo muy destacable el comportamiento de frenos, suspensión y dirección, para mí lo mejor de su receta. Las cifras de potencia y par dan prestaciones de sobra, sin embargo lo que realmente impresiona es el comportamiento del vehículo cuando la carretera se retuerce, siendo ahí cuando te das cuenta que hay que mirar más allá de la apabullante aceleración de este tipo de eléctricos. Eso sí, el precio a pagar por tener en tu garaje un eléctrico así es de como mínimo 109.063 euros (116.795 euros en nuestra configuración técnica).

Viajar largas distancias en eléctrico es posible pero...

Planificación y autonomía, esas son las claves para realizar un largo viaje en coche eléctrico. La idea de salir de casa sin más para llevar a cabo un viaje de larga distancia no es posible en un coche eléctrico a día de hoy en España. En primer lugar tendremos que asegurarnos el salir con la batería a plena carga, por aquello del por si acaso, y en segundo lugar tenemos que estudiar cuál será nuestra ruta y los puntos por los que tendremos que pasar. No os equivoquéis, en ningún momento he sufrido lo del range anxiety con este Taycan - de ahí que lo escogiésemos para este reportaje -, pero de no haber hecho los deberes me habría quedado tirado seguro, con este y con cualquier eléctrico. Debemos saber cuál es nuestra ruta, evitar al máximo los desvíos y programar cuáles serán nuestras paradas en función de nuestra autonomía y destino, además debemos asegurarnos que esos puntos están realmente operativos acudiendo a las apps oficiales de sus gestoras, pues puede darse el caso de que los puntos no estén operativos por causas como mantenimiento, mejora, vandalismo, etc. Las apps de terceros no siempre funcionan bien, bien por no estar actualizado el estado del punto de recarga, bien por no funcionar su sistema de pago. Mi consejo es circular, siempre que sea posible, con un colchón de al menos 60 Km de autonomía en el coche, el móvil cargado y todas las apps oficiales instaladas y registradas.

El registro en las respectivas aplicaciones de gestores de puntos de recarga es otro punto crucial a la hora de recargar en la vía pública. No es totalmente obligado siempre, pero si queremos obtener mejores tarifas y/o acceso, tenemos que hacerlo con la respectiva cesión datos personales, bancarios, etc. En nuestro caso nos centramos en Endesa X e Iberdrola ya que son las que ofrecen mayor cobertura a lo largo de nuestro viaje de Madrid a Málaga (ida y vuelta), aunque la realidad es que la disponibilidad de puntos de recarga de Endesa X es bastante superior. Con respecto a Ionity, su presencia en España es hoy por hoy muy escasa con apenas 5 puntos y ninguno de ellos cerca de nuestro recorrido. Una vez nos centramos en los sistemas de pago, en el caso de Endesa X la app se denomina "Juice Pass", teniendo un precio general de 0,4 €/kWh en potencias de hasta 50 kW y 0,35 €/kWh por potencias de hasta 22 kW. Como alternativa Endesa X ofrece la posibilidad de comprar bonos de 200 kWh por 49,99 €/mes (0,25 €/kWh) o 35 kWh por 9,99 €/mes (0,29 €/kWh). En Iberdrola la app se llama "Recarga Pública Iberdrola", encontrando unas tarifas de 0,4 €/kWh en potencias de 150 kW, 0,3 €/kWh en potencias de hasta 50 kW y 0,15 €/kWh en potencias de hasta 22 kW.

Como alternativa para recargar rápido fuera de nuestras casas, y de forma gratuita por el momento, Porsche permite que sus clientes puedan recargar en sus concesionarios siempre que lo necesiten. Para ello ofrecen puntos de recarga que van desde los 22/50 kW que encontramos en Porsche Marbella a través de un único punto, hasta los 320 kW disponibles en los 6 Turbocargadores que ha instalado Porsche Madrid Norte. Para recargar el Taycan 4S tenemos dos opciones, recarga lenta (AC) de hasta 11 kW o recarga rápida (DC) de hasta 270 kW. En recarga lenta de 9,6 kW, nuestro Taycan 4S necesitaría de 9 horas para recargar el 100% de la batería. En el caso de usar recarga rápida, y recargando del 5% al 80%, si recargamos a 50 kW necesitamos 93 min y si recargamos a 270 kW serían 22,5 minutos.

¿Y en cuánto dinero y tiempo se traduce esto por viaje? Vamos a ello. Realizar un Málaga-Madrid con el Porsche Taycan 4S supone recorrer 562.3 Km con un consumo medio de 22,6 kWh/100 Km. Teniendo en cuenta esto, y dado que hemos hecho uso único de recarga rápida, recargando en puntos de Endesa X de hasta 50 kW, el coste del viaje con la tarifa general es de 50,83 € (0,4 €/kWh por 127,08 kWh consumidos), pudiendo reducir ese importe a 31,77 € si nos acogemos al sistema de bonos (0,25 €/kWh). Si hubiésemos recargado únicamente en puntos de hasta 50 kW de Iberdrola, el precio del viaje habría sido de 38,12 € (0,3 €/kWh). En cuanto al tiempo, hacer un viaje de esta magnitud en un coche convencional requiere de 5 horas a velocidad legal y sin paradas, algo que en nuestro caso supuso incrementar la duración hasta las 6 horas debido a la necesidad de parar para recargar, y eso que el viaje lo comenzamos con las baterías al 100% de su carga.

La reserva de los puntos de recarga es una pieza clave para ahorrar esperas y viajes en vano. Endesa X permite reservar el punto de recarga por un perido de 15 minutos de forma gratuita. Iberdrola por su parte permite 30 minutos de forma gratuita, pero si no comenzamos la recarga pasado ese tiempo, se nos cargará 1 € como penalización. Acudir a un punto de recarga sin reserva no suele ser un problema a día de hoy, pero dado que la mayoría de estos puntos solo permiten la recarga rápida para 1 solo coche, mi mejor recomendación es cerciorarse de su disponibilidad por adelantado. Por poner un ejemplo, recargar al completo un Taycan 4S como el que hemos conducido lleva más de 2 horas, por lo que imaginaros la cara que se os puede quedar si necesitáis recargar vuestro eléctrico y me encontráis allí recargando.

Conclusiones: Tesla es el referente, pero ya no están solos

Lo mejor de Tesla no son sus coches, su polifácetico CEO o su legión de fans. Si Tesla ha hecho algo bien como fabricante de coches eléctricos es ofrecer a sus clientes una infraestructura de recarga rápida que sigue siendo un referente. No tengo dudas al respecto, pues por disponibilidad de puntos, potencia de carga y precio juegan en otra liga. Sin embargo no hay que olvidar que para acceder a esa infraestructura también debes conducir un Tesla, y eso es algo que no todo el mundo quiere o puede hacer, siendo justo ahí donde entran en juego otras infraestructuras de recarga como las que hemos probado a lo largo de este viaje.

Centrado especialmente en Endesa X, y en bastente menor medida en Iberdrola dada su escasa presencia en nuestro viaje, mi experiencia ha sido bastante positiva con todos los puntos de recarga de hasta 50 kW que he probado. No voy a negar que he echado de menos potencias de 100-150 kW por lo que ello implica en tiempos de recarga para un eléctrico de casi 90 kWh (el Taycan soporta hasta 270 kW), pero tampoco puedo olvidar el hecho de que en realidad son muy pocos los coches eléctricos - no Tesla - a la venta que soportan 100 kW o más. Poco a poco comienzan a lanzarse coches compatibles con esas recargas más potentes, estando ya en los planes de Endesa X e Iberdrola implantar puntos de 150 y hasta 350 kW a medio y largo plazo.

Y esto me sirve para llegar a otra reflexión, y es que en realidad hay dos aspectos que me parecen bastante más relevantes que la potencia de carga a día de hoy. En primer lugar considero que se debería simplificar cuanto antes los sistemas de acceso y pago de los puntos de recarga, asemejándose lo máximo posible a los surtidores de combustible con TPV integrado. Seleccionar los kWh a recargar, pasar la tarjeta y listo. Y en segundo lugar, y ya pensando en un futuro más a medio plazo, dimensionar los actuales puntos de recarga pública para permitir la recarga simultánea de varios coches, pues en todos los puntos de recarga donde he parado - salvo en uno - no era posible recargar rápido más de un coche, por lo que en dos ocasiones me tocó esperar a mí o hacer esperar a otro conductor, para poder recargar. No hay que olvidar que en esa futura España electrificada el grueso de coches seguirán aparcándose en la calle, y por lo tanto tendrán que recargar en puntos de recarga como los que hemos usado en este viaje.

¿Quieres saber todavía más sobre esta experiencia?

En nuestra cuenta de Instragam tienes un destacado con toda nuestra experiencia viajando con el Porsche Taycan 4S, contando momento a momento cómo fue esta semana acumulando kilómetros y recargando únicamente en puntos de recarga pública.