God bless America. Así supongo que debería empezar una noticia que anuncia la posibilidad de ir a tu concesionario Dodge o Chrysler más cercano y comprar directamente de fábrica no un coche sino un motor V8 con más de 1.000 caballos de potencia. Y es que Mopar ha iniciado la andadura comercial de uno de sus motores más bestias poniendo a la venta el 'Hellephant', un bloque de ocho cilindros en uve cuya potencia de serie, tal cual lo pongamos en marcha, es de un millar de caballos.

Continuar leyendo »

Aunque Speedkore no son demasiado conocidos a este lado del charco, este preparador estadounidense ha creado algunas de las preparaciones más espectaculares de los últimos años. Además, Speedkore es uno de los mejores especialistas de todo Estados Unidos en la fabricación de piezas de fibra de carbono. De hecho, la carrocería completa del Dodge Charger Evolution que tenéis en vuestras pantallas está completamente construida en este material compuesto. Este Dodge Charger no tiene 1.600 CV y un motor marino de Mercury - como el increíble Tantrum - pero sí está poseído por un demonio.

Continuar leyendo »

Hace unos días os presentamos un artículo en el que os hablábamos de cinco coches que sus marcas habían arruinado a lo largo de su historia. Algunos de aquellos cambios generacionales terminaron con denominaciones míticas - como ocurrió con el Lancia Delta - mientras que otros lograron encauzarse, reinventándose de forma más o menos satisfactoria. En esta segunda parte seguimos con esta galería de los horrores, en la que encontramos un Dodge Charger de tracción delantera o un Lotus Elise con serios problemas de sobrepeso. Pasen y vean, aunque no podamos garantizarles que sea de su gusto.

Continuar leyendo »

Hellephant. Ese es el apodo que ha escogido MOPAR, el distribuidor de componentes de personalización del grupo Fiat Chrysler, para un nuevo motor que entrega nada más y nada menos que 1.014 CV de potencia. El nombre escogido no podría ser más apropiado para un motor que, si por algo brilla, es por su tamaño y su extraordinaria potencia. Hablamos de un bloque de casi 7.0 litros de desplazamiento, por su puesto con ocho cilindros, y sobrealimentado para conseguir estas cifras de escándalo. Y qué mejor que este Dodge Super Charger, la modernización de un Charger de 1968, para presentárnoslo.

Continuar leyendo »

Dodge es posiblemente uno de los fabricantes generalistas más pasionales del mercado. Claro está, si tienes la suerte de vivir al otro lado del charco. Por menos de 40.000 dólares puedes llevarte a casa un coupé de dos puertas con un motor V8 de casi 500 CV y una actitud que muchos coches europeos quisieran. Un coche como el Dodge Challenger 392 HEMI Scat Pack Shaker que probamos en Diariomotor hace un par de años. Ahora, Dodge salpimenta con un poco más de nostalgia sus Challenger y Charger con los Shakedown Package y más colores de inspiración clásica.

Continuar leyendo »

¿Era necesario? Sinceramente tenemos muchas dudas al respecto. Cuando uno imagina un muscle car, como un Chevrolet Camaro, piensa en un motor de ocho cilindros en uve, con su sonido gangoso y penetrante, o en su defecto un motor de seis cilindros en uve. Con la última generación de Chevrolet Camaro y Ford Mustang incluso hemos asumido, y nos hemos acostumbrado a él, la presencia de un cuatro cilindros turboalimentado. ¿Pero qué sucedería si montásemos un motor diésel en un Chevrolet Camaro y un Dodge Charger? El resultado en este vídeo.

Continuar leyendo »

Durante el punto más álgido de la era muscle car - el periodo 1968-1972 - los fabricantes americanos competían ferozmente por desarrollar nuevos atractivos para sus coupés de altas prestaciones. Nombres estrambóticos, referencias culturales juveniles y paquetes de extras de lo más locos. Chrysler desarrolló en aquella época sus HIP - High Impact Paint - pinturas de tonos atrevidos, ideadas para llamar la atención. Poco a poco, están siendo rescatadas por Dodge, destinadas a sus modelos con más sabor histórico.

Continuar leyendo »

El Tantrum de SpeedKore es una de las preparaciones más impresionantes que he visto en los últimos tiempos. Se trata de un restomod de altura, sobre la base de un Dodge Charger del año 1970. Hemos dado buena cuenta de esta preparación en un artículo a fondo, pero por recapitular, han rediseñado al completo el muscle car: tiene una carrocería de fibra de carbono, un interior completamente nuevo y bajo el capó un gigantesco motor V8 de 9,2 litros fabricado por Mercury Racing. Entendemos que Jay Leno esté excitado por ponerle las manos encima.

Continuar leyendo »

28 de febrero de 2016

No sé por donde empezar. La preparación de SpeedKore Performance es tan impresionante en tantos aspectos que me siento abrumado, sólo me apetece rendirle un tremendo homenaje y respeto. Todo empezó con un Dodge Charger de principios de los años 70, un muscle car que han convertido en una máquina desquiciada, que sólo piensa en devorar superdeportivos. Y lo hace con la ayuda de una carrocería completamente construida en fibra de carbono y un gigantesco motor Mercury Racing, un V8 para barcos de competición con 1.650 CV.

Continuar leyendo »

15 de diciembre de 2015

Hennessey Performance se caracteriza por crear preparaciones de altos vuelos sobre la base de vehículos principalmente estadounidenses. Los últimos en sumarse a la familia Hennessey han sido los hermanos favoritos de medio mundo, los mellizos Hellcat. Dos mellizos de armas tomar, ambos equipados con un 6.2 V8 HEMI Supercharged con 707 CV de pura potencia americana. Hennessey es texano, y es más yankee que los propios yankees. Por ello, ha decidido que es buena idea que reciban potencias de hasta 852 CV.

Continuar leyendo »