27 de diciembre de 2018 (*) actualizado a las 13:43

La nanotecnología permitirá un futuro eléctrico sostenible

( @jesusmonterob ) el

En estos tiempos en los que vivimos nadie duda que el futuro del transporte pasa por el empleo de tecnologías limpias; los motores de combustión de combustibles fósiles tenderán a desaparecer y los vehículos eléctricos supondrán el nuevo medio de locomoción para el futuro próximo.

Sin embargo, y aunque se terminen las emisiones producidas por los motores de combustión, los vehículos eléctricos tampoco son limpios al cien por cien. Las diferentes tecnologías aplicadas a las baterías recargables de estos vehículos incluyen componentes muy contaminantes: plomo ácido, níquel-hidruro metálico o ión-litio que además tienen limitaciones tecnológicas, un alto coste y en algunos casos problemas de fiabilidad y seguridad. Ésto, unido a una materia prima limitada y finita, supondrá un problema medioambiental y sobretodo económico para un mercado que superará los dos mil millones de dolares de negocio anuales para 2015.

Por este motivo, organizaciones y empresas de todo el planeta están buscando una tecnología más limpia, eficiente y barata para la acumulación de energía. Ésto pasa necesariamente por utilizar la nueva nanotecnología en la investigación de materiales que cumplan con estas expectativas. Uno de los proyectos más importantes a nivel mundial sobre la búsqueda de esta tecnología está englobado dentro del Septimo Programa Marco de la Unión Europea. Este proyecto, denominado PolyZion, busca desarrollar baterías de recarga ultra-rápida mucho más eficientes mediante el uso de zinc-plástico, una tecnología novedosa, barata y medioambientalmente sostenible.

El proyecto combina una nueva clase de electrolitos más baratos, insensibles a la humedad y el aire y ambientalmente sostenibles, junto con depósitos nanoestruturados de zinc y unos novedosos polímeros conductores de carga ultra-rápida. Esta tecnología promete ser más barata, más ligera y más segura que cualquiera de las actuales, y además muy poco contaminante.

La verdad es que el proyecto tiene muy buena pinta, la nanotecnología nos facilitará entrar en una nueva era para el mundo del automóvil y como vemos llega en el momento adecuado para permitirnos avanzar hacia la implantación definitiva de los vehículos eléctricos. ¿Os imagináis una batería del tamaño de un paraguas que nos permita una autonomía de unos 600km y que se recargue en tan solo 5 minutos?. Quizás algún día sea posible y seguramente ese día esté cada vez más cerca gracias a los avances tecnológicos proporcionados por la nanotecnología y las nanoestructuras.

Imágenes: Matt Biddulph, Joshua Rothhaas
Fuente: Nanotechnology Now, Comisión Europea – Programa Séptimo Marco (7PM)
En Tecmovia: Th!nk City, a prueba: eléctrico, pequeño y demasiado sencillo, Me compro un eléctrico, y… ¿dónde lo reparo?

Comentarios...

No está permitido comentar.