27 de diciembre de 2018 (*) actualizado a las 13:43

Carreteras electrificadas para coches eléctricos

( @reygarrido ) el

Hace tiempo que los coches eléctricos dejaron de ser el futuro para convertirse en el presente de la movilidad. Sus ventajas con respecto a los de combustión interna son bastante obvias y de sobra conocidas por todos: alta eficiencia energética, ausencia de ruidos y de emisiones de gases y partículas, y una independencia directa de los combustibles fósiles. Sin embargo, aún les queda un largo trecho por recorrer en lo que a la autonomía de las baterías se refiere.

Para intentar solventar este grave problema, Masahiro Hanazawa, uno de los investigadores de Toyota Central R&D Labs, y Takashi Ohira, de la Universidad Tecnológica de Toyohashi, están trabajando en una nueva solución que permita la recarga de las baterías durante la marcha.

A decir verdad, la idea de la recarga en marcha no es demasiado novedosa, y ya se han realizado varios estudios para intentar probar su viabilidad. No obstante, en este caso la innovación reside en el método utilizado para el traspaso de la energía de la red al coche.

Para idear su sistema, los investigadores se fijaron en las líneas de tensión que alimentan a los trenes y tranvías y posteriormente intentaron optimizar el diseño de forma que no fuese necesario el uso de pantógrafos (el mecanismo que une los cables con la parte superior de los trenes).

Para ello decidieron transformar la frecuencia de la red eléctrica al espectro de radiofrecuencia (RF) utilizando conversores de alta velocidad que irían colocados a lo largo de la carretera. Esta nuevo voltaje RF se aplicaría a unos raíles de acero colocados a lo largo de la misma, de los que el coche obtendría la electricidad por inducción gracias a cuatro mallas metálicas situadas en el interior de las ruedas.

Aunque los experimentos se realizaron con corrientes de baja intensidad, demostraron que la implantación de esta tecnología es factible.

La ventaja de esta tecnología en comparación con otras que proponen la instalación de bobinas inductoras a lo largo de la carretera es que la distancia de los raíles a las ruedas es más pequeña, con lo que se consigue una mayor eficiencia en la transferencia de energía.

En cualquier caso, no parece que las carreteras electrificadas vayan a formar parte de la red de carreteras de ningún país a corto o medio plazo, aunque su implantación supondría un hito en la historia de la movilidad. Y es que además de olvidarnos de la preocupación de quedarnos tirados, también sería posible reducir el número de baterías que cada incorpora cada vehículo, de forma que se reduciría el peso y aumentarían las prestaciones.

Desde luego es una pena que, de momento, sea económicamente inviable.

Fuente: Physorg
Fotografía: VeZoul | Chevrolet
En Tecmovia: Cargadores de inducción bajo el asfalto del circuito

Comentarios...

  1. Marcos Alberto Sanmartín Perei

    Yo me imaginaba unas ruedas con una parte metalica por el centro por ejemplo pero si es posible que siga siendo todo goma es impresionante.

No está permitido comentar.