27 de diciembre de 2018 (*) actualizado a las 13:43

Pero ¿habrá coches en el futuro? Los fabricantes de automóviles y sus estrategias para el mañana

el

El sector del automóvil vive un periodo de refundación. La entrada de las tecnologías de la información y la comunicación en el campo de la movilidad, así como un paulatino cambio en la relación de la sociedad con el coche han puesto a los fabricantes ante una encrucijada en su modelo de negocio. Mirándose en el espejo de otros sectores los fabricantes no han esperado a que el porvenir llegase y han salido en su busca. Quizá fijándonos en cómo planifican su negocio tengamos pistas sobre nuestro futuro.

Investigación en la sociedad

Como en cualquier sector de negocio, saber cómo evolucionan los gustos de los clientes es vital. En unas pocas décadas el 70% de la población mundial vivirá en ciudades, la mayoría de ellas muy pobladas y los fabricantes han comprendido que buena parte de su futuro se juega en las grandes urbes.

Renault premiará proyectos de fin de carrera sobre movilidad urbana a través de su “Fundación Movilidad Sostenible”

La mayoría de las empresas de automoción dedican parte de sus investigaciones a colaboraciones con centros de estudios que estudien las tendencias en la movilidad del futuro. En otros casos, como Renault con su reciente iniciativa “Fundación Movilidad Sostenible”, la idea es incentivar la investigación privada, mediante un premio a proyectos de fin de carrera en el campo de la movilidad urbana. Pero quizá los dos casos más destacados son Audi y BMW.

Audi Urban Future Award es un proyecto interdisciplinar en el que arquitectos y sociólogos de todo el mundo trabajan en identificar las líneas maestras de la movilidad en las ciudades del futuro a través de su urbanismo, sociología, etc. La guinda es un concurso entre estudios de arquitectura con propuestas para las ciudades del futuro próximo. Un proyecto de medio y largo plazo en el que paradójicamente lo que más se repite es que en la ciudad del futuro el coche tendrá un papel secundario.

BMW Guggenheim Lab tiene un punto de partida similar: investigar aspectos culturales y sociales de la vida en las metrópolis a lo largo de seis años y nueve ciudades. El laboratorio itinerante pretende, mediante talleres y ciclos de debates abiertos, extraer conclusiones acerca de las principales tendencias de la vida en las ciudades actuales. El próximo día 15 de junio estrenará su segunda parada, Berlin.

BMW Guggenheim Lab abrirá sus puertas el 15 de junio en Berlin

El objetivo final de ambos será hacer un mapa del presente y futuro de la movilidad en las ciudades del mundo para adivinar el papel que tendrán el automóvil y sus fabricantes.

Innovación técnica: las TIC y el automóvil

Una de las mayores revoluciones a nivel técnico es precisamente la integración de las tecnologías de la información y la comunicación en las máquinas de desplazarse, y las marcas de coches invierten en ello con decisión. Los sistemas de comunicación usuario – vehículo a través de smartphone permiten obtener datos y configurar el vehículo en función de las necesidades del dueño o del conductor. Aplicaciones como “Volvo On Call” son un “ordenador de abordo” portátil, mientras otras como la reciente telemetría en tiempo real de Opel – OPC dan datos sobre el rendimiento del coche. Pero ¿Sólo eso?


Las alianzas de las marcas de coches con los gigantes de la informática (como Microsoft con Ford o con Toyota…) tienen como objetivo mucho más que consultar tu correo desde el coche. La comunicación del vehículo con su entorno vía Internet y GPS permitirá reaccionar al tráfico en tiempo real o reservar aparcamiento en la zona a la que nos dirigimos, entre otras cosas.

Las alianzas de fabricantes de coches y de productos informáticos impulsarán las «SmartCities»

Pero también será capaz de adaptar los parámetros del vehículo a la vía por medio de geolocalización, y caminar hacia las “Smart Cities” y los coches autónomos mediante una comunicación usuario – vehículo – ciudad en campos tan distintos como el comercio, el medio ambiente o la fiscalidad. Daimler y Google firmaron un acuerdo el año pasado para integrar servicios de Google Maps en el software de los coches y desarrollar nuevas aplicaciones en colaboración. Todos los fabricantes saben que de la integración de las TIC y el automóvil saldrá un campo de batalla totalmente nuevo.

¿Poseer o usar? Nuevas formas de relación con el cliente

Juntando lo anterior queda claro que los fabricantes saben que la experiencia de usuario del vehículo y su conexión con la ciudad pronto importarán más que sus aptitudes mecánicas. La tasa de coches por habitante en las grandes ciudades depende más de la densidad de población que de la renta media de los habitantes, y los jóvenes de países como Estados Unidos o Inglaterra cada vez se interesan menos por los coches, porque en las grandes ciudades sale caro y tiene pocas ventajas. Si en el futuro cada vez viviremos más en ciudades y estas serán más densas, la respuesta se formula sola: Car Sharing.

Daimler explora el Car Sharing con «Car2Go» y BMW con «Drive Now

El grupo Daimler ya explora este negocio con Car2Go, una plataforma de coches compartidos implantada en centroeuropa y Estados Unidos. Car2Go se sirve de Internet y los smartphone para poner decenas de Smart, el más pequeño de la casa, al servicio de los usuarios. En esta aventura Daimler ha contado con Europcar, la mayor empresa de alquiler de coches de Europa, que fue a su vez propiedad de VW entre 1999 y 2006.
BMW también ha desarrollado su propia plataforma de Car Sharing coincidiendo con el lanzamiento de su submarca BMWi. Se trata de “Drive Now”, en la que se integra también su marca Mini, y que ha desarrollado con Sixt. La marca bávara ha tomado tan en serio el cambio de negocio futuro que los dossieres de prensa de BMWi se refieren al Grupo BMW como “…oferente líder de productos y servicios selectos en el sector de la movilidad individual” toda una declaración de intenciones.

Otras marcas han elegido otros caminos para investigar en el Car Sharing, como Toyota que ha puesto en marcha dos interesantes proyectos. Por un lado, una asociación estratégica con Zipcar para implantar Prius Plug In en Estados Unidos. Por otro la implantación de coches compartidos en tres urbanizaciones de Tokyo y Nagoya dentro de un proyecto piloto para explorar las ventajas del coche compartido en comunidades pequeñas. Por su parte el consorcio Nissan – Renault apuesta, además de por pequeños proyectos de Car sharing, por fórmulas alternativas en la posesión y uso de los coches, como el renting de las baterías en sus Fluence y Twizy o el alquiler puntual de coches de motor convencional para los dueños de Nissan Leaf.

Toyota presta coches eléctricos a comunidades de viviendas en Tokyo como proyecto piloto de Car Sharing

Los fabricantes parecen tener claro, por tanto, que en el futuro próximo la tradicional fórmula de comprar un coche y poseerlo en exclusiva podría entrar en profunda crisis. Y que quizá en el futuro próximo, en vez de vender coches, tengan que pasar a vender, nada menos, desplazamientos.

Fuente: Audi Urban Future Initiative | BMW Press | BMW Guggenheim Lab | Car2Go | Daimler Press | Drive Now | Europcar | Fundación Renault Movilidad Sostenible

Fotografías: BMW Press | BMW Guggenheim Lab Press | Ford Media

En Tecmovia: La importancia del diseño de la interfaz de usuario y el trabajo de las marcas con respecto a esto | OPC Power App. Telemetría avanzada para el Opel Astra OPC e iPhone | Nostalgia del futuro: las ciudades en 2030 | Navegadores. Estado de la tecnología del automóvil

Comentarios...

No está permitido comentar.