CERRAR
MENÚ
Diariomotor Tecmovia
Volvo

5 MIN

El proyecto SARTRE finaliza su andadura revelando grandes e importantes beneficios

David Clavero | 18 Sept 2012

El proyecto piloto SARTRE para la evaluación de los trenes de carretera mediante el uso de la conducción autónoma ha finalizado con éxito. Y éxito es la palabra empleada por Volvo para mostrar las virtudes que se han puesto de manifiesto tras la realización de una gran cantidad de pruebas tanto en circuito cerrado como en condiciones de tráfico abierto.

SARTRE permite trenes de carretera con hasta 8 vehículos conectados. Circular por autovía mientras desayunas leyendo el periódico es posible

Con Volvo como la cabeza visible del proyecto SARTRE, la finalización del estudio ha permitido al fabricante hacer público que su próximo objetivo será la búsqueda del liderazgo en el uso de la conducción autónoma. Una ambiciosa meta que pretende hacer llegar al mercado el máximo exponente que se conoce en la actualidad en relación con tecnologías aplicadas a la seguridad y a la conducción.

Mas seguridad, menor consumo y mejor vida a bordo

SARTRE además se fijó otras importantes metas en la búsqueda de la máxima eficiencia a través del estudio e implantación de soluciones telemáticas, mejora de la aerodinámica empleando el diseño de un tren de carretera y favoreciendo la reducción en el consumo de carburante empleando una inteligencia que permita eliminar cambios puntuales en la conducción permitiendo mantener entre 6 y 8 vehículos con un mismo perfil de circulación.

Las mejoras que propone SARTRE hablan de reducción del impacto ambiental, mejora en la seguridad y reducción del consumo de carburante

En resumidas cuentas el proyecto SARTRE ha servido para mostrar el potencial de optimización del tráfico en autovías y autopistas. Teniendo en cuenta que la base del proyecto ha sido mantener una distancia entre vehículos de 4 metros permanentes, todos los vehículos implicados se comportaban como un único elemento propiciando que el ahorro energético en la realización del trayecto consiga alcanzar hasta un 20% si lo comparamos con la realización del mismo trayecto con cada uno de los vehículos de forma independiente.

La idea, básicamente, es hablar de un único elemento en circulación con independencia de los vehículos que estén implicados. Un conductor profesional es el encargado de encabezar el convoy, normalmente será un camión o cabeza tractora ya que las vías rápidas son su escenario de trabajo, a través de un sistema telemático, otros vehículos se van colocando a la zaga del anterior dejando hacer a la tecnología para que ésta se encargue de seguir conduciendo por nosotros.

Conducción autónoma solo para vías rápidas

La mejora en seguridad se ha revelado como otro de los factores de importante repercusión ya que, a diferencia del tráfico habitual, el tiempo de respuesta ante situaciones inesperadas se reduce a la mínima expresión. En cierto modo hablamos de que los ojos del sistema se sitúan en la cabeza del convoy, por lo que a través de la conexión permanente, cualquier incidente registrado en este punto es remitido al resto de vehículos de manera inmediata. Si el primer vehículo frena, todos los demás vehículos sabrán que frena en ese mismo instante.

El ahorro energético sale a la luz gracias a dos concepto igualmente importantes. En primer lugar encontramos la reducción de la rozamiento con el viento gracias a albergar distancias mínimas entres vehículos (4 metros) que favorecen el comportamiento de todos los vehículos como un único elemento.

En segundo lugar encontramos la gestión inteligente y colectiva de las mecánicas. Una forma más evolucionada de lo que entendemos en la actualidad por control de crucero, una herramienta que limita los cambios violentos y esporádicos de la conducción en todos los vehículos conectados, favoreciendo una velocidad sostenida y un comportamiento más relajado para primar en todo momento el funcionamiento más eficiente de los motores.

Una realidad de futuro para problemas del presente

La próxima apuesta de Volvo pasará por implicarse de lleno en la conducción autónoma

La finalización del proyecto habla de un «todo ventajas» a la hora de implantar esta modalidad de circulación en las carreteras europeas. La tecnología existe y es capaz de llevar a cabo a una creación de vías preferentes para trenes de carretera de este tipo, sin embargo la problemática se da de bruces con escenarios poco dispuestos para acoger el desarrollo de esta tecnología.

Hablar de futuro sin fechas es poco menos que imaginar por no decir soñar, Volvo confía en que el proyecto pueda materializarse en un futuro con un importante apoyo de administraciones y sectores públicos, en este caso la industria ya partiría con total capacidad y disponibilidad. Por otro lado se deja la puerta abierta a que el transporte público de largas distancias por carretera pueda y deba de incluir esta nueva forma de conducción.

Las mejoras existen pero… ¿Son suficientes para apostar por SARTRE?

Fuente: Volvo | Sartre-project.eu En Tecmovia: Volvo quiere liderar el uso de la conducción autónoma en el mercado | Volvo nos presenta sus nuevos avances en seguridad y conducción autónoma | Proyecto SARTRE: una forma realista de reducir el consumo, incrementar la seguridad y mucho más