27 de diciembre de 2018 (*) actualizado a las 13:43

¿Una segunda vida para las baterías del Chevrolet Volt?

( @@davidgartes ) el

Tal como os contábamos hace más de un año, General Motors y ABB están trabajando en la reutilización de baterías procedentes de vehículos eléctricos, una vez que su vida útil en el coche se considera agotada. A partir de las baterías del Chevrolet Volt, ya han desarrollado un prototipo en el que estos packs cobran vida de nuevo.

Si queremos que los eléctricos tengan futuro, más vale que podamos hacer algo así con sus acumuladores

El prototipo estaría compuesto por una matriz de cinco packs de baterías usadas, cada una de las cuales contaría todavía con un almacenamiento de alrededor de 10 kWh (cuando son nuevas, tienen 16 kWh). Las posibilidades de utilización de un dispositivo así son realmente interesantes, y todavía lo son más cuando sabemos que a esas baterías les queda un 70% de su vida útil total por utilizar (más de 20 años).

La siguiente pregunta podría ser ¿para qué sirve un pack de baterías una vez fuera del coche? Bueno, pues la capacidad de almacenar energía que todavía mantienen, aunque algo mermada, sigue siendo muy valiosa para otros usos. Conectada a una vivienda, una «batería de baterías» que totalice 50 kWh podría dar energía a un hogar durante muchos días, tal vez más de una semana si no consumen mucho.

Se abre la posibilidad de no sufrir nunca apagones

Con este dispositivo, se abre la posibilidad de no sufrir nunca apagones, de tener una enorme autonomía ante catástrofes naturales o averías prolongadas, comprar la energía a la red en horas valle para consumirla con ese coste mínimo cuando la necesitemos, o instalar paneles solares en el tejado y utilizar esa energía por la noche o en días sin sol, incluso para cargar otro coche eléctrico. En definitiva, separar el momento de generación del momento de consumo, con todo lo que ello implica.

Chevrolet Volt

Por supuesto, si el proyecto llega a buen puerto, debería tener un importante efecto reductor en el coste total de híbridos y eléctricos. La razón es que el valor residual de este carísimo componente se traduciría en un ingreso extra en el momento de la venta del vehículo como usado.

El uso doméstico sería «pan comido» para la batería

En una demostración para la prensa realizada por General Motors, el prototipo funcionó a la perfección. Además, puesto que la demanda de potencia energética de un hogar es tan sólo una fracción de la de un coche (como mucho 3 o 4 kW en una casa, frente a un máximo de 111 kW para mover el coche) resulta que el uso doméstico sería «pan comido» para la batería, que vería así prolongada su vida útil todavía más.

En cualquier caso, si queremos que los eléctricos tengan futuro, más vale que podamos hacer algo así con sus acumuladores.

Fuente: New York Times | Chevrolet
En Tecmovia: Mis baterías duran 10 años; y después ¿qué? | ¿Es viable vender energía eléctrica sobrante de las baterías de nuestro vehículo?