27 de diciembre de 2018 (*) actualizado a las 13:43

Google Glass en el coche: las aplicaciones del futuro para conducir

( @dseijo ) el

Los numerosos avances en tecnología de la última década están llegando tímidamente a los coches (música en streaming, internet, etc), pero a un ritmo mucho más lento de lo que llegan a nuestros teléfonos móviles. Esto es debido a la diferencia entre el ciclo de vida de un coche y de un móvil (un coche tarda muchos años en diseñarse, un móvil no).

Pero puede que sea hora de cambiar el chip: quizás no es el coche el que necesite integración con internet para ciertas cosas, somos nosotros. *Google Glass* es el nombre de unas gafas que pretenden cambiar la idea de un dispositivo táctil que llevamos en el bolsillo, para integrarlo con nuestra vida. Proyecta sobre nuestros ojos la información, a la vez que mantenemos la vista en lo que estemos haciendo, y se maneja por la voz.

Con un juguete así no podemos evitar pensar *qué consecuencias puede tener para la conducción*. Habrá escépticos que piensen que esto no va a tener utilidades, serán los mismos que dudaron también del smartphone.

Tiempos muertos de conducción

Para aquellos a los que nos gusta conducir existen dos tipos de conducción: la que se disfruta y la que nos lleva de un lado a otro. A mí me encanta conducir, pero he de admitir que hacer 70 km por una autopista con el control de velocidad activado no representa para mí un gran aliciente emocional. Para aquellos a los que no les gusta conducir, todos los kilómetros son del mismo tipo.

Así pues, podríamos considerar que la mayoría de los kilómetros que hacemos son tiempo desaprovechado o, al menos, aburrido. Esto es muy discutible, ya que para algunos es nuestro único tiempo para pensar y reflexionar pausadamente, pero hagamos el ejercicio de imaginar cómo aprovechar ese tiempo.

Google Glass y el futuro del automóvil conectado

Google Glass ofrece una serie de utilidades como tomar fotos, escribir, llamar, leer, compartir vídeos, etc. Todas estas acciones las podemos considerar útiles mientras vamos en coche, ya que el simple reconocimiento de voz era algo que hasta ahora sólo funcionaba para llamadas pero no, por ejemplo, para escribir texto.

Un paso más allá sería poder leer correos u otra información sin apartar la vista de la carretera. Lo sé, esto no es en absoluto seguro. Pero dejaremos las consideraciones sobre seguridad y legislación para un último apartado, de momento estamos soñando.

Pero la verdadera utilidad de Google Glass serán *todas aquellas que todavía nos cuestan imaginar*. Pensemos en el smartphone que tenemos en el bolsillo, y en las aplicaciones que más útiles nos resultan. ¿Diríamos en 2005 que iban a ser esas? Por el mismo motivo, en 2021 tendremos aplicaciones en nuestras gafas que ahora nos resultan difíciles de imaginar, pero que nos permitirán *ser más productivos, más felices o ambas* mientras conducimos. O, al menos, nos permitirán intentarlo.

Navegadores integrados, información meteorológica, dictado de e-mails, grabación de rutas de carretera para compartirlas, grabación de la conducción para determinar responsabilidades en un accidente (aquí los rusos nos llevan ventaja)… ¿empieza a parecer suficientemente interesante?

No todo tiene por qué ser positivo. Imaginemos que en 2025 nos para la Guardia Civil:

– Buenas tardes señor, se ha saltado usted un semáforo en rojo
– Vaya, lo siento agente, no lo he visto
– ¿Seguro? Enséñeme la grabación de sus gafas…

La historia os resultará familiar si habéis visto la serie Black Mirror. La tecnología ya existe, sólo falta que sea suficientemente manejable y barata.

Google Glass en el coche

Consideraciones sobre la seguridad

¿Se podrá conducir utilizando Google Glass? Sí, pero no en España. Esa sería mi apuesta a día de hoy. Por una parte podríamos pensar que es un avance del control por voz del coche, ya que no tenemos que apartar ni la vista de la carretera ni las manos del volante, pero entiendo que a la DGT le resultase complicado permitir un aparato con el que se pueden ver películas o chatear mientras se conduce. Es uno de los retos a los que nos tendremos que enfrentar mientras la tecnología de las comunicaciones avance a un ritmo mucho más rápido que el «coche autónomo»:http://www.diariomotor.com/tecmovia/tag/conduccion-autonoma/.

Otra opción es que los fabricantes de coches integren esa tecnología en los parabrisas permitiendo sólo algunas aplicaciones determinadas. Seguro que lo harán, pero al igual que ocurre actualmente, las aplicaciones de fabricantes de coches son comparativamente mucho más caras y están a un nivel más bajo que las que podemos encontrar para plataformas Android o iOS.

Más información: «Google»:http://www.google.com/glass/
En Tecmovia: «Realidad aumentada en el coche»:http://www.diariomotor.com/tecmovia/tag/realidad-aumentada-coche/, «Pioneer acerca la realidad aumentada al parabrisas de nuestro vehículo»:http://www.diariomotor.com/tecmovia/2012/05/10/pioneer-acerca-la-realidad-aumentada-al-parabrisas-de-nuestro-vehiculo/, «BMW nos propone un parabrisas repleto de información gracias a la realidad aumentada»:http://www.diariomotor.com/tecmovia/2011/10/12/bmw-nos-propone-un-parabrisas-repleto-de-informacion-gracias-a-la-realidad-aumentada/

Comentarios...

No está permitido comentar.