27 de diciembre de 2018 (*) actualizado a las 13:43

El futuro del «pagar por aparcar»: Audi Connect Wireless Payment

el

Las comunicaciones y la tecnología de la información han producido un cambio silencioso en el panorama de la automoción, pero dentro de ellas no todo es conducción autónoma. Las tecnologías de comunicación entre coches, o entre coche y cualquier otro dispositivo (como la que Mercedes anuncia para los próximos meses), dan resultados que pueden cambiar seriamente la forma en la que usamos los coches. Audi presenta ahora su proyecto Connect Wireless Payment, un sistema automatizado de pago en parkings cuya aplicación puede influir más de lo que pensamos en nuestros hábitos de conducción.

Audi Connect Wireless Payment


En el mundo del automóvil se podría decir que, parafraseando la cita atribuída a John Lennon, «El futuro es aquello que sucede mientras hacemos planes». Los coches de principios del siglo XXI no vuelan sobre las ciudades como se esperaba un siglo atrás, pero eso no significa que el futuro no haya llegado, sino que tiene una forma diferente de la que esperábamos.

Audi Connect Wireless Payment se prueba con 13000 conductores y 9 aparcamientos con más de 6000 plazas en total en la ciudad de Ingolstadt. A final de año estará disponible para todo el mundo

Entrar a un aparcamiento sin coger un ticket puede no parecer mucho, pero cuando el sistema está integrado dentro del software del coche el hecho cobra importancia.
En esta semana Audi ha dado a conocer el proyecto piloto de su sistema Connect Wireless Payment, que se llevará a cabo durante los próximos meses en la localidad alemana de Ingolstadt, junto a la factoría central de la marca. La idea nace de un planteamiento sencillo: simplificar la forma de uso de un aparcamiento público de pago. El sistema escogido no es novedoso en sí, ya que se basa en la comunicación entre el coche y la puerta de acceso del garaje mediante un radiotransmisor que detecta el paso del vehículo y el tiempo de permanencia. El ensayo se está realizando con 13 000 conductores los cuales instalarán el radiotransmisor en su coche para acceder a las algo más de 6000 plazas de garaje que hay en los 9 parking subterráneos que participan en el proyecto. De modo parecido a lo que sucede con Google Maps, cada usuario creará su cuenta a través de la web del sistema y desde ahí podrá gestionar y acceder a sus datos, y se les facturará a su cuenta bancaria mensualmente la cantidad que corresponda a su uso del aparcamiento. Según la marca, esta tecnología estará disponible para todos los usuarios a finales de este mismo año.

Pague sin bajar del coche


El mecanismo del que se sirve Audi para su sistema de pago automático no se aleja mucho del gestor automático de peajes de nuestras autopistas, conocido como «Via-T». De hecho los sistemas de peaje automático en carreteras y ciudades son una tecnología empleada desde hace veinte años en todo el mundo. Desde que comenzasen a aplicarse en Noruega a finales de los años 80, los sistemas de pago automático (o telepeaje) se han implantado tanto en autopistas como en circunvalaciones (en la red circular de Madrid, por ejemplo) ó túneles (como el túnel del Cadí, en Lérida) Sin embargo su uso siempre ha sido, por ahora, una alternativa y no un sustitutivo a los sistemas tradicionales con ticket y caseta de pago.

El sistema de Audi es similar a los telepeajes que se usan desde hace más de 20 años en todo el mundo. La novedad está en la integración dentro de los sistemas de conectividad del coche y en el pago automático

En otros casos, como el del célebre (y polémico) peaje exigido para acceder al centro de Londres, el método es distinto y se basa en la lectura automática de las matrículas de los vehículos que acceden a la zona designada. El sistema distingue a aquellos coches que están exentos de pagar esa tasa y carga 10 libras por día a los demás.
¿Cual es entonces el avance que aporta el nuevo sistema de Audi? Por un lado la comodidad para los conductores que sean asiduos de aparcamientos de pago, ya que el sistema elimina el farragoso trámite del ticket o la llave magnética igual que un Via-T. Por otro lado la principal novedad está en la integración del telepago en los sistemas de información del coche (llámese Audi Connect, BMW Drive o como se quiera). Muchos de los nuevos sistemas incorporados a los coches van en la línea de incorporar las capacidades de los smartphone (Google Maps, aplicaciones vía GPS, conexión permanente a redes sociales) pero para convertir parte de eso en un negocio que pueda atraer a más inversores faltaba esta pieza clave: el pago automático.

La ciudad conectada (y de pago)


El ayuntamiento de Zaragoza desde hace unos años ha unido una política de datos abiertos con el interés del área de Movilidad para crear aplicaciones que faciliten a los ciudadanos la forma de «usar» la ciudad. En este sentido se han desarrollado aplicaciones que permiten usar el servicio de «bike-sharing» BiziZaragoza, que informan sobre el tiempo de espera en la red de autobuses urbanos, que crean rutas para desplazarse de un punto a otro bajo diferentes criterios o incluso que muestran en tiempo real los taxis itinerantes y libres.
La semana pasada se presentaba otra novedosa aplicación para smartphone que informa en tiempo real sobre la disponibilidad de aparcamiento en zonas reguladas de superficie (zona azul).

El pago automatizado por aparcamiento puede ser un gran cambio en la forma de estacionar en las ciudades, pero sobre todo en la forma de recaudar

Una aplicación que, incorporada al navegador de un coche, cambiaría la forma en la que buscamos aparcamiento en superficie en las ciudades y ahorraría mucho tiempo a los usuarios. Pero además si unimos esta información al sistema de Audi o a cualquiera de los paquetes de conectividad con los que las marcas dotan a los coches, tenemos un escenario que también afecta a la forma en la que los municipios recaudan y gestionan el tráfico rodado.
Si el Audi Connect Wireless Payment es un paso enfocado a los parking, la tecnología permitirá en breve un sistema automatizado de pago en zonas de aparcamiento regulado, basado en los sistemas de conectividad de los coches. Algo que podría cambiar la forma en que usamos el aparcamiento en superficie pero también la forma en que las ciudades fiscalizan la circulación de los coches, y esto puede no ser tan alentador si no se entiende de la forma correcta.

Fuente: Audi  |  Ayuntamiento de Zaragoza  | London Congestion Charge   Tecmovia
En Tecmovia: La comunicación «Car-to-X llegará a la gama Mercedes Benz antes de finalizar 2013