CERRAR
MENÚ
Diariomotor Tecmovia
Coches e internet

3 MIN

Los taxistas europeos se levantan frente a Uber

David Clavero | 12 Jun 2014

El fenómeno del coche compartido está levantando ampollas en todo el territorio europeo. Uber es el enemigo número uno tras postularse como el servicio más similar al tradicional taxi, sin embargo el desarrollo de este tipo de plataformas está en pleno auge, y los taxistas y profesionales del transporte de pasajeros cada vez tienen menos paciencia. ¿Habrá final feliz? ¿Habrá aunque sea entendimiento? Difícil… muy difícil.

La necesaria reinvención del taxi

Lo que está claro es que el taxi convencional está obligado a reinventarse. No será fácil, ni rápido, pero el cambio ya ha empezado.

En el fondo, toda esta gran polémica que llevó ayer a las principales asociaciones de taxistas en Madrid y Barcelona a promover un día de huelga, está directamente relacionado con el factor económico. Los taxistas, aludiendo a sus derechos y deberes como profesionales, reclaman la prohibición o regulación de los servicios como Uber atendiendo a los gastos y requerimientos que necesita ser profesional del transporte de pasajeros.

Desde el Ministerio de Fomento se ha ofrecido una respuesta contundente en tanto a los servicios de coche compartido, donde se perseguirá con mano de hierro toda actividad enfocada al lucro. En este punto, plataformas como BlaBlaCar y Amovens se salvan por los pelos, teniendo en cuenta que su objetivo no es otro que poner en contacto a conductores y pasajeros para amortizar al máximo los viajes en coche.

Uber

Pero llegó Uber y la idea de servicios de taxi a través de conductores privados. Más una profesión al margen del taxi convencional, que un servicio de coche compartido. Con una rápida expansión en su país de origen, EE.UU., Uber está ya presente en 37 países planeando hacerse con España más pronto que tarde.

Las huelgas que se llevaron a cabo ayer en Madrid y Barcelona, además de en París, Roma o Londres, son sólo una muestra de que esta situación necesita de una respuesta en conjunto por parte de la Unión Europea. El éxito de plataformas como Uber reside en un bajo precio, y aquí obviamente dejamos por el camino seguros, responsabilidades, etc. pero no es menos cierto que el hecho de hacer uso de un taxi tradicional en una ciudad como Madrid o Barcelona, se ha convertido más en un artículo de lujo que en una herramienta de movilidad.

En Tecmovia: Pedir un taxi a través de un móvil es posible gracias a Uber En Diariomotor: BlaBlaCar y Uber en el ojo del huracán: el Ministerio de Fomento amenaza con multas