27 de diciembre de 2018 (*) actualizado a las 13:43

Daimler y Volkswagen quieren frenar el negocio de Google con el automóvil

( @ClaveroD ) el

El auge de Google en la industria del automóvil comienza a despertar los primeros recelos entre los fabricantes. Concretamente han sido Volkswagen y Daimler las que han señalado a Google como una de las firmas tecnológicas que mayor provecho económico está sacando del sector del automóvil, y con la que tarde o temprano surgirá algún conflicto de intereses. El negocio de Google está, a día de hoy, en los datos recopilados a través del uso de sus servicios, sin embargo Google tiene sus miras puestas en un futuro donde su presencia en los sistemas de transporte sea mucho más importante con tecnologías como la conducción autónoma.

Nadie quiere perderse el negocio del coche conectado

Mercedes CLA 45 AMG by QNX

Los máximos responsables de Volkswagen y Daimler señalan que el actual negocio de Google tarde o temprano entrará en conflicto con los fabricantes, pues la irrupción del coche conectado y su expansión asegura un puesto de liderazgo a Google dentro de la industria. Lo que empezó con la oferta de servicios de navegación y mapas por parte de Google, pronto se convertirá en todo un ecosistema que buscará seguir los pasos de Android.

Ante este panorama, tanto Daimler como Volkswagen ven necesario establecer acuerdos y negociaciones para no perder esta batalla frente a las grandes tecnológicas como Google, Apple o Microsoft. Las tres grandes firmas pretenden repartirse el 100% del negocio del infoentretenimiento y la conectividad dentro del automóvil, algo que no gusta nada a los fabricantes automovilísticos que ven seriamente comprometidos sus proyectos.

Volkswagen ERL

Hasta cierto punto se puede entender que los fabricantes automovilísticos no quieran perder su relevancia en este panorama, pretendiendo mantener el control sobre la información generada por parte de cada vehículo. Como ya te hemos contado en innumerables ocasiones, el nuevo negocio del automóvil es la información que generamos al conducirlos, un elemento sumamente interesante que las tecnológicas han sabido aprovechar antes y mejor que los propios fabricantes automovilísticos.

No está lejos el momento en el que Google y los fabricantes de automóviles se sienten a la misma mesa para acordar como repartir el pastel. Solo queda en el aire saber cuál es el papel del usuario en todo este asunto.

Fuente: AutomotiveNews
En Tecmovia: El coche conectado: la gran oportunidad de los infinitos miedos | Comunicación V2V, el punto de partida para el transporte inteligente