+
Todas las ofertas del
Ver
x

Vídeos del especial en el Polo Norte de Top Gear, a bordo de un Toyota Hilux preparado

  el 14 de abril de 2008

TopGear Polo Norte magnético

El pasado verano, el equipo al completo de Top Gear, se desplazó a Canadá para filmar el que quizás haya sido el reportaje más espectacular con que nos han deleitado durante todas sus temporadas, que no son pocas. El motivo era un especial de una hora de duración en el que tenían que competir por ser los primeros en llegar al Polo Norte magnético. De conseguir la proeza se convertirían en los primeros hombres en llegar a dicho punto con un coche.

Richard Hammond hará el recorrido en un trineo tirado por perros, mientras Jeremy Clarkson y James May irán a bordo de un Toyota Hilux especialmente preparado con unos enormes neumáticos irrompibles, aunque como vas a ver, si Jeremy está tras el volante cambia “irrompibles” por “casi irrompibles”. No va a ser nada fácil, tendrán que convivir en tiendas de campaña en mitad de la nada, bajo el frío más absoluto y bajo la constante amenaza de los osos polares.

A continuación tienes un vídeo resumen de 4 minutos de la experiencia del equipo de Top Gear por tierras polares. Si lo deseas puedes ver online el capítulo especial completo de una hora de duración, es bastante entretenido y no cobran entrada.

Y aquí tienes un momento curioso del reportaje. Después de la conducción alocada de Jeremy el Toyota Hilux desllanta en mitad del Polo. ¿Te estás preguntando cómo arreglarán una rueda así bajo esas condiciones? Pues al estilo canadiense, con líquido inflamable y mucha técnica como vas a ver en el vídeo que hay a continuación.

Vídeos: Capítulo completo | Resumen | Reparando la rueda
Fotografías: TopGear
En Diariomotor: La prueba del Alce con y sin control de estabilidad, vídeo | Vídeo de Hamilton en Top Gear, espectacular | Top Gear: Bugatti Veyron vs Eurofighter Typhoon, el vídeo oficial








publicidad

¿Qué mérito tiene conducir el coche más rápido del mundo? Es probable que en tu vida jamás encuentres una recta que sea lo suficientemente ancha y larga como para alcanzar más de 400 km/h en condiciones mínimas de seguridad y que, rara vez y esperemos que en condiciones de circuito, vayas a ver la aguja del velocímetro alcanzar la mitad de su recorrido en un deportivo como este. Pero eso poco parece importarle a los más de 400 clientes que han pagado como mínimo un millón de euros por tener un pedacito de historia de la automoción, un Bugatti Veyron, el que con creces será recordado durante mucho tiempo como el deportivo más rápido que, en tiempos del ahorro, de la reducción de consumos y emisiones, reinó sobre la faz de la Tierra.

Redes Sociales

Más de 20.000 personas nos siguen en Twitter. ¿Te lo vas a perder?




publicidad