La primera gasolinera del mundo

el

Si alguna vez tienen oportunidad de pasear por la pequeña ciudad alemana de Wiesloch es posible que se encuentren con la reluciente placa conmemorativa que se muestra en la imagen, donde se puede leer la frase “Erste Tankstelle der Welt”. Como supongo que muchos de vosotros no estareis familiarizados con la lengua de Goethe, me vais a permitir que os la traduzca: “la primera gasolinera del mundo”.

Si echais un vistazo alrededor esperando encontrar algo así como una gasolinera actual pero con la estética y la tecnlogía de hace un siglo, os llevareis una tremenda decepción. La fachada del edificio que luce la citada placa esconde en su interior lo que en Alemania se denomina Apotheke. En castellano las llamamos Farmacias.

La primera gasolinera del mundo

Y es que aunque hoy en día las gasolineras forman parte imprescindible del paisaje urbano dominado por el automóvil, en los comienzos de la sociedad motorizada los combustibles como la gasolina u otros derivados del petróleo solamente se vendían en farmacias. Mayoritariamente se utilizaban como quitamanchas y disolventes.

¿Y a qué se debe que sea precisamente esta coqueta farmacia alemana la que disfruta del honor de ser considerada la primera que ejerció como gasolinera? Pues a que en agosto de 1888 Bertha Benz, la esposa del inventor del automóvil Carl Benz, decidió hacer una excursión en compañía de sus dos hijos desde Mannheim hasta la ciudad donde había nacido, Pforzheim, a bordo del Benz Patent-Motorwagen Nº 3.

La primera gasolinera del mundo

La escapada de la Sra. Benz es considerada como el primer viaje interurbano en automóvil de la historia, con un recorrido de 104 kilómetros a la ida y unos 90 a la vuelta. Durante tan largo trayecto se vieron en la necesidad de rellenar el depósito de combustible y decidieron parar en la farmacia del Sr. Willy Ockel, ubicada en Wiesloch, para comprar unos litros de un conocido producto de limpieza derivado del petróleo que recibía el nombre de Ligroin. Era la primera vez que un automóvil repostaba durante una tranquila excursión familiar.

A medida que fueron apareciendo más automóviles fueron aumentando también los puntos de venta de sus correspondentes combustibles. La primera guia de “gasolineras” de Alemania se publicó en 1909. Una relación de cerca de 2.500 establecimientos (entre los que figuraban droguerías, tiendas de ultramarinos, tiendas de bicicletas, hoteles y casas de huéspedes) donde cualquier automovilista podía adquirir esos preciados hidrocarburos líquidos.

La primera gasolinera del mundo

Los conductores llevaban sus propios recipientes, generalmente botellas, garrafas o incluso lecheras, que luego vaciaban en el depósito de sus coches. Las medidas de seguridad eran inexistentes y los accidentes por incendio estaban a la orden del día, especialemente si algún despistado se empeñaba en fumar durante el repostaje.

Los primeros surtidores aparecieron varios años más tarde, a medida que las carreteras se poblaban de coches sin caballos. La mayoría se ubicaban en las dependencias de los nuevos talleres de automóviles, que generalmente eran antíguas herrerías o cerrajerías que cambiaban de actividad comercial ante el rumbo que empezaba a tomar el transporte por carretera. Pero estoy seguro que ninguno de aquellos empresarios habría imaginado que las gasolineras llegarían a ser, con el tiempo, negocios con entidad propia que incluso llegarían a tener regulada, por ley, la distancia máxima a la que podrían ubicarse en algunos tipos de carreteras.

La primera gasolinera del mundo

Por cierto: a pesar de formar parte de la historia del automóvil, la calle donde se encuentra la “primera gasolinera del mundo” hace tiempo que no ve pasar un coche. Desde hace unos años es una zona peatonal y todo aquel que quiera ver la farmacia y la estatua conmemorativa del viaje de Bertha Benz tendrá que hacerlo a pie.

Otra cosa: si puede resultar interesante conocer esta primera gasolinera de la historia, me parece más fascinante aún saber cual será la última y, sobre todo, la fecha en la que se produzca ese último repostaje histórico de combustibles fósiles. Ese sí será un día para recordar.

Vía: wikipedia | bertha-benz.de
Fotos: wikipedia y travbuddy
En Diariomotor: La gasolinera más cercana al Polo Norte | El primer coche que pisó la Antártida | Telefónica y Endesa convierten las cabinas en las “gasolineras del futuro”