Havana Motor Club: cuando la pasión por correr vence a la falta de medios

 |  @sergioalvarez88  | 

Havana Motor Club es el nombre de una película documental que se estrenará el próximo 8 de abril. Un film con nombres y apellidos en el que se nos muestra un lado desconocido de Cuba, el de las carreras de coches. Como bien sabéis, el embargo económico de Cuba sigue sin estar levantado, y los aficionados cubanos tienen que romperse la cabeza de mil maneras diferentes para profesar su pasión por la velocidad. Un pequeño reducto de héroes reales organizan las primeras carreras de aceleración en la isla, venciendo la falta de medios.

El embargo económico de Cuba limita el acceso de coches modernos y piezas de repuesto. Pero el ingenio siempre supera a la falta de medios.

La pasión por los coches y la velocidad no entiende de fronteras, ni de embargos económicos. Si se quiere correr, se busca una manera para hacerlo. Los cubanos lo saben bien: la policía trata de evitar que la gente se divierta con sus coches – llegando a encarcelar a aquellos que cacen incumpliendo las normas de circulación – y la falta de piezas y de coches modernos pone las cosas aún más difíciles. No pasa nada, siempre es posible montar el motor de un barco en un viejo coche americano y lanzarse con él a la pista.

Este documental ahonda en la incipiente escena de carreras cubana. Antaño se celebraron muchos Grandes Premios en la isla, pero la Revolución Cubana dio al traste con este “alarde” de capitalismo. La falta de medios hizo el resto. Siguiendo a algunos de los artífices de la primera carrera de aceleración regulada del país, Havana Motor Club nos da una visión de lo que supone competir con coches en Cuba. Tenemos muchas ganas de ver este documental, cuyo estreno sucederá en apenas unos meses.

En Diariomotor:

Lee a continuación: Los secretos del rodaje de A Todo Gas en vídeo harán que te sientas mayor

  • X 2.0

    Grandes los cubanos, hacen milagros jejeje. Solo espero que el dia en que el embargo económico se levante por completo, no pierdan gusto por sus clásicos y los mejoren con piezas y motores de calidad.