Érase una vez un Honda S600 a un gigantesco turbo pegado [vídeo]

 |  @sergioalvarez88  | 

El Honda S600 es un deportivo un tanto desconocido. Lanzado durante los años 60, estaba más cerca de los tres que de los cuatro metros de longitud, y en sus entrañas vivía un motor más digno de una moto que de un coche. Con apenas 600 cc de cilindrada, ¡giraba a más de 9.000 rpm! El Honda S600 que os presentamos hoy ha dejado atrás los tiempos de la baja cilindrada, pero sigue girando a altas revoluciones. Eso sí, con un motor Toyota y un gigantesco turbocompresor -visible desde el exterior del coche – del tamaño de una cacerola.

Una desquiciante preparación para drag racing, cuya potencia es similar a la de un Bugatti Veyron.

Para empezar, este Honda S600 abandonó su pequeño tetracilíndrico por un enorme 2JZ-GTE de seis cilindros en línea. Un motor de origen Toyota con 3,0 litros de cilindrada, sobrealimentado por un gigantesco compresor Billet Turbo de 88 mm de diámetro y con 200 cc extra de cilindrada. ¿Por qué asoma por fuera del capó? Por simple falta de espacio en su interior, el 2JZ apenas encaja en el pequeño espacio. Con todos sus componentes internos reforzados o modificados, el propulsor desarrolla 1.002 CV a las ruedas.

Habitualmente se mide la potencia al cigüeñal – en coche de calle – por lo que su potencia en términos comparativos a lo que estamos acostumbrados es de… ¡1.150 CV! Inyectores de metanol de 1.600 centímetros cúbicos, una caja de cambios para competición de aceleración y unos neumáticos traseros cuyo ancho deja en ridículo a los rodillos traseros de un Lamborghini Aventador. Para ver cómo se mueve este engendro mecánico sólo tenéis que dar al play al vídeo que se encuentra sobre estas líneas. ¿Qué os parece esta bestia?

En Diariomotor:

Lee a continuación: Podrás reservar el nuevo Nissan GT-R en abril, pero… ¿será más caro?