CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Curiosidades

2 MIN

Gibbs Aquada: un rato por la tierra, otro rato por el mar

Óscar Miguel | @omiguel | 14 Jun 2007

¿A quién no le agrada un viaje veraniego en un descapotable? Desde luego que a mi no. En esas tardes de calor lo que más agradeces es el viento en la cara. Si viajas al mar, una vuelta en una lancha y chapuzón también refrescan. Y, puestos a ello, ¿por qué no hacer todo con la misma máquina?

La inglesa Gibbs Technologies ha desarrollado un coupé descapotable llamado Aquada que puede viajar también por el agua. Oficialmente fue presentado hace unos años pero no se comenzará a fabricar en serie hasta el 2009. Sin embargo, en estas fotos lo podemos ver mostrándose “como pez en el agua”.

Gibbs Aquada: un rato por la tierra, otro rato por el mar

Aunque pudieramos pensar que por utilizar conjuntamente mecánica marina y mecánica automovilística nos encontraríamos con unas prestaciones limitadas, ésto no ocurre así. El motor “no marino” es un gasolina V6 que rinde unos nada despreciables 175 Cv a través de una caja de cambios automática.

Con ello, el Aquada supera tranquilamente por tierra los 160 km/h

Gibbs Aquada: un rato por la tierra, otro rato por el mar

Para cambiar al modo marino únicamente es necesario pulsar un botón. En tan solo 13 segundos se retraen las ruedas y se arranca el propulsor de agua, similar al de una moto acuàtica pero de más potencia. La velocidad máxima por el mar es de unas 30 mph (millas marinas).

Gibbs Aquada: un rato por la tierra, otro rato por el mar

No se puede negar que no sea un diseño curioso y original el de este coupé. Únicamente cuenta con 3 plazas que están situadas en una única fila. Como vemos en la imagen superior, el volante se encuentra situado en la plaza central como en muchas de las embarcaciones.

El trabajo de ingeniería desde luego ha debido de ser arduo. Evidentemente han tenido que buscar solución a la permeabilidad del agua en toda la estructura o a la retracción de las ruedas, cuya suspensión y palieres lógicamente deben de haber sido reforzados.

Gibbs Aquada: un rato por la tierra, otro rato por el mar

Como no, el precio de esta maravilla no está al alcance de cualquiera: en torno a los 75.000 €.

Vía: autoblog.com