KTM X-Bow, más información y galería fotográfica

 | 

El KTM X-Bow es un deportivo ultraligero de 3,73 metros de longitud enfocado para la competición – pero apto para circular por la vía pública – que supone el asalto de la prestigiosa firma de motocicletas al mundo de las cuatro ruedas. Cuenta con un propulsor turbo de origen Audi de 2 litros que entrega 240 cv y 310 Nm de par máximo para un peso de tan sólo 790 kg, acoplado a una caja de cambios manual de 6 velocidades.

Las prestaciones son especialmente brillantes en el ámbito de la aceleración, consiguiendo pasar de 0 a 100 km/h en 3,9 segundos, es decir, 4 décimas más rápido que uno de sus rivales naturales, el Lotus Exige S. La velocidad punta está limitada a 220 km/h – 238 km/h el Exige S – , mientras que el precio es muy similar en ambos modelos, alrededor de 55.000 euros en el X-Bow frente a 57.700 euros en el Exige S.


KTM X-BOW

Lo primero que llama la atención del coche es su espectacular diseño futurista, que en esta primera edición especial de 100 unidades mezcla unos paneles pintados en el color naranja característico de la marca con la carrocería de fibra de carbono al aire (sin pintar). La parte trasera permanece sin cubrir, dejando a la vista el silenciador del escape, e incorpora un difusor en la parte baja y un alerón en la superior que generan hasta 200 kg de empuje vertical para ayudar a pegar al X-Bow al asfalto.

En el interior no hay ni una concesión al comfort. En pro de la deportividad, y para reducir su peso, se prescinde de la radio y del sistema de aire acondicionado – siendo un coche sin techo ni parabrisas no parece tampoco muy necesario – , se han incorporado dos ligerísimos buckets de fibra de carbono, el volante extraíble tiene LEDs que dan una pista del régimen del motor y en el centro de la consola hay un display digital. La carrocería está sin cubrir en todo el interior, por lo que conductor y acompañante se encuentran completamente rodeados de fibra de carbono.

KTM X-BOW

Los redactores de manualgear han tenido la oportunidad de probarlo en circuito y de sus palabras se puede concluir que el rendimiento del X-Bow es el esperado para un coche de su peso y potencia, si bien destacan que tanto el agarre en curvas como el comportamiento son impresionantes, así como la frenada, a la que califican de increíble. Sin embargo, ya avisan que se necesita ser un buen piloto para no llevarse más de un susto con su inquieta trasera.

En resumidas cuentas, el X-Bow es un coche capaz de plantar cara al mismísimo Ariel Atom gracias a su excepcional comportamiento y agarre en todo tipo de circunstancias, y por alrededor de 55.000 euros, es una opción de primer orden para aquellos que busquen el máximo rendimiento en circuito.

KTM X-BOW
KTM X-BOW
KTM X-BOW
KTM X-BOW
KTM X-BOW
KTM X-BOW
KTM X-BOW
KTM X-BOW
KTM X-BOW

Vía: manualgear
En Diariomotor: KTM X-Bow, genéticamente de competición

Lee a continuación: KTM X-Bow, genéticamente de competición