Verdino, un vehículo que se orienta sólo creado por ingenieros españoles

 |  @omiguel  | 

Aunque no es en absoluto ninguna novedad, está bien comentar que se sigue investigando dentro de la automatización de procesos dentro del transporte. En la Universidad de La Laguna, situada en Tenerife, un grupo de ingenieros ha creado un proyecto de investigación basado en un vehículo que se conduce automáticamente entre un punto y otro. Su creación incorpora el nombre de Verdino y, bajo su aspecto exterior desaliñado en forma de carrito de golf, se esconde un acúmulo de avances tecnológicos que permiten ofrecer un comportamiento inteligente.

La base “algorítmica” del Verdino copia adapta el funcionamiento colectivo de ciertos insectos, como las hormigas, en los desplazamientos de las colonias. Éstos recorren una distancia entre y un punto y otro, depositando feromonas a lo largo del camino para que sus congéneres las sigan y se termine trazando el recorrido más corto. Esta técnica se denomina Optimización de Colonia de Hormigas y éste vehículo actúa de forma similar. Detecta una trayectoria y estudia los caminos más cortos, almacenando ese “rastro” para utilizar a posteriori. La tecnología empleada se basa en dos procedimientos, por un lado un sistema de visión artificial con cámaras para reconocer el terreno y un equipo de computador que calcula el camino más corto y lo memoriza.

Su prototipo actual cuenta con ciertas cualidades muy destacadas dentro de este campo. Por ejemplo, permite circular a través de carreteras sin delimitaciones lineales o con bordes poco marcados, diferenciándose de otros experimentos similares que sí necesitaban de marcas auxiliares para calcular correctamente el camino correcto. Aunque no lo confirman, parece ser que la propulsión del vehículo corre a cargo de un generador eléctrico, aparentemente la solución más adecuada para los trayectos cortos a los que está destinado.

El Instituto Tecnológico y de Energías Renovables ha creado en la parte sur de la isla tinerfeña un complejo urbanístico “bioclimático” donde se están realizando aplicaciones necesarias al mundo real pero vistas desde un punto más respetuoso con el medio ambiente. Ha sido el lugar elegido para probar el Verdino, sirviendo de transporte entre las viviendas y el centro de visitantes aportando con ello datos de cara a mejorar el invento.

Hay experimentos similares creados por marcas conocidas, como el Volkswagen iCar o creaciones más “caseras” como el Hummer H3 Life Size. De este punto, sus ingenieros preveen extrapolar estos resultados al mundo real, siendo los cascos urbanos o los polígonos industriales los lugares más aptos para la utilización de este vehículo.

Vía: lavozdegalicia

Lee a continuación: Volkswagen Crafter convertida en una peluquería móvil

Ver todos los comentarios 2