Devon Motorworks GTX, vuelta de tuerca al superdeportivo americano

 |  @omiguel  | 

Hace unos años se habló de la idea de Daniel Paulin, diseñador de Ford, para crear un superdeportivo americano sin precedentes, original y artesanal. Antes quedaba en palabras y ahora parece que se está ya en el buen camino, con un nombre concreto: Devon Motorworks GTX.

En palabras de su creador el GTX tiene “un diseño que oscila entre el pasado y la ciencia ficción”. Puede que sea algo exagerado pero este modelo es un biplaza atractivo con unas ciertas reminiscencias del Dodge Viper. Su músculo se define por una trasera elevada que separa los anchos pasos de rueda, donde ya se nota ese recuerdo “al pasado”, y una cara que confirma la bitonalidad del exterior y la integración casi perfecta de todos sus elementos.

Devon Motorworks GTX

El GTX juega además con un techo semi-transparente que aportar iluminosidad aunque quien más favorece a este aspecto es el sistema de apertura de las puertas en ángulo de 45º verticales. Una vez en el interior el recorrido de conductor y acompañante es mínimo, no es un coche para grandes viajes desde luego. En estas imágenes realizadas por ordenador el diseño y la instrumentación del salpicadero tiene un regusto muy clásico mostrando incluso displays analógicos.

Devon Motorworks GTX

Todavía no se conoce qué tipo de propulsor convertirá este habitáculo con ruedas en un potente superdeportivo aunque está claro que no será un motor cualquiera. En julio Paulin pondrá a prueba el Devon GTX en Nürburgring para ver hasta donde puede llegar.

En este pequeño vídeo promocional podréis ver que ganas y muchos deseos le han puesto a este vehículo. Tal y como está el “candelero” seguro que no encuentra pocos problemas en su camino. Por cierto como nota extra, Paulin ofreció en su momento 5.5 millones de dólares a Chrysler para hacerse con los derechos del Dodge Viper.

Devon Motorworks GTX

Vía: worldcarfans

En Diariomotor: Dodge Viper SRT10 ACR

Lee a continuación: Deleite visual: galerías en alta resolución del Bugatti Veyron Grand Sport y Maserati Quattroporte Sport GT S