CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Seguridad Vial

3 MIN

¿Por qué en invierno los coches consumen más combustible?

Óscar Miguel | @omiguel | 23 Nov 2009

Llega el invierno y con él las lluvias y las bajas temperaturas. Los coches lo saben, lo notan en su interior aunque estén preparados para trabajar con distintos niveles de temperatura. Los coches en invierno tienden a consumir más carburante que en otras épocas del año y este efecto tiene su razón de ser.

Los factores que producen este mayor gasto de carburante son diversos y dispares. Autoblog Green enumera algunas de estas posibles causas, que principalmente provienen de las propias características técnicas del coche influenciadas por los factores externos.

El propio carburante. En el refinamiento de petróleo para crear la gasolina se producen diferentes componentes ligeros y pesados. Los componentes ligeros permiten reducir el punto de congelación y facilitan el arranque del motor en frío. En la gasolina que se refina para el invierno se añaden unos aditivos para reducir más todavía el punto de congelación.

Pero la baja densidad de éstos y de los componentes ligeros hace que la energía de la gasolina por litro disminuya. Por lo tanto el motor necesita usar mayor cantidad de gasolina para ofrecer el mismo rendimiento por lo que el consumo aumenta.

Los lubricantes. Las bajas temperaturas del invierno pueden incrementar la propiedad viscosa de los lubricantes dispuestos en el motor, en la transmisión o en los ejes. Con mayor resistencia al movimiento se necesita más energía para realizarlo, por lo tanto más combustible que se gasta.

Además en invierno se tienden a realizar desplazamientos más cortos, usualmente entre ciudad, que en verano y durante esos trayectos los lubricantes no tienen tiempo de alcanzar su temperatura óptima de funcionamiento, influyendo directamente en su resistencia al movimiento.

Sistemas eléctricos. Con temperaturas bajas las baterías pueden perder gran parte de su energía, lo que en los coches actuales significa que el alternador debe trabajar durante más tiempo transformando la energía del motor en energía eléctrica. Además en invierno se utilizan más las lunetas térmicas o los asientos calefactados que también utilizan bastante energía.

Estado de la carretera y de los neumáticos

Si la carretera está mojada y los neumáticos están bastante lisos, las ruedas tenderán a patinar más de lo debido con la pérdida de energía que ello supone. Este efecto se multiplica enormemente si la carretera tiene hielo o está nevada. A bajas temperaturas también aumenta la densidad de aire lo que supone un aumento de la resistencia aerodinámica.

Para mitigar en parte este efecto de mayor consumo se pueden seguir estos 10 pasos para preparar tu coche en invierno. Esencialmente están destinados a la conducción con nieve pero muchos de sus consejos, como las revisiones en el motor y en las ruedas, son válidos para la conducción genérica en invierno.

Vía: autobloggreen

Fotografías: circulaseguro

En Diariomotor: Prepara tu coche para el invierno en 10 pasosMejora tu consumo sin cambiar de coche y con unos sencillos pasos