Reconstruyendo un accidente de tráfico de hace 93 años

Sergio Álvarez  |  @sergioalvarez88  | 

Las imágenes que tenéis ante vosotros corresponden a uno de los primeros accidentes de tráfico documentados de la historia. El incidente ocurrió en el lejano año 1917, entre la 21st y Massachusetts Avenue, en Washington DC, la capital de Estados Unidos. En aquella época había muy pocos accidentes, fundamentalmente porque había muy pocos coches en las carreteras. La seguridad vial era un tema del que no se había oído hablar y ni siquiera había que pasar por la autoescuela para poder conducir.

Sí que había que tener bastante dinero para poder comprar un coche y respetar unas normas muy básicas de circulación. En las imágenes de archivo aparecen dos vehículos, uno de ellos estacionado hacia el fondo, con la matrícula Nº 24 y el implicado en el accidente, un New Eagle fabricado en Inglaterra en el año 1907, con la matrícula Nº 26. No estoy muy seguro de que el coche accidentado sea ese exatcamente, en aquella época había muchísimos fabricantes de automóviles y todos ellos muy atomizados.

El Centro de Análisis de Accidentes (CAA), una institución española en el tema, ha analizado el accidente, 93 años después de que sucediese. Según sus datos, parece que el vehículo accidentado iba a girar hacia la derecha en Massachusetts Avenue, pero por un exceso de velocidad o por haber pisado una mancha de aceite, su zaga se marchaba, haciendo un trompo e impactando contra otro coche que circulaba por la avenida. El resultado es lo que véis en las imágenes, un coche destrozado e inservible.

No hay datos acerca de posibles víctimas, pero dudo que el conductor del Eagle haya salido ileso. El CAA comenta que el vehículo aparcado no ha tenido nada que ver en el accidente y que la posición final del coche accidentado no es producto del accidente. Se dice que se remolcó hasta la esquina mediante otro vehículo y unas sogas, justo encima de una alcantarilla para evitar que el escape de combustible pudiese llegar a provocar un incendio.

Un vídeo lo explica mejor que mis palabras, complementadas por unas pocas imágenes de época que me han parecido muy interesantes. Resulta impresionante ver los radios de madera destrozados y el metal doblado como si fuese una lata de sardinas. En 93 años desde luego que la seguridad al volante ha aumentado enormemente.

Un accidente de hace 93 años

Vía: Meridianos | Shorpy

Lee a continuación: En tres años destroza diez coches exóticos

Ver todos los comentarios 7