comscore
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Seguridad Vial

3 MIN

Multado en A Coruña por llevar un tirachinas colgado del retrovisor

De vez en cuando nos sorprendemos con algunas multas de tráfico de lo más inverosímiles, ya sean por su rareza o por el exceso de celo en la aplicación de la ley por parte de las autoridades pertinentes. Este caso nada tiene que ver con el que hablábamos hace unas semanas, cuando un conductor era multado en Valencia por masturbarse al volante, pero también es bastante curioso.

¿Sois de los que lleváis los típicos dados, peluches o llaveros colgados del retrovisor interior de vuestro coche? Si es así, cuidado: no estáis incumpliendo ninguna norma, aunque hay que tener en cuenta que no se entorpezca la visión para la conducción o no sea un objeto peligroso en caso de accidente. Pero mejor no coloquéis objetos como el de este caso, por si las moscas: una coruñesa y su novio fueron multados por la Policía Local de A Coruña por llevar colgado del espejo retrovisor de su vehículo un inofensivo tirachinas de madera.

Este tirachinas de madera, fabricado de forma artesanal con la ayuda de una navaja hace más de 23 años por el abuelo de la propietaria del vehículo, se encontraba colgado del espejo retrovisor del coche junto a un rosario y a un llavero del Guggenheim. El tirachinas tenía un importante valor sentimental para la chica debido a que era un recuerdo de su abuelo, ya fallecido, y de ahí que lo llevase siempre presente en el coche.

Este pasado jueves, cuando volvía de dejar a su novia en el trabajo a las 9 de la mañana, el chico conducía el vehículo y fue parado por una patrulla de la Policía Local coruñesa. Tras revisar la documentación del coche y encontrar todo en regla, las autoridades locales le pusieron una multa por tenencia ilícita de armas, considerando el inocente tirachinas como tal y aduciendo que no tenía permiso para portar armas.

Como lo oís: un tirachinas se puede considerar como un arma peligrosa, así que de nada sirvieron las explicaciones y ruegos del conductor hacia los agentes municipales. Esto supuso una multa de 300 euros, además de requisar el juguete de madera que tanto valor sentimental tenía para su propietaria. ¿Realmente estamos ante un exceso de autoridad, buscando únicamente el fin económico de recaudar por cualquier medio a base de multas para las esquilmadas arcas del Ayuntamiento, o verdaderamente la sanción es justa? No tengo una opinión formada, así que prefiero abstenerme y no decir nada (aunque lo piense).

Quizás y sólo quizás, y como dicen los propios afectados, habría muchos más problemas de seguridad en A Coruña de los que ocuparse antes que de éste. En cualquier caso, la sanción está recurrida, veremos si al menos logran recuperar ese objeto de valor sentimental.

Vía: La Voz de Galicia En Diariomotor: Multado por masturbarse al volante | Multado en Suiza con 200.000 euros por exceso de velocidad