comscore
MENÚ
Diariomotor
Seguridad Vial

3 MIN

Árboles paralelos a las carreteras para reducir la velocidad, ¿alternativa a los radares?

Los radares que controlan la velocidad y nos “cazan” si circulamos a una velocidad por encima de la máxima por reglamento han cosechado ciertos frutos a lo largo de los últimos años de cara a reducir la siniestralidad en nuestras carreteras. Otros aspectos como la educación vial o el el carné de conducir por puntos han jugado un papel importante también.

Si reflexionamos un poco sobre el asunto, ¿qué es lo que verdaderamente nos hace levantar el pedal del acelerador? La sanción económica y la posibilidad de perder la licencia de conducir son dos puntos clave pero también lo es, tristemente a más distancia en porcentaje, la seguridad de uno mismo y de los demás. En definitiva son elementos que nos disuaden de correr por las carreteras pero no tienen que ser los únicos. Por ejemplo, los árboles parecen conseguir un efecto similar.

En el condado de Norfolk, en el Reino Unido, han querido experimentar con un novedoso sistema para reducir la velocidad de los que circulan por las principales carreteras pues los informes indicaban que en ellas se circulaba a una velocidad excesiva. Plantaron más de dos centenares de amplios árboles en los márgenes de las carreteras. Según los primeros resultados obtenidos la velocidad media se redujo en 5 % solamente por la existencia de los árboles. ¿Por qué?

Al parecer es cuestión de la percepción. Los árboles, al situarse en paralelo a la calzada, ofrecen una sensación de mayor velocidad al conductor lo que por lo visto favorece que nosotros mismos, a los mandos del volante, seamos los que levantemos el pie del acelerador. El efecto es “parecido”, con sus comillas, al que se produce con ese tipo de asfaltos rugosos que hacen mucho ruido (o incluso lo que consigue un pensado velocímetro).

De momento es una prueba que se está haciendo pero parece que, al menos, es efectiva. Además resulta más barato plantar árboles, con los beneficios ecológicos incluidos en el paquete, que poner radares. Claro que los radares aportan una recaudación para el Estado que no se produciría con los árboles con lo cual tienen esta pequeña “desventaja”, de nuevo las comillas.

Así que debemos tomárnoslo como una curiosidad pero que está muy lejos de implantarse en masa, entre otras cosas por temas estructurales y económicos. Pero si, como medida para reducir la siniestralidad es efectiva, bienvenida sea.

Vía: CookingIdeas

En Diariomotor: ¿Qué sucedería si se desconectasen todos los radares de velocidad?El “super-radar” definitivo llega a Europa