comscore
MENÚ
Diariomotor
Deportivos

3 MIN

Chevrolet Camaro GT Race: la alternativa americana para los circuitos

Si el Lamborghini Gallardo Lp600+ GT3 de esta mañana nos había convencido del todo como montura para correr y otras de las alternativas que hemos visto tampoco, tal vez lo haga el siguiente modelo. No es un habitual de los circuitos europeos, Ferrari, Porsche, Audi o Jaguar abundan más a pesar de tener un precio mayor, pero su semblante seguro que amedrenta a más de uno de estos europeos… por lo menos en porte.

El modelo en cuestión es el Chevrolet Camaro GT Race, preparado debidamente por Sereni United para devorar el asfalto de los circuitos. Y no sé si será por no estar acostumbrado a verle vestido de carreras, pero el porte de este americano es espectacular, se mire por donde se mire. Pero lo de este Camaro no es sólo fachada.

Con homologación FIA, Reiter Engineering (los mismos desarrolladores que en el caso del Lamborghini Gallardo Lp600+ GT3) se ha encargado de confeccionar la armadura de combate de este caballero. Pasos de ruedas ensachados para hacerlos más envolventes y ventilados, un capó convenientemente refrigerado, la carrocería bien pegada al suelo y cómo no, el paquete aerodinámico correspondiente.

Un gigantesco alerón trasero acompañado de un también considerable difusor trasero nos recuerda que este Camaro sólo es apto para quemar rueda en un circuito. Curiosas también las salidas de escape ubicadas en el lateral justo por detrás del paso de rueda delantero.

Pero si quedaba alguna duda de que estamos ante un animal de circuito, sólo queda echar una mirada a su interior. Unos backets nos darán la bienvenida a su habitáculo, acompañados por una jaula antivuelco y el aligerado masivo de plásticos, guarnecidos y elementos superfluos de confort.

Curiosamente, en el puente central, además de la botonera habitual en un coche de carrera nos encontramos con un curioso detalle… Tal vez haya pasado desapercibido en un primer vistazo, pero si os fijáis un poco más, en la pantalla que corona la consola central veréis… ¡un iPad!

Llegando al corazón de la bestia nos encontramos con un V8 de 7.9 litros con 641 caballos y un par de 800 Nm asistidos por una transmisión semiautomática de seis velocidades controlada a través de levas y que es compartida con el Lamborgini Gallardo Lp600+ GT3.

Su precio es de 195.000 euros, relativamente barato si lo comparamos con los 288.500 euros del Lamborghini o los impresinantes 498.000 euros del Porsche 911 GT3 RSR 2012.

Fuente: WCF En Diariomotor: Aston Martin nos enseña el bramido del espectacular GT3 V12 Vantage| Abarth 695 Asseto Corse: el escorpión de carreras listo para clavar el aguijón|