CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Renault

7 MIN

Renault Twizy, presentación y prueba en Ibiza (I) Qué es y qué no es

El Renault Twizy es el chico nuevo del barrio, rebelde, a veces incomprendido, incapaz de encajar en ninguna pandilla y tal vez dispuesto a marcar tendencia o liderar su propia tribu urbana. Es por eso que cuando vas conduciendo todos te miran, aunque también pueda influir el hecho de que no tenga puertas o de tenerlas (se pueden montar opcionalmente) sean semitransparentes y carezcan de ventanilla alguna. El que esté acostumbrado a conducir un coche verá violada su intimidad, así como el motorista se sentirá satisfecho al haber encontrado un pequeño cubículo en el que resguardarse.

Algo les puedo asegurar y es que el Renault Twizy es un vehículo de esos capaces de despertar opiniones encontradas de todo tipo, que cuanto más cerca lo tienes y más lo conduces mejor comprendes su razón de ser. No acepten imitaciones. A día de hoy esta apuesta es inédita en el mercado y, si bien es cierto, habrá vehículos con los que pueda compartir ciertas similitudes, en lo práctico y en lo estético, la realidad es que Renault ha apostado por un nuevo nicho conciso y concreto. Me reservo mi juicio de valor para más adelante, pero les advierto de que sólo las ventas, a posteriori, juzgarán el éxito o el fracaso, y el sentido y la importancia o no de este modelo.

¿Me acompañan a conocer el nuevo Renault Twizy?

Ni scooter ni automóvil urbano: ¿Qué es y qué no es el Twizy?

El Renault Twizy no puede encasillarse como un city car cualquiera, ni tampoco como un sustituto del scooter. En realidad es un atípico cuadriciclo que conjuga virtudes y defectos de ambos vehículos.

Punto número 1. Que nadie se lleve a engaños con el Renault Twizy, no es una alternativa a un Smart ni pretende serlo, por mucho que su estética no difiera demasiado de este. Tampoco pretende sustituir a un scooter ni a una motocicleta urbana, aunque el más básico pueda conducirse sin carné de automóvil (licencia B). Renault asegura que han conseguido aunar las ventajas de un scooter y de un pequeño city car en un único automóvil. Yo añado que por el camino también se ha ganado algunos de sus inconvenientes. De rendir cuentas de ello me encargaré de ahora en adelante.

En el ámbito urbano es muy práctico, su maniobrabilidad insuperable por cualquier utilitario, puede aparcarse en batería en un aparcamiento en línea pero desgraciadamente no en un acera. En la ciudad se mueve como pez en el agua, pero olvídense de adelantar turismos por carriles imaginarios cual scooter, no se puede, también olvídense de ir por el arcén. Tiene techo y está semicubierto, punto a su favor, pero no del todo, ni lleva calefacción, por lo que en invierno olvídense de utilizarlo sin un buen abrigo o unos guantes.

Por último, y casi ya me había olvidado de ello, es eléctrico. Por lo tanto es muy económico, pero no demasiado rápido, requiere una carga relativamente larga (aproximadamente 3 horas y media para la carga completa) y su autonomía se ve reducida a unos 100 kilómetros homologados en ciudad, que en la práctica y dependiendo del uso es difícil que excedan los 70 kilómetros. Pero señores, estamos ante la nueva era de la eficiencia, y si queremos aprovechar al máximo nuestro Twizy tendremos que convertirnos en aguilillas de la conducción eficiente y expertos conocedores de su mecánica. Pero no se preocupen, el funcionamiento de un Twizy es tan básico como el de un botijo.

¿A quién pretende cautivar un Renault Twizy?

El cliente típico de un Twizy podría ser un joven de menos de 18 años o alguien que necesita un vehículo práctico para la ciudad que no requiera de carné de conducir.

Renault se ha propuesto diferentes candidatos para ponerse al volante de un Twizy, aunque ni ellos mismos saben a ciencia cierta a que tipo de conductores les puede “enganchar” una apuesta bastante innovadora y diferente a lo que habíamos visto hasta el momento. Sinceramente no creen que en un motorista convencido vaya a dejar su motocicleta para montarse en un Twizy, pero sí que el conductor de un scooter de ciudades que no son fáciles para un motero, véase Madrid, podrían optar por algo más seguro pero menos práctico para viajar entre el tráfico. Está claro que el cliente buscará la flexibilidad que no le ofrece un turismo.

En principio el Renault Twizy podría ir dirigido a conductores jóvenes (sub-18), al quinceañero que necesita moverse por sus propios medios y sus padres temen por la inseguridad de un scooter. A urbanitas empedernidos. Incluso se plantea la posibilidad de que muchos conductores a los que se les haya retirado el carné puedan sustituir su vehículo habitual por un Twizy 45, no obstante esto a día de hoy no es posible en España. Añadiremos por otro lado que tal vez sí pueda cautivar a muchos conductores que no se atreven o no quieren obtener una licencia B del carné de conducir para llevar turismos.

Palabra de Renault: No le venderemos eléctricos a quien no lo necesite

Qué peor publicidad que venderle a un cliente un vehículo que no necesita. Renault estudiará a cada cliente para comprobar si un eléctrico se adapta a sus requisitos.

Armando García Otero, Director General de Renault España nos contó el consenso al que habían llegado en su última reunión con responsables de los concesionarios españoles y europeos. Qué peor publicidad que venderle a un cliente un vehículo que no necesita. Es por eso que se han asegurado de que las concesiones estudien detenidamente el perfil y el uso que hará cada cliente del vehículo para únicamente ofrecerles un eléctrico en el caso de que realmente lo necesiten. Si no lo necesitan, el consejo siempre será el de ofrecerle alternativas, en el caso del Twizy bien podría ser el Twingo, el Clio o en algún caso incluso el nuevo Renault Zoe.

Por último Renault ha realizado una fuerte inversión en el Twizy, y en el resto de su gama eléctrica, pero asumen el riesgo que puede suponer esta novedad y no alcanzar las previsiones de fabricación de más de 40.000 unidades anuales, con una capacidad máxima de hasta 70.000, todas ellas ensambladas por supuesto en Valladolid.

En España las ventas no se inician hasta el 23 de marzo, dentro de apenas unos días, y ya se han tramitado más de 300 pedidos. Eso es más que interesante teniendo en cuenta que ni tan siquiera las primeras 50 unidades destinadas a los expositores y a las pruebas de los concesionarios no llegarán precisamente hasta ese día.

Nuestra prueba del Renault Twizy en Ibiza

Estos días tuvimos ocasión de probar el nuevo Renault Twizy durante bastantes kilómetros, realmente muchos para las limitaciones de autonomía de un eléctrico. Aún más interesante es el hecho de que pudimos recorrer el entorno urbano, las vías rápidas y las carreteras que interconectan poblaciones, incluso las peculiaridades del casco histórico de una ciudad como Ibiza – pensemos que en poco tiempo este tipo de zonas podría estar reservado única o casi exclusivamente a vehículos tipo Twizy -.

Aún más interesante es el hecho de que pudimos conducir el Renault Twizy en las peores condiciones posibles: frío, lluvia y viento. Así como también probamos los diferentes niveles de acabado y equipamiento, versiones con puertas y sin puertas, y las mecánicas Twizy 45 (no requiere carné de conducir) y Twizy 80 (el más potente, capaz de superar los 80 km/h y homologado legalmente para circular por autovías).

Aguarden a la siguiente parte de nuestra prueba, que les desgranaremos todos y cada uno de los detalles del Renault Twizy. Y recordad que pueden lanzarnos sus preguntas más abajo, desde la sección de comentarios, dudas que trataremos de resolver en la próxima parte de la prueba de este vehículo tan peculiar.

64
FOTOS
VER TODASVER TODAS

En Diariomotor: Renault Twizy, entre 4.917€-5.972€ con 5 y 17 CV