Citroën DS5 Hybrid4 Sport a prueba (II): Confort híbrido con 200 caballos

 |  @HerraizM  | 

Arrancamos con la segunda parte de la prueba del Citroën DS5 Hybrid 4 Sport. Es el turno de conocer la mecánica del esta peculiar berlina de Citroën, el funcionamiento de su sistema híbrido, conformado por una mecánica diésel y un motor eléctrico que en total, de manera conjunta, entregan 200 caballos. Es el momento de ver cómo se desenvuelve entre los atascos, entre las calles, en autopista, de conocer y analizar en definitiva su dinámica y que mueve a este Citroën.

En la primera parte, hemos podido conocer el diseño exterior y analizar el interior del Citroën DS5 Hybrid4 Sport. Un diseño exterior que no pasa desapercibido, que no se salva de miradas por la calle y es normal, por concepto y por cada uno de los pequeños, y acertados en su mayoría, que hacen del DS5 Hybrid4 un coche bastante diferente a lo que estamos acostumbrado. En su interior, una mezcla de diseño aeronáutico acompañado de buenos materiales y un buen ajuste, algo limtiado quizá de espacio. Un análisis exterior y de su habitáculo que ahora da paso al examen de su dinámica ¿qué tal se desenvolverá el sistema Hybrid4 en el Citroën DS5?

El Sistema Hybrid4: ¿qué es?¿cómo funciona?

La mecánica del Citroën DS5 Hybrid4 está compuesta por un bloque diésel de 163 cv en el eje delantero y un conjunto eléctrico de 37 cv en el eje trasero

Para entender al Citroën DS5 Hybrid4, igual que al Peugeot 3008 Hybrid4 o al Peugeot RXH es fundamental conocer que hay bajo su carrocería: el sistema Hybrid4 de PSA. Este esquema híbrido esta formado por un bloque diésel de 4 cilindros y 2 litros que entrega una potencia de 163 caballos a 3.850 rpm con un par máximo de 300 Nm a 1.750 rpm y un bloque eléctrico de 37 caballos con un par de 200 Nm con unas baterías de níquel e hidruro metálico.

En total, en determinadas circunstancias, la potencia total del Citroën DS5 Hybrid4 será de 200 caballos y ahí es donde debemos conocer el funcionamiento del sistema híbrido de PSA. El bloque diésel se encarga de mover al eje delantero, el bloque eléctrico de mover el eje trasero, de este modo tenemos dos ejes con capacidad de tracción de manera independiente y por tanto además un sistema de tracción total.

El sistema Hybrid4 cuenta con 4 modos de conducción:

  • El modo Auto: en el que de manera automática se gestiona la entrada en funcionamiento del sistema eléctrico, el motor diésel o la combinación de ambos. En salidas de semáforos, circulación urbana entre calles a baja velocidad… y siempre que el nivel de baterías lo permita, el sistema eléctrico moverá el coche.

* El modo ZEV: el modo totalmente eléctrico, en el que se “fuerza” la presencia del sistema eléctrico, funcionando de manera aislada sin apoyo del motor térmico, con una autonomía de entre 2 y 4 kilómetros y una velocidad máxima de hasta 60 km/h.

* El modo Sport: donde la entrega de potencia adquiere un toque más deportivo y se entregan de manera conjunta los 200 caballos, ofreciendo además tracción a las 4 ruedas.

  • El modo 4WD: se entrega potencia a través de ambos ejes y por tanto se configura una tracción a las 4 ruedas, pero sin el tacto más deportivo del modo Sport.

Gracias a su situación y su posibilidad de operar independientemente, el DS5 Hybrid4 tiene tracción total

Esta mecánica híbrida recibía recientemente una actualización (todos los detalles de la actualización del sistema Hybrid4 en Tecmovia) gracias a una nueva configuración del software que lleva al DS5 Hybrid4 hasta los 91 g/km. El Citroën DS5 Hybrid4 con el acabado Sport homologa un consumo mixto de 4.1 l/100 km, un consumo urbano de 4.2 l/100 km y un consumo en carretera de 4 l/100 km sobre estas cifras, en consumo mixto, el DS5 Hybrid4 declara una autonomía de 1.463 kilómetros y con este acabado (llantas de 18 pulgadas) declara unas emisiones de CO2 107 g/km. Prestacionalmente, registra una velocidad máxima de 211 km/h y un 0 a 100 km/h en 8.6 segundos.

Para la transmisión del Citroën DS5 Hybrid5 se recurre al polémico cambio CMP de 6 velocidades. Un cambio de embrague pilotado que si bien en modelos tradicionales de la firma no me parece muy acertado su uso, en los modelos híbridos, el cambio entre marchas se lleva a cabo de una manera mucho más suave, no tiene nada que ver en cuanto a confort, ya que entre cambio y cambio, aprovechando la presencia del bloque eléctrico, este entra en funcionamiento y no aparecen la clásica sensación de tirón.

En movimiento: una alta dosis de confort

Las transiciones entre motor eléctrico-diésel no son demasiado acusadas, con el tiempo ni las notaremos

Ahora, conociendo que nos encontramos bajo la peculiar carrocería del Citroën DS5 Hybrid4 es el momento de ponernos en marcha. Con las llaves en el bolsillo, gracias al sistema de entrada y arranque sin llave, pulsamos el botón Start, a la derecha del volante, engranamos pisando el freno la marcha atrás y en la consola central aparece las imágenes desde la cámara trasera. Hora de salir del garaje y comprobar qué tal se desenvuelve el DS5.

Los primeros metros se desenvuelven en total silencio gracias al modo eléctrico. En cuanto llegamos a la rampa del parking el bloque diésel entra en funcionamiento, pero el aislamiento respecto al sonido del motor diésel y del ruido exterior me parece realmente bueno.

Entre el tráfico urbano nuestra concepción de conducción cambia ligeramente. De una manera automática, por lo menos así me ocurrió a mí al empezar con los primeros kilómetros de la prueba, buscaremos exprimir el modo eléctrico durante el mayor tiempo posible. Saldremos más despacio en los semáforos, tendremos un tacto más fino con el acelerador… y nos anticiparemos a las retenciones bastante más para aprovechar y cargar las baterías, soltando el acelerador metros antes de llegar a la retención o semáforo.

Al soltar el acelerador notaremos una importante retención destinada a la carga de las baterías. Es cuestión de acostumbrarse, no es una retención molesta y con el paso de los kilómetros llegaremos a apreciar esta retención incluso como una ventaja, en algunos casos ayudándonos a prescindir del uso del freno, por ejemplo al aproximarnos a una rotonda sin tráfico.

Al soltar el acelerador notamos un “freno motor” más contundente que en un coche normal. La culpa es de la frenada regenerativa, que aprovecha esa energía para recargar las baterías

Los cambios entre el bloque diésel y bloque eléctrico se producen con una suavidad muy alta, se notan si permanecemos atentos, pero con el paso de los kilómetros y caída la euforia inicial apenas notaremos los cambios de un sistema a otro más allá de la respuesta del acelerador. En la pantalla central y en la instrumentación podemos seguir además un esquema en el que queda reflejado el funcionamiento del sistema, avisándonos cuando se están cargando las baterías, cuando estamos usando el motor diésel sólo, cuando entra en funcionamiento el bloque eléctrico…

El confort en marcha es bastante alto. Una buena insonorización, el extra de suavidad que aporta la mecánica eléctrica… callejeando podemos notar ciertas pegas por las dimensiones del DS5, sobre todo la longitud, y la visibilidad por la luna trasera no es demasiado buena, pero para aparcar contamos, además de con los sensores, con la cámara posterior.

La luneta posterior reduce notablemente la visibilidad, pero a la hora de aparcar contamos con la ayuda de una cámara trasera

Desde parado, si nos olvidamos de buscar una conducción totalmente eléctrica y hundimos el acelerador notamos una respuesta correcta. Se nota la entrega de par del motor eléctrica, responde bien y no echaremos en falta más caballos, pero tampoco nos encontramos con prestaciones asombrosas, el peso del conjunto se nota.

Dejamos a un lado la ciudad y nos dirigimos a una tramos de curvas. Modo Sport, aceleramos, se nota la mejora en la entrega al estar los dos bloques funcionando al mismo tiempo, los cambios de marchas se alargan y parece que hay una mejor aceleración. Las levas tras el volante personalmente las considero prácticamente innecesarias, su respuesta no es demasiado rápida y su uso considero que quedará, en la mayoría de los casos, limitado a los primeros días con el coche, el resto del tiempo dejaremos al cambio CMP funcionar sin intervenir nosotros con las levas.

Por reacciones me pareció mejor resuelta las respuesta de la tracción total en el conjunto del Peugeot 3008 Hybrid4, bastante más equilibrado y con respuestas más neutras. En el DS5 Hybrid4, forzándolo, hay una mayor presencia de subviraje.

La parte ciclo en este entorno responde bien. No hay balanceos, la suspensión es dura, bastante firme, tanto que mientras que en este entorno tiene una respuesta muy correcta en ciudad, con los baches y badenes puede parecer algo dura, pero tampoco algo exagerado, no tienen un tarado radical, simplemente firme. En cuanto a la respuesta de los frenos no le puedo tachar pega alguna a pesar de tener que detener un conjunto con un peso considerable.

El Citroën DS5 Hybrid4 ofrece un tarado firme de suspensiones, muy bueno entre curvas y no demasiado molesto ante obstáculo

En autovía es un excelente compañero de viaje. Me lo puedo imaginar en la autobahn rodando a 160-180 km/h sin despeinarse y con un alto grado de confort. Aquí rodamos a unos más modestos 120 km/h pero el grado de confort, la comodidad a bordo es igual de alta. Los asientos son cómodos, tienen como vimos en la primera parte de la prueba, función calefactable y masaje, además vibran si detectan que cambiamos de carril o sobrepasamos una línea sin poner el intermitente. Si nos estamos yendo hacía la derecha y pisamos la línea exterior de la carretera, el lado derecho del asiento emitirá una ligera vibración.

Equipo multimedia correcto, con una acústica normal, con capacidad para reproducir MP3 y un buen climatizador y una iluminación muy buena, con faros bi-xenón y función autodireccionable.

Es el momento de volver al garaje, no sin antes echar un vistazo a los consumos que me ha ido dejando el Citroën DS5 Hybrid4 durante esta semana. En autovía, el consumo del DS5 Hybrid4 ha sido de unos 5 l/100 km. En ciudad los consumos rondaron los 6 l/100 km. De media, al final de la prueba, el consumo mixto del DS5 Hybrid4 marcaba 5.8 l/100 km.

No os perdáis la tercera y última parte de la prueba donde analizaremos el precio y equipamiento de la unidad probada, conoceremos los rivales del DS5 Hybrid4 y sacaremos conclusiones de esta prueba.

En Diariomotor: Citroën DS5 Hybrid4 Sport a prueba (I): un diseño realmente llamativo| Citroën DS5, calidad y precio de berlina premium

Lee a continuación: Citroën DS5 Hybrid4 Sport a prueba (I): un diseño realmente llamativo

Solicita tu oferta desde 25.680 €
  • Mr.Rax.

    ¡Por que no hay citroen en México!

    • kaytex

      Porque este mundo es injusto!

  • dani

    de verdad hace esos consumos??? no pasan en ningun caso de 5 litros, si es asis eria un coche muy bueno

    • MAKAKO.

      Creo que no has leido la prueba.

      Copio lo escrito por Mario Herraiz,es que esta mañana estoy muy perezoso:

      En autovía, el consumo del DS5 Hybrid4 ha sido de unos 5 l/100 km. En ciudad los consumos rondaron los 6 l/100 km. De media, al final de la prueba, el consumo mixto delDS5 Hybrid4 marcaba 5.8 l/100 km.

  • nombre

    este coche tiene toda la pinta de ser como el c4 picasso de una colega, es mas para que te lleven que para conducir..

  • Paco

    Pues el otro día se me pico por la carretera uno de estos y andan bastante bien, yo con 35Cv más y mucho menos peso me costaba dejarle atrás, hablo en velocidad no en curvas, que seguro que eso ya sería harina de otro costal…

  • MAKAKO

    Un pero que le veo que no he visto que nombres y me gustaria saber,es en el pilar A la visibilidad que tiene,me explico yo tengo un grande punto y en pilar A no se si sera por los airbag o por lo que sera pero hay veces que veo que se me cruza alguien o que viene alguien en cruzes,rotondas,paso para peatones cuando lo tengo practicamente encima.