Nissan Leaf, presentación en Noruega: Así transcurrió nuestra prueba por las calles de Oslo, la capital del coche eléctrico

 |  @davidvillarreal  | 

Sinceramente creo que el Nissan Leaf es uno de los coches eléctricos más coherentes e interesantes del mercado, aunque el nuevo Renault Zoe probablemente se convertirá en el nuevo rival a batir por precio y por unas dimensiones mucho más lógicas para un vehículo que por naturaleza se presupone urbano. Nuestro recorrido de pruebas fue bastante corto y básicamente urbano, con algún tramo de carretera en las circunvalaciones de Oslo. Nuestra prueba por lo tanto no será determinante, pero os podemos ir adelantando que en las próximas semanas se hablará mucho del Leaf en Diariomotor y Tecmovia con una prueba completa y la convivencia necesaria para reconocer las virtudes y los defectos de cualquier coche eléctrico.

Arrancamos y nos percatamos de que las baterías están completas, pero la estimación de autonomía del ordenador de a bordo es de 136 kilómetros. En cuanto recorremos los primeros metros a baja velocidad, seleccionamos la ruta en el navegador y paramos en un semáforo, la estimación ya ha aumentado a 140 kilómetros. Cuento con los dedos de una mano los Nissan Leaf que he visto rodando por España, pero en la primera calle que entramos en Oslo ya nos encontramos con un puñado de Leaf aparcados y otros en marcha completamente ajenos a esta presentación. Sin duda alguna el coche eléctrico se ha convertido en el mejor aliado del noruego más urbanita y el Leaf, por méritos propios, en el modelo más demandado por estos clientes.


Es un coche bastante ágil y se nota el centro de gravedad bajo por la posición de sus pesadas baterías en la base del habitáculo. El tacto de la dirección es blando, quizás lógico para una conducción urbana intensiva.

La suavidad con que iniciamos la marcha es absoluta, pero tras haber probado otros eléctricos ya no nos sorprende. También llama la atención la fuerza con que salimos desde parados si aceleramos a fondo, pero aún así el recorrido del pedal es bastante progresivo y no requiere un cambio de hábitos importante respecto al acelerador de cualquier otro turismo con motor de combustión. El Nissan Leaf gracias a su motor eléctrico puede entregar todo el par de golpe al mínimo pisotón sobre el acelerador, pero la respuesta está bien modulada por la centralita de control y el reductor.

Para que lo considerásemos de verdad al nivel de un buen compacto, pediríamos un tacto más duro y directo del conjunto de la dirección, que peca de ser bastante blanda incluso teniendo en cuenta que fue uno de los aspectos a mejorar a tenor de las exigencias del cliente europeo. Pero también me resultó una solución idónea puesto que un Leaf, a fin de cuentas, se pasará toda su vida rodando por entornos urbanos y de vez en cuando en tramos no demasiado largos del extrarradio de la ciudad.

El chasis me resultó muy agradable, incluso ágil. Los cabeceos existen por el empuje del motor y las inercias con las que tiene que lidiar, pero no creo que acuse mayor balanceo lateral que cualquier compacto gracias a que el elemento más pesado, el pack de baterías, se ha situado en disposición de tipo sandwich bajo el suelo del habitáculo haciendo que el centro de gravedad sea realmente bajo. Este es uno de esos aspectos que de verdad marca la diferencia con respecto a eléctricos e híbridos con las baterías instaladas en el maletero, por no hablar de lo negativa que resulta esta opción para mantener el espacio de carga.


Novedad: el nuevo Leaf cuenta con 4 modos: Normal, B, Eco y Eco B. El modo B únicamente añade retención del motor para aumentar la recuperación de energía.

En lo que respecta a su conducción, el Nissan Leaf ha estrenado otra novedad importante, la selección de los modos de conducción “normal” y Eco, y el modo de frenada regenerativa B, de forma no excluyente. Es decir, el modo Eco ajusta la centralita para optimizar los consumos y si añadimos el modo de frenada regenerativa B aumenta considerablemente la retención para recargar al máximo las baterías en pendientes descendentes. El modo normal sigue conservando su empuje y su respuesta rápida al pisar el acelerador, aunque seleccionemos el modo B para aprovecharnos de una pendiente descendente. Por lo tanto, con el modo B podemos aumentar la retención sin limitar la entrega de potencia al pisar el acelerador.

Reconozco que este modo B, similar al de otros vehículos muy populares como el propio Toyota Prius, únicamente me parece práctico en ciertas situaciones como descenso de pendientes prolongadas o incluso si nos acostumbramos a su utilización, cada vez que nos queramos anticipar a una deceleración importante. Por esa misma razón quizás hubiera integrado la selección del modo B en un botón en el volante multifunción, junto al selector del modo Eco. En fin, es una opinión más, pero lo que sí está claro es que el modo más utilizado – más allá del normal – será el denominado Eco.

Con el frío que hacía en el exterior, con temperaturas que superaban por poco los 0ºC, no estábamos dispuestos a renunciar al uso de la bomba de calor. Si queremos maximizar la autonomía es indispensable optimizar el consumo energético, y dosificar el uso del sistema de climatización. Pero como contábamos con energía acumulada más que suficiente para afrontar nuestra ruta, la bomba de calor no venía nada mal para hacernos una idea más cercana al uso real en un entorno invernal.

En esta primera ruta recorrimos cerca de 60 kilómetros, pero la estimación de autonomía tan solo bajó de 140 kilómetros a 98 kilómetros. No está nada mal si pensamos que el recorrido se realizó entre semáforos, algún que otro atasco, subidas y bajadas, y en ningún momento nos contuvimos con el pedal derecho para llegar a algunas de las conclusiones que ya han leído en esta prueba. El ordenador de a bordo marcaba un consumo en torno a los 16 kWh/100 kilómetros.

Está claro que la mayor penalización que sufrirá en su consumo energético un coche eléctrico como el Nissan Leaf, estará a velocidades de autovía y autopista. Desgraciadamente no pudimos comprobar su autonomía en este tipo de condiciones y esa es una gran duda que trataremos de resolver en próximas pruebas. Así que ya saben, si están interesados en el Nissan Leaf, permanezcan muy atentos a Diariomotor y Tecmovia durante las próximas semanas…

En Tecmovia: El alquiler de las baterías del Nissan Leaf es oficial, analizamos todos los detalles

Lee a continuación: Nissan Leaf, presentación en Noruega: ¿Cuáles son los cambios más importantes del nuevo Leaf?

Ver todos los comentarios 1