Nissan LEAF

El Nissan LEAF es un compacto de 5 plazas totalmente eléctrico. Fue presentado por Nissan en 2009 como su manera de popularizar el vehículo eléctrico.
En 2015 fue renovado con un Nuevo Nissan LEAF que, si bien es cierto no ha cambiado demasiado de puertas para fuera, gana enteros gracias a una nueva batería de hasta 30 kWh que le permite gozar de una autonomía (teórica) de hasta 250 km, que en la práctica dependerán fuertemente del uso que se le de al coche intentando recorrer esos kilómetros.
En su renovación, el Nissan LEAF también acoge un equipo de entretenimiento más avanzado, NissanConnect EV, con posibilidades de conectividad más avanzadas que antes y manteniendo el navegador con puntos de recarga más próximos.

Gama de acabados y baterías del Nissan LEAF

El LEAF cuenta con un único motor eléctrico disponible, que desarrolla 109 CV. A pesar de su modesta potencia, hay que tener en cuenta que la respuesta de un motor eléctrico es mucho más instantánea y contundente desde parado que la de un motor térmico equivalente, por lo que la sensación prestacional hasta unos 80 km/h es realmente potente. De ahí en adelante es cierto que la potencia absoluta no es mucha, y a partir de 120 km/h ya no es sólo que pierda fuerza, sino que consumirá la batería en un abrir y cerrar de ojos. La velocidad máxima es de 144 km/h.
Con respecto a baterías y autonomía, el LEAF cuenta con un pack básico de 24 kWh de almacenamiento, suficientes para recorrer 199 km, según la homologación, que se quedarán en algunos menos o muchos menos, según el uso real. Existe también un pack de 30 kWh con el que se podrían alcanzar los 250 km entre recargas, de nuevo dependiendo de factores como velocidad de circulación o pendientes a superar en nuestro recorrido.
La gama de acabados hace uso de la nomenclatura habitual de la marca, contando con terminaciones Visia, Visia+, Acenta, Black Edition y Tekna. El modelo básico Visia es todo lo parco que puede ser un coche moderno y su objetivo es ofrecer un LEAF por el mínimo precio posible. A partir de ahí, se van añadiendo elementos de equipamiento hasta una dotación muy completa con cámara de visión 360º, sistema de navegación específico, o tapicería de piel.

Las particularidades del Nissan Leaf

El Leaf es un coche que sorprende por dentro y por fuera. Cuando salió al mercado resultaba bastante futurista y unos años más tarde sigue siendo muy actual, pero ya no se percibe como lo que serán los coches dentro de unos años sino cómo se creía que iban a ser dentro de unos años, hace unos años

El interior del Nissan Leaf

El interior del Nissan LEAF nota ya el paso de los años. Su calidad de acabados adolece de unos plásticos algo justos, pero pude presumir de un silencio interior sin rival no sólo por su motorización eléctrica sino por una calidad de ensamblaje a prueba de crujidos.

Nissan Leaf

El pionero de la movilidad eléctrica moderna

¿Un futuro clásico?

No cabe duda de que el Nissan Leaf pasará a la historia del automóvil como el auténtico pionero de la movilidad eléctrica moderna. Esa posición privilegiada podría convertirlo en un clásico moderno, por lo que representa en la historia del automóvil.

Estética original

La línea exterior del Nissan Leaf es totalmente inconfundible, con un frontal afable y optimista y una trasera que sigue siendo rabiosamente original. Esa trasera, tal vez la parte más controvertida desde su lanzamiento, es su verdadera seña de identidad.

Los puntos fuertes y débiles del coche eléctrico

Se ha escrito mucho sobre las virtudes y carencias de los coches eléctricos pero, en resumidas cuentas, un coche eléctrico es superior en todo a un coche térmico excepto a la hora de recargar.
Un motor eléctrico es más suave, más silencioso, más fiable, más barato de mantener (no tiene mantenimiento), más compacto, más eficiente y tiene mejor respuesta a cualquier régimen que un motor térmico. La sensación prestacional es sobresaliente y el silencio de marcha demoledor. Además, la propulsión eléctrica introduce simplificaciones constructivas como el hecho de prescindir de aceite, refrigeración, caja de cambios, y un sinfín de elementos que son necesarios para suplir las limitaciones de un motor térmico.
La única razón por la que seguimos usando coches que queman combustibles fósiles y emiten humos tóxicos es porque en un depósito de gasolina cabe mucha más energía que en una batería del mismo tamaño (muchísima más) y porque llenar un depósito lleva un minuto, mientras recargar una batería lleva horas. Esto abre la puerta a viajes largos sin preocupaciones por la energía.
Cuando conduces un eléctrico todo es mejor, excepto el hecho de estar preocupado constantemente por la autonomía restante y tener la certeza de que si nos quedamos sin energía será muy difícil encontrar una solución, y esa solución no va a ser rápida.
Para un uso urbano, el coche eléctrico es infinitamente superior incluso a un coche automático moderno. Para salir de la ciudad y emprender un viaje, salvo que sea en llano y lo tengamos controladísimo, de momento los coches eléctricos se quedan bastante justos y su autonomía teórica no deja de ser una suposición optimista.

Nissan Leaf