Háztelo tú mismo: constrúyete un hot rod desde cero

 |  @davidvillarreal  | 

El interés que ha puesto Ford en satisfacer el ánimo de los amantes de sus clásicos ofreciéndoles la posibilidad de comprar el cuerpo “original” de sus veteranos, de modelos como el Mustang Convertible de 1967 y ahora del Model B de “cinco ventanas” de 1932, no hace otra cosa que aumentar la envidia que sentimos por la cultura del automóvil en los Estados Unidos.

A sabiendas de que el Model B se ha convertido en una de las bases preferidas por los preparadores de hot rods, Ford ha optado por autorizar a United Pacific Industries para fabricar bajo licencia una carrocería especialmente preparada para crearte tu propio hot rod. El cliente ya no tendrá necesidad de buscar un Ford clásico acumulando óxido en la campa de un desguace y se ahorrará el tedioso trabajo de reparación que conlleva una unidad mal conservada.

Por contra, la base del Coupé “5 ventanas” de 1932 que ofrece Ford Restoration Parts ha sido construida en acero, respetando las cotas originales, empleando instrumentos de estampado originales en ocasiones y bajo procesos de calidad y soldaduras del Siglo XXI.

El objetivo de Ford es facilitar el trabajo de muchos preparadores de hot rod, que han visto en el Coupé de “5 ventanas” de 1932 la base ideal para sus creaciones.

Una vez hayas decidido que quieres montarte tu propio hot rod basado en el Ford Coupé de 1932, llega el momento de escoger la transmisión y el motor, aunque la opción más habitual en un coche de estas características suele ser la del socorrido V8.

Pensemos también que actualmente se pueden conseguir muchas piezas fieles al original, bajo licencia Ford y pensadas para que te construyas tu coche desde cero. El cuerpo de acero viene preparado para acoger los revestimientos del original y además está rematado con una imprimación especial para evitar la aparición de óxido y la corrosión por su exposición a las inclemencias del tiempo y la suciedad acumulada. United Pacific Industries ofrece un completo catálogo de accesorios para culminar el trabajo.

Desconocemos el precio que tendrá el cuerpo de este Ford de 1932, pero intuimos que la opción de montarte tu hot rod desde cero, utilizando las piezas originales bajo licencia de la marca, será más cara – pero también gratificante – que buscar en el mercado de segunda mano alguna unidad en buen estado.

Fuente: Ford
En Diariomotor: Hazlo tú mismo, tu propio Mustang de 1967 | Carrocerías de estreno para la restauración de los primeros Ford Mustang

Lee a continuación: Así de bestia y musculoso luciría el nuevo Ford Mustang vestido de Shelby GT 500

Ver todos los comentarios 4
  • EduGB  // エドゥギガバイト

    Interesante articulo… La cultura automovilística Americana a veces me sorprende… si bien aquí tenemos muchas limitaciones, allí se “jartan” en preparaciones, que en algunos casos pasan ser autenticas obras de arte con 2 y 4 ruedas. Es el caso de los Hot Rod y los Rat Rod…

    Siempre he admirado el trabajo de estos ingenieros de “Andar por Casa”, en su garaje con Herramientas Snap-On manejando motores Hemmi 450 o 365 y “enmarcarlos” en estos pequeños clásicos de los años 20.

    Ojala se pudiera hacer aquí lo mismo

  • Axel

    Esto es Ford. La mejor.

  • ADN

    Me gustan los V8, pero hace poco vi uno con el 3.5 Biturbo Ecoboost y no me ha dejado indiferente.

    Por imagen y sonido definitivamente cualquier V8 americano. Por comodidad y por que no, ahorro en detenciones para repostar el V6. En lo personal soy más de salir a hacer muchos km en carretera que de ir a los drag.