CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Opinión

6 MIN

El fin del deportivo de los domingos

David Villarreal | @davidvillarreal | 23 Feb 2014

He visto cosas que no creeríais. Los deportivos más potentes y rápidos del Siglo XXI te llevan de casa al trabajo sin consumir una gota de combustible. Suspensiones adaptativas e incluso predictivas que permiten transformar al deportivo más bestia y rudo en circuito en un turismo cómodo en el día a día. Las ayudas a la conducción hacen que hasta el más manazas pueda ir rápido sin poner en peligro su vida y la de los demás. Sistemas de escape y membranas que aíslan con efectividad el sonido del motor, para terminar tu viaje sin dolor de cabeza, y rugen cual león acorralado cuando pisamos a fondo el acelerador o pulsamos un mágico botón. Tú decides si escuchar una sinfonía de ocho cilindros o disfrutar de los tres tenores en uno de los mejores equipos de sonido que el dinero pueda pagar.

El deportivo de los domingos ha muerto. Ese que solo salía a pasear el fin de semana para disfrutar de un rato agradable, el que atemorizaba a muchos propietarios cuando caían dos gotas o el que muchos guardaban con celo en su garaje contando kilómetros y bajo el temor de costosas y continuas labores de mantenimiento, reservándolo para unas cuantas escapadas al año.

El deportivo de los domingos hoy en día es el coche clásico. Sus sucesores, los modelos que se fabrican hoy día, han pasado de ser el deportivo de los domingos al deportivo de todos los días.

Deportivo de los domingos

Puedes ir a comprar el pan con uno de los deportivos más rápidos que el dinero puede pagar y sin consumir una gota de combustible.

Aunque mis palabras puedan denotar cierto recelo, ese no era mi objetivo. Soy de los que opinan que lo mejor de un deportivo es utilizarlo para todo, disfrutarlo en todas sus facetas, huir de tenerlo escondido en un garaje. Hasta hace bastante poco el peaje que había que pagar por utilizar un deportivo como commuter, que para los anglosajones viene a ser el utilitario para el día a día, era muy alto. Por comodidad, por seguridad, por consumo y otros gastos e inconvenientes asociados, como periodos de mantenimiento insufribles.

Por todo eso y otras muchas razones hoy en día te puedes encontrar con superdeportivos de ensueño con pocos kilómetros, con unidades de Ferrari F40, Porsche Carrera GT y McLaren F1 impolutas. Lo cual no quiere decir que en veinte años no vayas a encontrarte con unidades de LaFerrari, el McLaren P1 o el Porsche 918 Spyder en condiciones similares, pero sí que las excusas para tener estos coches encerrados en un garaje se han agotado.

El deportivo de los domingos ahora es el deportivo de todos los días

Y aunque me haya ido al caso más extremo, el de la nueva generación de supercars, el mismo ejemplo podemos extenderlo a todos los deportivos de reciente creación, del más caro al más modesto. En nuestra comparativa de pequeños GTI constatamos que eran suficientemente cómodos y ahorradores como plantearte su compra como coche para el día a día, incluso para hacer muchos kilómetros, máquinas indecentemente rápidas que hoy en día nadie se atrevería a calificar de “cajas de muertos”.

Hoy en día puedes comprarte un Ferrari y tener cubierta garantía y labores básicas de mantenimiento durante siete años.

Respecto a la seguridad, el salto que han dado los deportivos modernos es realmente impresionante. Hoy en día puedes llevar máquinas con más de 500 CV, que superan con creces los 300 km/h, incluso a un ritmo alto, y sentirte completamente seguro. Los fabricantes de neumáticos también han creado gomas específicas para invierno y nieve con dimensiones y códigos de velocidad aptos para superdeportivos, para que unos copos de nieve no te priven de sacar tu máquina del garaje.

El mantenimiento de un deportivo “para todos los bolsillos” no difiere mucho del de cualquier otro turismo. Volviendo al extremo de los superdeportivos, hoy en día puedes comprarte un Ferrari y tener cubierta la garantía y el mantenimiento general durante siete años. Puedes comprarte un Audi R8 con motor V10 de 550 CV y realizar las revisiones habituales y los cambios de aceite en periodos similares a los de un Audi A3 diésel, incluso extender la garantía y el mantenimiento gratuito durante 5 años y 150.000 kilómetros por poco más de 4.000 euros. Y 150.000 kilómetros en un deportivo como este son muchos.

Vencer el miedo a las labores de mantenimiento

El del R8 es un caso bastante particular. El año pasado pudimos probarlo en dos sabores, V8 y V10, callejear con él y hacer varios viajes bastante largos del tirón para dos pruebas muy especiales (contra el 911 y contra un McLaren). Aunque este deportivo se mostrase infernalmente rápido en circuito e hiciera que a cada paso alguien nos parase para hacerse una foto, nos resultó tan cómodo y seguro como cualquier berlina de la casa, como un TT grande y llamativo.

Deportivo de los domingos

El coste de las reparaciones que implica la tecnología y la exclusividad de los superdeportivos del millón de euros seguirá privando a estos de su uso para el día a día.

En definitiva, con muchos matices, el deportivo de los domingos ha muerto, pero no del todo. Aquel que invierte más de un millón de euros en una de las máquinas más exclusivas del momento seguirá manteniendo sus reticencias para sacarla de casa para ir a comprar el pan. Es lógico.

Aunque el mantenimiento de muchos superdeportivos es cada vez más razonable, a mayor tecnología también mayores inconvenientes. Pensemos en la cantidad de sistemas de los cuales se compone la mecánica de un P1 o LaFerrari o el hecho de que para reparaciones importantes de motor o transmisión en un Porsche 918 Spyder tengas que abrir por la mitad el coche y separar el monocasco de la estructura del motor.

Por no hablar de los materiales exóticos que ahorran kilogramos y aportan seguridad, pero también exigen personal muy cualificado y herramientas sofisticadas para reparaciones relativamente pequeñas. Para arreglar una aleta abollada de un McLaren P1 no basta con pasar por chapa y pintura y aplicar un poco de masilla y repintar.

Y tú, ¿crees que ha muerto el deportivo de los domingos?

En Diariomotor Altas Prestaciones: P1, LaFerrari y 919 Spyder, el tridente de los superdeportivos

Deportivo de los domingos