Michael Knight nos mostró el futuro: tu próximo coche podría recogerte en la puerta de casa llamando desde tu smartwatch

Llamar a tu coche utilizando tu reloj de pulsera ha dejado de ser una tecnología de ciencia ficción. No solo es viable, sino también legal en espacios privados y, seguramente, muy pronto también en vías públicas.
 |  @davidvillarreal  | 

¿Quién no se acuerda de KITT: El Coche Fantástico? Si tuviéramos que enumerar sus habilidades más interesantes, derivadas por supuesto de su inteligencia, estoy convencido de que la mayoría mencionaríais su capacidad para saltar, disparar y mantener una conversación más inteligente que la de muchos humanos, bromas incluidas. Pero a mi juicio, lo mejor, con diferencia, estaba en su capacidad para acudir a la llamada de Michael Knight, interpretado por David Hasselhoff, cuando este solicitaba su ayuda, con un gadget tan popular en estos días como un smart watch. Lo que jamás hubiéramos podido pensar es que ese momento llegaría y que la ficción sería tan asombrosamente parecida a la realidad que veremos en unos años, antes de lo que te puedas creer.

La llegada de los primeros coches autónomos para el público general se producirá de manera progresiva. No nos despertaremos un día y veremos con asombro como los conductores han sido sustituidos por máquinas. Aunque la técnica lo permita, el que podría ser – con diferencia – el avance más importante de la industria del automóvil requerirá de un periodo de adaptación. Adaptación de sus usuarios, confianza y, sobre todo, la adecuación de las leyes y las normativas de circulación.

Pero hasta que eso suceda, hasta que veamos como nuestras calles comienzan a poblarse de coches sin conductor, poco a poco iremos familiarizándonos con esta tecnología de la mano de capacidades semi-autónomas, algunas de las cuales ya están presentes en nuestros coches.

Elon Musk está convencido de que el primer paso hacia el coche autónomo serán capacidades como la función aparcacoches, que tu coche te recoja en la puerta de casa y busque automáticamente la plaza de garaje y aparque sin intervención de un conductor.

En el mercado ya disponemos de coches capaces de seguir la estela del vehículo que le precede, acelerar cuando este acelera, frenar cuando este frena, mantener la distancia de seguridad, e incluso girar en las curvas sin nuestra intervención para no desviarse de su carril. Los mayores obstáculos para la llegada del coche autónomo ya los he mencionado anteriormente, legislación y confianza del usuario. Por esa misma razón las primeras funcionalidades autónomas bien podrían llevarse a cabo en un entorno seguro y controlado, que además no interfiera la legislación vigente.

Y precisamente en ese punto es donde Elon Musk apuntaba las claves de los próximos desarrollos de su marca, que recientemente acaba de estrenar Autopilot, una funcionalidad semi-autónoma de autopista que permite al Model S tomar curvas y cambiar de carril automáticamente. Elon Musk nos hablaba de un coche capaz de recoger a su propietario en la puerta de casa, capaz de salir de la plaza de garaje, conectar la climatización con suficiente antelación (algo cada vez más habitual) y llegar a nuestro encuentro en el portal de casa. Es lo que los anglosajones denominan la función valet, aparcacoches.

Tal vez nos parezca una chorrada, una función innecesaria, que lo es, pero por otro lado estaríamos hablando de un primer avance hacia ese coche autónomo, viable a tenor del estado del arte de la tecnología y legal en tanto se utilizase en entornos privados, como nuestro garaje comunitario. Sería un buen paso, además, para animar a las autoridades a regular el ámbito de los coches autónomos bajo unas restricciones determinadas.

La proliferación de los wearables y los smart watch, hace que aquel panorama de ciencia ficción de El Coche Fantástico sea inquietantemente fiel a la realidad que ya nos está tocando vivir.

El caso de Tesla nos ha llamado la atención por ser el más reciente, pero las posibilidades de un coche con función de aparcamiento autónomo ya las conocíamos desde hace años, con prototipos de Audi, Honda, Volvo y un largo etcétera. Hoy en día no nos sorprende conducir un coche capaz de realizar maniobras sin nuestra intervención. Y en definitiva, la única diferencia que aportaría una función de aparcamiento remoto sería la ausencia de conductor en el interior.

Dicho lo cual, parece que Michael Knight nos dibujó en los años ochenta un futuro que acabará cumpliéndose. Tomar el móvil y hacer que el coche, sin conductor, llegue a tu encuentro, está más cerca que nunca. Y lo más terrorífico del asunto es que ya no será necesario ni extraer el móvil del bolsillo, que el propio reloj que llevemos en la muñeca será más que suficiente para comunicarnos con nuestro coche, como aquel preciado gadget del que nunca se despegaba David Hasselhoff. Un gadget que hoy en día estaría bien representado con la nueva generación de wearables, los Apple Watch, los Samsung Gear y un largo etcétera…

Imágenes: Audi | Volvo | Apple
En Diariomotor: El coche autónomo. ¿Cómo y cuándo se iniciará la comercialización de los primeros coches sin conductor?

Lee a continuación: Tesla quiere y puede lanzar un coche autónomo, pero no les dejan, y se conforman con un Model S que cambia solo de carril

  • ¿No es mucha tecnología? Para la época que se emitia la Serie del Knight Rider y verlo a KITT en acción era excepcional y hasta me atrevo a decir excitante como respondía todo lo que Michael le decía, pero con tan revolución e innovación en dicha matería me cuesta aceptar lo que se quiere imponer como moda. Prefiero arrancar el auto, poner Drive y salir a disfrutar del manejo mas natural sin tantas ayudas aunque de que me estacione solo o venga buscarme de donde estoy eso podría aceptarlo con el tiempo. ;)