SsangYong Rodius 2014 2.0 eXdi, a prueba. ¡A sus órdenes, capitán!

 |  @sergioalvarez88  | 

Ya hemos dado buena cuenta del interior del SsangYong Rodius, amplio como él sólo y con una modularidad más que correcta, aunque no sea la absolutamente mejor de su segmento. Este buque de 5,13 metros de longitud, 1,92 metros de anchura y 1,81 metros de altura no es un coche ligero. Su peso en las versiones de tracción trasera y caja de cambios manual – como la que hemos probado – es de 1.968 kg. Las versiones automáticas y las versiones 4×4 superan el peso de grandes SUV como los Audi Q7 o monovolúmenes rivales como el Renault Espace.

¿Qué es lo que mueve a este transatlántico varado?

Adiós a la potencia Mercedes, hola a menores consumos

El SsangYong Rodius ya no dispone del motor 2.7 de origen Mercedes de su anterior generación.

El SsangYong Rodius siempre ha tenido una única motorización disponible en nuestro mercado. El propulsor saliente – que hemos probado a fondo hace años – era un vetusto pero probado 2.7 turbodiésel de cinco cilindros en línea y 165 CV de potencia. Este motor era de origen Mercedes, y en su momento uno de los argumentos de compra más fuertes a favor de SsangYong, que ha quedado en el subconsciente de muchos compradores. Lo cierto es que ya no hay lazos con Mercedes en la gama SsangYong europea. Tampoco el motor del Rodius.

El motor es ahora un 2.0 eXdi de 155 CV, de desarrollo propio y ya estrenado en el Korando o la pick-up de SsangYong. Un propulsor common-rail que desarrolla 10 CV menos que el 2.7 de Mercedes, pero un par motor casi idéntico, de 360 Nm entre las 1.500 y las 2.800 rpm. A nivel prestacional no vamos a experimentar grandes cambios, con un 0 a 100 km/h no declarado (de unos 14 segundos) y una punta de 180 km/h a la que nadie se va a plantear llegar. Es en el consumo medio y en su homologación donde se ve una diferencia a favor del cuatro cilindros.

El consumo homologado es de 7,5 l/100 km, cifra optimista que consigue que el Impuesto de Matriculación se quuede en el 9,75% al emitir 199 g/km de dióxido de carbono. Una caja de cambios de 6 relaciones pasa la potencia al eje trasero, no hemos probado una versión de tracción total. Ninguna sopresa técnica en el resto del vehículo que emplea suspensión independiente en ambos ejes y discos de freno ventilados en ambos ejes. Un detalle a tener en cuenta para largos viajes son los más que generosos 80 litros de capacidad del depósito de gasóleo.

Viajando a ritmos tranquilos

No esperemos grandes prestaciones del SsangYong Rodius, que es un vehículo hecho para ritmos tranquilos, familiares. Su tamaño evita que nos pongamos a callejear como si estuviésemos llevando un Fiat 500, os lo aseguro. En ciudad no es especialmente torpe porque su dirección permite maniobrar mucho más ágilmente de lo que parece, pero no podemos ignorar su tamaño en ningún momento, y admitir que hay muchos lugares en los que no vamos a entrar. Hay que vigilar especialmente las esquinas en lugares estrechos, como parkings o callejuelas del centro.

La altura puede impedirnos entrar en algunos parkings. El motor 2.0 eXdi es ya conocido, lo hemos probado en varias ocasiones. A diferencia de su versión de 175 CV, es mucho menos explosivo, ganando en suavidad y progresividad. Si bien el turbo no tiene un retardo mínimo, su entrada es predecible y progresiva. En ciudad podemos circular a menos de 2.000 rpm sin mayores dificultades, con un nivel de vibraciones contenido y una rumorosidad mucho menor al 2.7 de origen Mercedes. También destacamos el buen aislamiento del interior en ciudad.

El 2.0 eXdi turbodiésel consume menos combustible, y a pesar de tener 10 CV menos, mantiene las prestaciones.

Como debe mover una masa realmente elevada y debemos acelerar con cierta fuerza para obtener movimiento, su consumo en ciudad es alto, y no bajará de los 10 l/100 km, ni siquiera a un ritmo tranquilo. Algo que por suerte no sucede en vías fuera de ciudad. Es entonces cuando pienso que el 2.0 eXdi brilla, revelándose como un buen aliado y haciendo que no echemos de menos demasiado al 2.7. Las recuperaciones son respetables sin ser excelentes, aunque el antiguo cinco cilindros era más instantáneo en su empuje y se estiraba más en la parte alta del cuentavueltas.

A la hora de hacer adelantamientos en carreteras de doble sentido es necesaria cierta planificación. La aceleración bruta es limitada y hay ciertos adelantamientos que quizá no podamos hacer, especialmente si hay poco espacio o vamos cargados. Pero esto es algo común a todos los grandes monovolúmenes. A nivel de consumos, el Rodius convence, si bien su motor consume prácticamente lo mismo que el cinco cilindros Mercedes – que no pudo superar la normativa Euro5 – en un ciclo extraurbano. Es quizá un 10%-15% más eficiente en un ciclo real.

Lo que sí he notado es que es un propulsor en general bastante sensible al uso, con consumos que pueden fluctuar de manera ostensible. En un trayecto Madrid-Gijón por autopista, nacionales y dos puertos de montaña, el consumo final del ordenador fue de 7,9 l/100 km, una cifra muy resptable habida cuenta de la envergadura del Rodius. Sin duda alguna, lo mejor fue la tranquilidad y la comodidad con la que el Rodius trata a los ocupantes, permitiendo que la cabina permanezca silenciosa gracias a un buen aislamiento tanto de motor como de carretera.

El SsangYong Rodius está dotado de control de estabilidad de serie, de comportamiento muy conservador aunque completamente desconectable. No lo recomiendo, ya que a pesar de ser un vehículo de reacciones en general nobles, sus neumáticos en medida 235/60 R17 no tienen el mejor agarre de serie y en caso de una esquiva extrema sin control de estabilidad, podríamos tener problemas. Si no desactivamos el ESP, no habrá ningún problema, pero si lo desactivamos es capaz de perder rueda en ciertas circunstancias (provocadas a propósito en mi caso).

Hoy por hoy, el SsangYong Rodius es uno de los monovolúmenes con mejor relación espacio-precio del mercado.

No es un coche de dinámica elaborada, la dirección está muy filtrada y asistida, absorbe los baches de maravilla gracias a una suspensión blanda y en general no se lleva bien con las curvas. El SsangYong Rodius es ideal para transportar con comodidad a siete personas con todo su equipaje, sin despeinarse y sin ser un vehículo caro. Un coche ideal para un largo viaje por carretera, que no pasará factura al llegar a destino y que puede incluso servir de improvisado hotel para dos personas si tenemos un colchón hinchable de tamaño matrimonial.

A pesar de ciertas lagunas, excelente relación calidad-precio

La gama Rodius consta de una única motorización, con versiones de tracción total y posibilidad de equipar una caja automática de seis relaciones con convertidor de par. En nuestro caso hemos probado una versión Limited, tope de gama y disponible en un acabado cerrado por 30.400€. El equipamiento es muy amplio y tiene todo lo que podamos desear en un monovolúmen ideado para viajar. Con una laguna imperdonable: no dispone de control de velocidad de crucero. No daba crédito, tanto que tuve que buscar incluso en el manual del coche.

No, un coche ideado para hacer viajes largos por autopista no permite apartar el pie del acelerador. Y tampoco regular el volante en profundidad, pero de eso ya hemos hablado. Dejando a un lado esta laguna difícil de excusar, el Rodius con acabado Limited dispone de navegador GPS, climatizador bizona automático con climatización separada para las plazas traseras, tapicería de cuero, llantas de aleación, techo solar eléctrico o volante calefactable – que es de lo más útil en invierno -, además de una pantalla con DVD para las plazas traseras.

Un equipamiento completo por un precio atractivo, pero que se reduce a 28.400€ en el acabado Premium si renunciamos a la tapicería de cuero, el navegador, el climatizador, el techo solar o las llantas de 17 pulgadas. Así visto, todo ese equipamiento por 2.000€ no es una mala idea, pero os recomendamos que echéis un ojo a nuestra guía de compra, al igual que a los rivales del Rodius. Rivales que hoy por hoy – ya se han dejado de fabricar o están en liquidación los Renault Espace, Peugeot 807 y Citroën C8 – se limitan a MPVs de siete plazas y carácter premium, acompañados de furgonetas de pasajeros.

Podríamos decir que hoy por hoy el SsangYong Rodius tiene un enfoque único en el segmento de turismos y un precio imbatible. Mismas características que hicieron de sus primera generación un éxito de ventas. Ah, y se puede matricular como vehículo industrial si así se desea.

En Diariomotor: SsangYong Rodius 2.0 eXdi 2014, a prueba. El jumbo de las carreteras

Lee a continuación: SsangYong Rodius 2.0 eXdi 2014, a prueba. El jumbo de las carreteras

Solicita tu oferta desde 26.100 €
  • JotaE

    Lo del control de crucero es imperdonable, ya que a parte de ser cómodo es un quitamultas excelente.
    No se si sera porque tengo uno, pero me quedo con mi Grand Voyager, que con su 2.8 hace esos consumos e incluso menos…

  • eиeha

    ssangyong no me convence su fiabilidad desde su nacimiento fue un fracaso por su falta de piezas,mecanicos poco formados por la marca y unos motores que te dejan en la cuneta

  • xupa xups

    Por dios, si tuviera la funeraria “El camino tranquilo” me compraba un par de color negro. Eso jamàs pasará la prueba del alce ni del gato negro

  • Pedro

    Que facil es criticar, desde el fanatismo que teneis algunos a la “perfección” alemana. És un buen coche y punto. Tipo Kia y Hyundai. Cuidarse la competencia.