SsangYong Actyon Sports 2012, presentación y prueba en Segovia (I)

Sergio Álvarez  |  @sergioalvarez88  | 

Ayer por la mañana acudimos invitados por SsangYong a probar el nuevo Actyon Sports. Se trata de una pick-up de 4,99 metros de longitud, pensada para competir con pesos pesados como los Toyota Hilux o los Nissan Navara. Se deriva directamente de la Actyon Sports a la que precede, por lo que se le podría considerar como un restyling profundo de dicho modelo. Tras la retirada del mercado de los Actyon y Kyron, es el cuarto modelo de la gama de SsangYong.

El SsangYong Actyon Sports es el segundo modelo de una ofensiva global de producto por parte de SsangYong, que busca lanzar cinco modelos en cinco años. Tras el turbulento 2009 – con la quiebra controlada y las huelgas en Pyeongtaek – la marca fue adquirida por el Grupo Mahindra, que ha permitido un sólido apoyo financiero para su desarrollo futuro. Los planes de la marca para el medio plazo son muy optimistas, pasando de venderse en 91 países en 2011 a 110 países en 2016.

Desde 2011 a 2016 la marca quiere pasar de vender 124.000 a 310.000 unidades anuales, considerando a Europa Occidental como su mercado principal: quieren multiplicar por seis sus ventas, para llegar a unas cifras anuales de unas 60.000 unidades. También planean un desembarco en Estados Unidos de la mano de Mahindra, que ya posee una vasta red de distribución de maquinaria agrícola. Ya centrados en el mercado español, Korando y Rodius siguen siendo los ejes centrales de venta.

Ello no quiere decir que el SsangYong Actyon Sports vaya a quedar relegado a un segundo plano, pero es inevitable admitir que se trata de un producto de nicho para cuyas expectativas de ventas no superan las 400 unidades anuales. En cualquier caso, aunque no vaya a arrebatar la corona de ventas al Toyota Hilux o las Nissan Navara, la renovación va a potenciar la imagen de marca de los coreanos, con una evidente evolución mecánica y estética sobre el modelo precedente.

El mercado de las pick-up en España tampoco se encuentra en su mejor momento, con unas ventas estimadas de unas 2.500 unidades para el año presente. Entre otros factores, la evidente crisis económica y el hecho de que ya no es posible matricular uno de estos vehículos como industrial N1 por particulares, sólo por empresas y autónomos. En todo caso, el nuevo Actyon Sports esgrime algunos argumentos de interés que podrían aumentar su cuota en un segmento de nicho.

Un aspecto renovado, con un frontal más discreto

El SsangYong Actyon Sports fue el segundo vehículo de prensa que probé, hace ya tres años. Guardo un buen recuerdo de los momentos que pasé con el coche, pero es innegable admitir que era un poco personal en cuanto al diseño, por no decir difícil de ver. El nuevo frontal hereda sus rasgos de los SsangYong SUT-1 Concept, que prácticamente se trataba de un concept de producción. Una calandra prominente resulta flanqueada por dos ópticas agresivas, dando una imagen muy masculina.

Lejos quedan las líneas orgánicas de su predecesor, que dan paso a más ángulos. El perfil lateral recibe nuevos diseños de llantas, que en el caso de las unidades de 18 pulgadas de la versión Limited son de lo más bonitas. Las versiones Xdi básicas llevan llantas de chapa con aspecto industrial, por fortuna sin tapacubos. No hay muchos cambios con respecto a su predecesor, y como ya viene siendo costumbre por parte de la marca se pueden encargar accesorios estéticos.

Es el caso de un cubre-caja de material compuesto, un gran spoiler trasero – como el de la unidad de pruebas – o nuevos paragolpes. Tampoco hay cambios de importancia en la parte trasera, que sigue disponiendo de una puerta sencilla que permite cargar hasta 200 kg sobre sí misma estando abierta. La gama hereda los colores del SsangYong Korando y añade la posibilidad de pintarse en colores con nombres como Marble Gray, Canyon Brown o los atractivos y juveniles Indian Red y Fijian Blue.

El habitáculo más grande de su segmento

El 90% de las pick-up que se venden en España son de doble cabina, es decir, con 4 puertas y 5 plazas. Muchos rivales se han diseñado desde el principio como versiones de cabina sencilla, para después extenderse el módulo de cabina. El resultado suele ser un habitáculo algo estrecho. La SsangYong Actyon Sports sólo se encuentra con cabina doble, y hace gala de tener el mejor espacio interior del segmento, a costa de sacrificar parte del espacio – que no el volumen – de carga.

El habitáculo apenas tiene cambios con su predecesor. Está construido en materiales fuertes, con sólo la parte superior de puertas y salpicadero rematados en material blando. La postura de conducción es propia de un todoterreno de la vieja escuela, y lógica en una pick-up con chasis de largueros y travesaños. Muy elevada, con un gran control del tráfico. El mecanismo de regulación de altura del asiento del conductor es algo engorroso y el volante sólo es regulable en altura.

La configuración de botones y mandos es lógica, y por primera vez la pick-up cuenta con amenidades como ordenador de a bordo, integrado en una instrumentación renovada y bastante atractiva. No hay apenas cambios en la configuración del salpicadero o la ergonomía, por lo que os remitimos a nuestro análisis detallado de hace casi tres años. Las plazas delanteras tienen una amplitud buena en todas sus cotas, con unos asientos grandes y de buena sujeción.

Por su parte, las traseras tienen espacio suficiente para tres personas adultas – si bien sin demasiado desahogo – y sus piernas, que van cerca de los asientos delanteros, pero no los tocan, afortunadamente. Una novedad adicional del habitáculo es una entrada auxiliar USB/jack para el equipo de sonido.

Capacidad de carga a la altura de los rivales

Con 4,99 metros de longitud, es la pick-up más corta de entre sus rivales. Aunque su caja es unos 30 cm más corta que sus rivales – tiene 1.275 mm de largo – es con 525 mm la más alta y la segunda más ancha, con 1.620 mm. El resultado final es un volumen de carga posible de 1.071 litros, sólo por detrás de las Volkswagen Amarok y Nissan Navara, superando a los Toyota Hilux o Mitsubishi L200. La capacidad de arrastre con remolque frenada de esta pick-up es de 2.300 kg.

Mañana os hablaremos de su dinámica, equipamiento y posibles rivales, así como más detalles de su presentación.

En Diariomotor: SsangYong SUT-1, el nuevo pick-up de SsangYong se deja ver en Frankfurt

Lee a continuación: Volkswagen Amarok Canyon Concept, el Amarok pensado para el Kayak Freestyle

Ver todos los comentarios 15